“Yo fui, soy y seré siempre peronista” - LA GACETA Tucumán

“Yo fui, soy y seré siempre peronista”

De Menem a Fernández, Diego manifestó sin rodeos sus preferencias, quejas y críticas políticas,

26 Nov 2020 Por Juan Martín de Chazal

Diego Armando Maradona nunca fue ajeno a la política y a la realidad social que lo rodeó. Tras apoyar abiertamente a Carlos Menem en los 90, se acercó luego a numerosos líderes de izquierda. Y no sólo en la Argentina, sino en varias latitudes del continente. “Yo fui, soy y seré siempre peronista”, sintetizó el pasado 17 de octubre sobre los pensamientos que jamás ocultó.

El activismo del “10” estuvo presente desde los albores del retorno de la democracia al país, pero se acrecentó luego de que dejara las canchas como jugador profesional en 1997. Si bien había mantenido relaciones excelentes con el menemismo (llegó a declarar que compartiría una fórmula presidencial con el riojano), en 1999 apoyó la candidatura de Fernando de la Rúa por la Alianza.

UNA RELACIÓN FUGAZ. En un inicio, “El 10” consideró capaz a De la Rúa, pero después le pidió que “despertara de la siesta”.

La “luna de miel” con el radical, que parecía más motivada por la animadversión expresa que el ex futbolista sentía por Eduardo Duhalde, duró casi tan poco como su presidencia. “Yo al presi le diría que se despierte, la gente lo necesita. Yo sé que es capaz, pero la siesta terminó”, reprochó Maradona en julio de 2001, cuando la crisis socioeconómica ya estaba a punto de estallar.

En 2003, con la llegada de Néstor Kirchner al poder, la identidad política “nacional y popular” del ídolo futbolístico quedó sellada de forma definitiva. El punto culmine de su apoyo a los ideales del denominado Socialismo del Siglo XXI ocurrió en 2005, cuando participó de forma activa en el rechazo que la Argentina mantuvo, junto a Brasil y Venezuela, de la iniciativa que procuraba formar un tratado de libre comercio con Estados Unidos (ver aparte).

La relación que el “10” mantuvo con Cristina Fernández entre 2007 y 2015 fue quizás la más estrecha que forjó con un mandatario nacional. “Mucha tristeza... Mucha. Se fue un grande. Hasta siempre Diego, te queremos mucho”, tuiteó la vicepresidenta ayer. Los encuentros y los soportes incondicionales marcaron su vínculo.

En 2009, ambos lanzaron -junto con Julio Humberto Grondona- uno de los íconos de la era cristinista: el programa Fútbol para Todos. Casi un decenio después, cuando aún no estaba definido el rumbo político de la entonces senadora nacional, Maradona se ofreció como su compañero de fórmula presidencial.

VUELTA A LA ROSADA. Tras criticar con dureza la gestión de Macri, el ex futbolista se sintió a gusto con el triunfo de Alberto.

Siempre ha estado claro de qué lado de la “grieta” estuvo posicionado. Así, sus dardos han apuntado con dureza hacia la gestión de Mauricio Macri. “Tus decisiones le cagaron la vida a dos generaciones de argentinos. Hacete cargo, querido. Ya lo dijo tu padre”, cargó el mes pasado contra el líder de Juntos por el Cambio, a quien llegó a calificar de “impostor”.

Maradona volvió a estar cerca de la Casa Rosada en diciembre de 2019, cuando Alberto Fernández asumió la presidencia. “Cuenta con el apoyo del pueblo”, consideró sobre el mandatario.

Comentarios