En ocho días, concretaron cuatro secuestros de droga

Se decomisaron casi siete kilos de cocaína. Fueron demoradas ocho mujeres.

22 Nov 2020 Por Gustavo Rodríguez
3

EL RÉCORD. Los seis kilos de cocaína que fueron secuestrados ayer.

Con un operativo que se desarrolló ayer, en apenas ocho días, la Policía desarticuló cuatro puestos de ventas de drogas en el este. En todos los casos fueron demoradas mujeres (ocho en total) que luego recuperaron la libertad. Los procedimientos se concretaron en barrios considerados como peligrosos y de difícil acceso. Son también un claro ejemplo que cada vez son más las redes que reclutan personas de bajos recursos para comercializar dosis.

“Este es el resultado del incremento de los recorridos por esos lugares, pero también es cierto que la suerte estuvo de nuestro lado. No hubo investigaciones complejas para dar con estos vendedores”, señaló el comisario Fabio Ferreyra, a cargo de la jefatura de la Unidad Regional Este.

Ayer, personal de la comisaría de Banda del Río Salí y los Vigías Ciudadanos, se dirigían a intervenir en un caso de violencia de género que se había registrado en el barrio La Aguada, en San Juan. Al llegar, descubrieron al denunciado que se retiraba del lugar con un bolso. Al percatarse de la presencia policial, escapó y arrojó el bolso al fondo de la casa. Los uniformados intentaron en vano atraparlo. Se había escondido en los pasillos del caserío que lo transforman en un verdadero laberinto.

EN LA PLAZA. Una mujer tenía marihuana y “alita” para vender.

Cuando regresaron a la vivienda, descubrieron que la mujer que había sido agredida, ingresaba a la casa y que habría intentado ocultar el bolso que se había deshecho su pareja. Al requisarlo, encontraron una sustancia que parecía ser droga, por lo que decidieron llamar a los especialistas. Los peritos de la Dirección General de Drogas Peligrosas confirmaron que se trataban de 6,5 kilos de cocaína.

La Justicia Federal rechazó la detención de la mujer, pero sí pidió que se buscara al hombre que la agredió. Los investigadores, que estimaron que con esa cantidad se podrían haber lanzado a la calle más de 7.000 dosis (sin que sea sometida a un proceso de estiramiento). No descartan que la pareja haya cumplido el rol de “guardadores” de droga de una organización que comercializa la sustancia en la zona.

La seguidilla de procedimientos en las ciudades del este comenzó el viernes 13. Ese día, motoristas descubrieron a un grupo de personas paradas en una esquina del barrio Julio Abraham, de Alderetes. Al percatarse de la presencia de los efectivos, todos salieron corriendo y sólo quedó una mujer. Al requisarle sus pertenencias, encontraron que tenía más de 180 bagullos de marihuana.

“PAPELITOS”. Las dosis que preparaban cuatro mujeres en Alderetes.

Al día siguiente, en la plaza del barrio San José II, también de Alderetes, una persona se arrimó a un efectivo que estaba recorriendo la zona para avisarle que una mujer que estaba acompañada con su hija, podría estar vendiendo droga. Los efectivos fueran tras ella y, con un testigo, le revisaron la mochila de la pequeña. Ahí encontraron que ocultaba 50 bagullos de marihuana y más de 120 papelitos con “alita de mosca”.

El último procedimiento también se concretó en el barrio Julio Abraham. Motoristas comenzaron a perseguir a un joven que circulaba con una tumbera. En plena persecución, el sospechoso arrojó el arma a una vivienda. Cuando los policías ingresaron a la vivienda, se dieron que la dueña de casa y sus tres hijas estaban preparando dosis de cocaína. Decomisaron en total más de 200 gramos de esa sustancia.

“Tampoco creemos que haya tanta casualidad. Podríamos pensar que los narcos, aprovechando la situación social, están contratando mujeres para vender su droga porque saben que pueden encontrar más beneficios a la hora de afrontar un proceso”, comentó Ferreyra.

Comentarios