Archivan la denuncia por presunta extorsión de Leiva contra Díaz Lannes

El expediente pasó por las manos de siete jueces y, finalmente, un fiscal desestimó el caso.

29 Oct 2020
1

ASUNTO TERMINADO. Suasnábar entiende que no hubo delito. LA GACETA / FOTO DE ARCHIVO

Luego de más de un mes de idas y venidas, que incluyeron el paso del expediente por siete jueces, finalmente se adoptó una decisión con la acusación por presunta extorsión que la defensa del vocal de la Corte Daniel Leiva planteó contra el abogado Carlos Díaz Lannes: se dispuso el archivo de las actuaciones.

En calidad de presidente de la Fundación Centro de Estudios de Democracia, Justicia y Seguridad (Cedjus), Díaz Lannes le había solicitado a la fiscala Mariana Rivadeneira que se constituyera a esa ONG como querellante de Leiva, en el marco de la causa abierta por la denuncia del juez Enrique Pedicone. Como se sabe, el magistrado acusó al miembro del alto tribunal de haberle pedido que “maneje la intensidad” de una causa por presunto abuso sexual y corrupción contra el legislador Ricardo Bussi, según el opositor fuera más o menos funcional al oficialismo.

El 21 de septiembre, Esteban Jerez, abogado defensor de Leiva, denunció ante el Ministerio Público Fiscal que Díaz Lannes se había comunicado con él dos semanas antes, mediante llamadas telefónicas y por mensajes a través de WhatsApp, para decirle que si lo designaban magistrado en Tucumán, no promovería una acción legal contra el juez supremo. El ex fiscal Anticorrupción dijo que, como no había dado cabida a lo requerido por Díaz Lannes, ahora el letrado accionaba contra Leiva.

En el escrito de la denuncia, Jerez puntualizó que, presuntamente, Díaz Lannes intentó contactarse con Leiva por su intermedio para “que arbitre los medios necesarios para que sea designado magistrado, dado que se encontraba en cuarto término en dos concursos que se sustanciaban ante el Consejo Asesor de la Magistratura. Su único objetivo fue presionar para lograr su designación que, desde ya, escapa a mi representado y que sólo puede permanecer en la mente perversa de quien es presidente de una fundación que, en teoría, busca elevar los valores de la república”.

Según el defensor del vocal de la Corte, Díaz Lannes le planteó una supuesta estrategia para hacer renunciar a concursantes que estaban antes que él en el orden de mérito, con la finalidad de que ascendiera hasta quedar en la terna y, por tanto, entre aquellos que el gobernador, Juan Manzur, puede escoger para cubrir vacantes en el Poder Judicial.

Díaz Lannes negó las acusaciones y sostuvo que conversó con el ex fiscal Anticorrupción acerca de los concursos en los que había participado. “Cuando uno pasa factura a la mafia que domina Tucumán, tiene que esperar un vuelto”, había manifestado el letrado denunciado.

El expediente pasó por los jueces Dante Ibáñez, Diego Lammoglia, Judith Solórzano, Carolina Ballesteros, Juana Juárez y Marcelo Mendilaharzu, hasta que la Unidad Fiscal de Delitos Genéricos, que encabeza Arnoldo Suasnábar, fue notificada de que el juez Pedro Roldán Vázquez había dictado “un limite temporal de cinco días” para que se evacuara un informe que Lammoglia había exigido (sin perjuicio de plantear su excusación, como lo hicieron sus pares por distintas causales, dio trámite a un pedido de la defensa de Díaz Lannes).

Suasnábar se pronunció afirmando que no había elementos para sostener la causa. “De manera alguna se dan los supuestos contemplados en el artículo 168 del Código Penal (extorsión), ni mucho menos amenazas coactivas (artículo 149 ter), ya que el simple intercambio que se pueden efectuar ambos letrados intervinientes en el marco de sus actuaciones netamente profesionales no cumple con los elementos objetivos y subjetivos de la figura penal en examen, lo que impide la elaboración de un indicio cierto de culpabilidad y la construcción fáctico jurídica”, sostuvo el fiscal. Y archivó el caso.

Comentarios