Presunto abuso sexual: un juez frena la pesquisa de Alperovich en Tucumán - LA GACETA Tucumán

Presunto abuso sexual: un juez frena la pesquisa de Alperovich en Tucumán

Cardozo suspendió el proceso hasta que la Corte de la Nación se pronuncie. Un fallo de enero había ordenado que la causa prosiga.

23 Nov 2020 Por Irene Benito
2

EL JUEZ TUCUMANO. Raúl Armando Cardozo en el concurso del CAM. PRENSA CONSEJO ASESOR DE LA MAGISTRATURA

Transcurrió un año desde que el senador y ex gobernador José Alperovich fuera denunciado por supuesto abuso sexual con acceso carnal, imputación que lo obligó a apartarse de su banca mediante la renovación de una licencia que vence el 31 de diciembre. Pero aún la Corte Suprema de Justicia de la Nación no resolvió si el funcionario público debe ser investigado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o en San Miguel de Tucumán. En virtud de esa indefinición y hasta que haya un pronunciamiento del máximo tribunal del país, el juez Raúl Armando Cardozo suspendió de oficio los plazos procesales en la causa abierta en la Justicia local. Como consecuencia de ello, el caso promovido por la sobrina y ex colaboradora del senador está detenido desde el 19 de octubre.

Para frenar el proceso, Cardozo invocó la potestad que le otorgó la Corte Suprema de Justicia de Tucumán en la Acordada 950/20 que regula el funcionamiento de los Tribunales durante la pandemia. Este instrumento del 9 de octubre habilita a los magistrados a suspender los plazos “cuando consideren que la tramitación pudiere afectar el ejercicio de derechos de las partes” o por pedido de ellas, atribución que fue mantenida en la Acordada 1.167 del 13 de noviembre. “En atención al estado de la causa y con el fin de resguardar los derechos de las partes, dispongo la suspensión de los plazos en curso hasta tanto la Corte de la Nación decida la cuestión de competencia puesta a su conocimiento”, decidió Cardozo, quien recibió el conflicto de Alperovich el 1 de septiembre, cuando, por la implementación de la reforma, aquel pasó a la estructura de conclusión de casos del Código Procesal discontinuado. No trascendió en qué condiciones está la pesquisa, aunque el codefensor de Alperovich, Mariano Cúneo Libarona, acotó en un video difundido por la legisladora Sara Alperovich que el padre de esta no había sido aún llamado a declarar como imputado y exigió respeto por el principio de inocencia.

EX GOBERNADOR Y SENADOR. José Alperovich en la Cámara Alta.

La resolución de Cardozo choca contra la sentencia de la antigua Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción que había ordenado que la Justicia local practique medidas de prueba hasta que el máximo tribunal argentino baje el martillo a la discusión sobre dónde debe ser investigada la acusación, novedad que es aguardada desde junio, cuando el procurador general interino de la Nación, Eduardo Casal, dictaminó que el caso debía ser tramitado en Buenos Aires (se informa por separado). La sentencia de la Cámara de Apelaciones fue dictada el 14 de enero por el magistrado Enrique Pedicone durante una audiencia oral y pública celebrada a instancias de Alperovich, quien se opuso a que su causa fuese remitida a los Tribunales porteños, como resolvió el juez Facundo Maggio.

“Tiempo razonable”

La suspensión de los plazos dispuesta por Cardozo no fue recurrida por la denunciante. Su asesor jurídico, Ricardo Santoro, explicó ayer que consideraban desgastante volver a la Cámara por algo que esta ya había decidido a comienzos de año y anticipó que iban a hacer un pedido a Cardozo para que avance “según lo resuelto oportunamente” por Pedicone.

Ariel Sosa, codefensor de Alperovich, aseguró que durante este año habían producido “una serie de pruebas que acreditan claramente la inocencia del senador” tanto en Tucumán como en Buenos Aires, en el Juzgado a cargo de Osvaldo Rappa. “Estamos esperando que la Corte de la Nación resuelva el problema que la misma denunciante provocó al interponer dos denuncias iguales en dos jurisdicciones diferentes. Los plazos son perentorios y, por ello, el juez Cardozo resolvió de oficio suspenderlos, pero esto no quiere decir que la investigación se haya suspendido ni en Tucumán ni en Buenos Aires, aunque sí creemos que esta situación debe resolverse lo antes posible”, opinó. Y añadió: “todo proceso penal tiene que ser resuelto en un tiempo razonable. La dilación afecta a la defensa del senador, y a su situación personal y familiar. Al final se sabrá la verdad sobre esta falsa denuncia”.

Por la mañana del 22 de octubre había trascendido una carta de la denunciante del senador donde aquella dijo que, un año después de exponer los hechos ocurridos entre diciembre de 2017 y mayo de 2019, seguía esperando respuestas, investigaciones serias y justicia. La sobrina del ex gobernador afirmó que en Buenos Aires al menos había habido una inspección ocular (en un departamento en Puerto Madero): “en Tucumán, la investigación nunca estuvo ligada a la cronología de los hechos que denuncié, lo cual me resulta llamativo y preocupante. Asistí a dos audiencias en mi provincia. La Justicia se dedicó a indagar a los testigos de la defensa sobre cuestiones vinculadas a la supuesta conspiración política que intentó instalar José Alperovich (se informa por separado) quien, además, solo se pronunció públicamente para ampliar sus licencias en el Senado y mentir que la causa avanzaba a su favor”.

La opinión de Casal: “La Justicia de Buenos Aires está en mejores condiciones de dar una respuesta efectiva”

Eduardo Casal, procurador general interino de la Nación, dictaminó a mediados de este año que la denuncia por presunto abuso sexual contra el senador José Alperovich (con licencia) debía ser procesada en los Tribunales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Casal dijo que había tratar conjuntamente los hechos y que la Justicia de la capital del país “estaba en mejores condiciones de dar la respuesta judicial más efectiva” y de “garantizar un adecuado acceso a la justicia por parte de la víctima de conflictos de violencia de género”. Esta opinión habilitó a la Corte de la Nación a resolver el conflicto de competencia.

El descargo del senador: el denunciado afirmó que su sobrina había sido usada por sus “enemigos” políticos

El senador con licencia y ex mandatario José Alperovich presentó el 31 de enero en la Justicia de Tucumán un escrito de 300 carillas con texto, capturas de pantalla e imágenes en el que acusó al concejal oficialista David Mizrahi; al abogado Gustavo Morales y al diputado justicialista Carlos Cisneros de “planear la denuncia de la violación”. Alperovich negó hasta el cansancio haber abusado de “la hija de su primo”, y manifestó que esta fue “manipulada” e “instrumentalizada” por Mizrahi, con quien, según dijo, aquella tenía una relación de pareja, para destruirlo “como querían sus enemigos políticos”.

Comentarios