Volvió el mejor "Nico" Sánchez

Un año después de la frustración mundialista en Japón, el apertura tucumano fue el filo de la espada que cortó la hegemonía absoluta de los All Blacks en el historial contra Los Pumas.

15 Nov 2020 Por Federico Espósito
1

POR TODOS. “Para nosotros, es un honor representar a Argentina, a nuestras familias y a los clubes”, definió Sánchez.

9 de octubre de 2019, estadio de Kumagaya, en Japón: Argentina se despide del Mundial con una victoria abultada sobre Estados Unidos, que ayuda a maquillar el dolor de la eliminación en primera ronda y a distraer el foco de una verdad incómoda. Algunos ya no volverán a vestir la camiseta del seleccionado. Nicolás Sánchez, a pesar de su buen regreso a la titularidad tras la ausencia contra Inglaterra y sus 15 puntos (con try incluido), se siente uno de ellos. Por fuera, celebra junto a sus compañeros. Por dentro, se despide de ellos.

14 de noviembre de 2020, estadio Bankwest de Sidney: Los Pumas acaban de derribar a la gran bestia negra. La figurita difícil, la que completaba el álbum. Los 25 puntos que hacen posible el golpe histórico llevan una sola firma: la de Nico Sánchez. Ese mismo que creyó haber visto ya el final de su historia con el seleccionado, descubrió que aún le quedaba tinta en el botín derecho como para escribir otro capítulo de gloria.

Y esto recién empieza. Al Rugby Championship versión Tres Naciones todavía le quedan tres episodios (dos contra Australia y uno más contra los All Blacks), pero independientemente de lo que pase, lo de ayer ya es una conquista imborrable, potenciada por la gran desventaja de preparación y rodaje competitivo con la que llegaban Los Pumas al torneo.

Volviendo a Sánchez, en Nueva Zelanda está a la cabeza de los más buscados. Entre los jugadores en actividad, es el que más tantos le ha marcado a los “hombres de negro”: sumando los 25 de ayer (que superaron los 21 de Hugo Porta en el recordado empate en cancha de Ferro), “Cachorro” ya suma 151, siendo superado solo por el ya retirado Matt Burke (176). Sin embargo, el australiano los hizo en 17 partidos, mientras que al surgido en Lawn Tennis le tomó 14, por lo que su promedio (10,8 por partido) es superior al de aquel (10,3) y al de cualquier otro. Eso sin contar, por supuesto, que sigue alejándose de Felipe Contepomi y de Porta como goleador histórico de Los Pumas: ya está a sólo 23 puntos de alcanzar los 800. “Eso no me mueve nada. Lo que sentí en los últimos minutos viendo la defensa, eso es lo que me llevo. Me llevo toda la preparación que hay atrás de esto. Agradecer a todos los que estuvieron cerca en los malos momentos. A la familia sobre todo, que siempre está”, puso prioridades en orden.

No solo eso: con 81 presencias, está a nueve de desplazar a Agustín Creevy como el Puma que más veces vistió la camiseta argentina. Es que ya son 11 años consecutivos los que lleva “Nico” validando su condición de jugador del seleccionado. En todo este tiempo, salvo alguna ausencia puntual, no hubo nadie capaz de quitarle el puesto de manera definitiva. Eso dice mucho de un jugador que, más allá de su talento, es producto de su esfuerzo y constancia.

Por eso es que, después de un año extremadamente difícil desde lo emocional, por cuestiones deportivas y personales, “Cachorro” sigue de pie, demostrando lo que vale y lo mucho que aún puede aportarle a Los Pumas. Por fortuna, Mario Ledesma (con quien la relación nunca fue muy cercana) tuvo el buen criterio de darle una oportunidad más y hacerlo parte de este nuevo proceso que apunta hacia el Mundial de Francia, el país donde Los Pumas lograron el bronce en 2007. Para 2023, “Nico” -que ya lleva tres Mundiales- llegará con casi 35 años, una edad avanzada pero no del todo excluyente para un apertura. Para entonces, quizás la opción principal sea Domingo Miotti, otro talento surgido de la cantera de los “Benjamines”. Pero para eso todavía falta. Por ahora, lo mejor es disfrutar de gran regreso de “Cachorro”, el 10 que enorgullece a Tucumán.

Claves

* Sánchez volvió con todo. Jugó en un gran nivel, marcó un try fantástico y fue efectivo en los tiros a los palos: acertó 6/7, incluido un penal de 50 mts.

* Orlando levantó una muralla en el centro junto al joven Chocobares, que en su debut jugó como un veterano. Gran incorporación al seleccionado.

* La defensa fue el arma clave. No le regaló espacios por ningún lado a los All Blacks, incapaces de generar quiebres o de abrir hacia las puntas.

* Concentración al máximo. Sólo al principio se cometieron algunos penales innecesarios. Luego, se jugó con paciencia, control y disciplina. Impecable.

* El liderazgo de Pablo Matera. El capitán puso la cara por sus compañeros y los contagió con su enorme actitud. Bravo por Kremer y Petti, dos bestias.

Comentarios