En dos horas no quedó nada en el predio tomado

Los ocupantes no presentaron resistencia ante la medida judicial, pero anunciaron que no se irán del lugar; casi 600 policías participaron del megaoperativo.

29 Oct 2020

En poco más de dos horas, la Policía dio cumplimiento a la orden de desalojo que había ordenado la Justicia. La jueza Isolina Apas Pérez de Nucci resolvió la restitución provisoria del terreno de América al 2.400, que había sido usurpado por casi 2.000 personas. La magistrada también había previsto la utilización de la fuerza, como último recurso, si fuera necesario y que el operativo fuera acompañado además por ambulancias en caso de que ocurrieran disturbios.

El procedimiento comenzó a las 8 y concluyó cerca de las 10.15 de ayer. La usurpación había comenzado el miércoles 21, como represalia por el crimen de la niña Rocío Abigail Riquel, según explicaron algunos de los ocupantes, que argumentaron que el asesinato de la menor se podría haber evitado si los propietarios realizaban mantenimiento del baldío, que sirvió de escena para el aberrante hecho.

ESCUDOS. Los efectivos estaban atentos ante la posibilidad de disturbios.

“La medida se concretó con total tranquilidad y normalidad”, indicó el subjefe de la Policía, Rolando Gómez, quien dirigió el megaoperativo de casi 600 hombres. “Esto da muestras de profesionalismo y de que la gente ha entendido que no tiene sentido confrontar una medida judicial”, agregó el uniformado

“En el lugar quedarán consignas policiales hasta tanto la Justicia lo determine. Hemos trabajado con personal de las cinco Unidades Regionales a los fines de que la medida se desarrolle con profesionalidad y en paz”, aseveró el subjefe.

“Los vecinos hemos respetado lo pactado para demostrarle a la Justicia que aquí no hay gente de mal vivir. Pero los dueños no aparecen. Venían a hablar bien con la gente”, subrayó Mario Sánchez, vocero de un grupo de desalojados que habló para las cámaras de LG Play. “Había un pacto de que se iba a hablar bien con la gente, pero además yo lo aclaré en el acta, no nos vamos a ir de aquí”, añadió el representante.

LA OTRA CARA. Un niño carga dos reposeras durante el desalojo efectuado.

“Yo no pagué por el terreno, vine y lo ocupé. Pensé que podíamos quedarnos y pagar el lote, pero vinieron y nos sacaron”, explicó Francisco, otra de las personas que se había instalado en el predio de 37 hectáreas.

Por otro lado, una vecina que no se identificó protestó en vivo contra las autoridades y los propietarios del baldío. “Así, en la cantidad (de policías) que vienen ahora podrían haber venido a ayudar a buscar a Abigail. Sólo hubo dos policías ese día”, disparó la señora. “Los dueños nos tratan de delincuentes a todos; nosotros hacemos el poco mantenimiento de este lugar y no salimos a usurpar nada”, agregó indignada.

Comentarios