Desde el boxeo, las mujeres noquean prejuicios - LA GACETA Tucumán

Desde el boxeo, las mujeres noquean prejuicios

El boxeo femenino se ganó un lugar preponderante entre las prácticas deportivas de Tucumán. Con esta entrega, comenzamos a mostrar un mundo con mucho para contar.

15 Nov 2020 Por Franco Vera
2

El boxeo, por sí solo, genera ruido en la sociedad. Siempre fue una actividad de las más marginadas socialmente. No está libre de prejuicio y de discriminación, aun en tiempos de transformación social.

Noquear los prejuicios es la cuestión. “De que por ser mujer no se puede” sostienen quienes se dedican al pugilismo en la provincia. Esto supone una batalla de interminables rounds, una pelea de sacrificio, dedicación, pero sobre todo de valor.

A ellas, el abandono también piensa en noquearlas. Pero con sacrificio y preparación física-mental, transitan un camino que habitualmente está lleno de desidia y de irresponsabilidad, la cual es compartida entre dirigentes, promotores y entrenadores.

Se trata, en suma, de un mundo lleno de puertas que voltear. A eso lo afirman todas quienes de dedican al “arte de los puños”. Entre ellas, Silvana Gómez y Liliana Chasampi, cuyas historias presentamos.  

“Los golpes no son caramelos”, aseguran. “Hay que estar preparadas para recibirlos y devolverlos. Este es un deporte de ataque y de defensa”.

Boxeadoras de todos los niveles, profesionales y amateurs, comparten su visión del boxeo femenino en la cuna de atletas. Y siguen adelante, día a día.

Silvana “La Malvada” Gómez

35 años. Cuatro peleas ganadas. Radicada en México

• “Jamás sentí discriminación o prejuicio. Me metí en el boxeo porque me gustó el estilo de manejar las manos, perfeccioné mi estilo, yo vengo del king boxing. Tuve el apoyo de mi familia. El público era diferente a lo que estaba acostumbrada, un poco hostil”.

• “Mi camino fue realmente muy bueno, siempre estuve rodeada de personas que creen en mí, tuve un objetivo claro: ganar. Y siempre tener la mejor versión mía, seguir puliendo mi técnica; como un diamante, sacarle el mejor brillo, trabajar con mucha responsabilidad. Eso lo aprendí de mi padre”.

• “Mi meta siempre será llegar a ser campeona, para eso trabajo todos los días”.

• “No resigné nada, porque siempre hice boxeo, no tuve alguien que maneje mi carrera y me dé continuidad, peleaba muy esporádicamente. Me considero una atleta, así que siempre me entreno”.

• “En Tijuana, México, lo que más me gusta es que pude fusionar el boxeo argentino con el mexicano. En los trabajos que hacemos practicamos estar plantados y sacar los golpes con potencia”

• “Siento que sí soy una referente, me lo hacen saber. Eso me llena de orgullo, más allá de ser una profesional y dedicarme pura y exclusivamente para ser mejor y estar en las grandes ligas”.

Liliana Chasampi

Boxeadora amateur. 20 años. Cuatro peleas

• “Siento que hay prejuicios, sobre todo de parte de las personas de mayor edad. Hoy a la mujer boxeadora se la admira y respeta mucho más, sin prejuicios de géneros. A veces se cuestiona, por una mirada estética, que tu cuerpo cambie y se asemeja al de los hombres”.

• “Gané bastante, sobre todo en mi personalidad. Yo era muy retraída, me ayudó tener confianza en mí mismo, a creer en que puedo lograr todo lo que me propongo. Mi primera pelea fue en el Club Oeste. Sentí lo que era pelear ante público, su aliento. Después de entrenar dos años, fue muy valiosa la devolución del jurado”.

• “Mi meta, es llegar a ser profesional, conocer ese mundo, poder viajar, compartir entrenar y competir a ese nivel”.  

• “No tuve que resignar nada, pude seguir estudiando y trabajando. Soy mamá de Lautaro, de cuatro años. Siempre me organizaré para entrenar, y poder realizar mi vida”.

• “Un viaje que hice a Catamarca siguiendo a este deporte fue para mí un evento muy grande, me marcó para continuar, con más sacrificio. En pandemia tuve mis altas y bajas, me siento orgullosa de mí porque continúo sintiendo que el mundo del boxeo es muy bueno y hay mucha solidaridad”.

• “Espero haber inspirado a alguien más, sabiendo que se puede lograr todo lo que uno se propone. Muchísimas más chicas se animaron y le ponen pilas. Hoy están entrenando en diferentes gimnasios”.

Temas

Tucumán
Comentarios