Fabiana Cantilo ya sabe, y muy muy bien, qué hacer con su voz

Cantante, compositora y productora, la Dama del rock nacional promete un show bien distinto, al que sumará folclore y tango. Un futuro mejor.

18 Oct 2020 Por Alicia Liliana Fernández
1

CUNA DE PIEDRA Y DE ROCK. Lejos de la musa, hoy Cantilo es protagonista en la escena de la música popular.

El -muy significativo- nombre de una canción de Fabiana Cantilo, “Ya sé qué hacer con mi voz”, es también el del nuevo show con el que la Dama del rock nacional vuelve, este jueves, al ruedo del streaming.

Será un espectáculo a puertas cerradas, desde el Teatro Premier de la avenida Corrientes, que se transmitirá a través de la plataforma Passline Live, donde se consiguen las entradas con un beneficio especial para los socios del Club LA GACETA.

Cantilo navega en el rock nacional desde los explosivos 80. Surgió en el under porteño con Suéter, las Bay Biscuits y Los Twist; y pasó al escenario mayor como corista en la banda de Charly García, donde conoció a un tal Fito Páez. 14 discos después -con varias nominaciones y Premios Gardel ganados- y de tantos escenarios con medias de red, ya sabe de sobra qué hacer con su voz, con su arte y hasta con la propia producción de su último disco, “Cuna de piedra”.

Divino

“Este show va a estar divino”, empieza la charla telefónica con LA GACETA, y resalta que será muy distinto del anterior, desde el repertorio hasta la escenografía.

“Estamos con mucho ensayo. Esta vez yo toco la guitarra y el bombo a modo de batería. Estoy cansada pero feliz”, dice.

Ahora Darío Casciaro la acompañará en guitarra en formato dúo y sumará en algunos temas a amigos músicos que serán sorpresa: “voy a tener una invitada, Betania Díaz, una folclorista muy buena, y a Mateo Gómez Nichols, a quien conocí en las redes, que toca el teclado. Acá llegó mi gata, que me está haciendo unos rolls, y esto sí es felicidad. Sigamos con el streaming -dice sin solución de continuidad, saltando de una idea a la otra-. Voy a cantar 22 temas, voy a tocar el disco nuevo, a hacer tres temas hermosos de folclore, también tango y mucho rocanrol. Hay unos videos increíbles; tengo cambios de vestuario. Tengo una cosa que hice para poner en las butacas, pero es lo único que voy a decir. La escenografía es nueva, vale la pena verlo”.

- ¿Estás trabajando tanto o más que si este fuera un vivo con público presente?

- Estoy trabajando igual. Yo laburo todo el tiempo, todo el año, pero estoy haciendo más prensa. No paro, después de esta entrevista tengo que entrenar; después tengo mi grupo de recuperación; mañana tengo ensayo general, ayer tuve un ensayo; estuvimos desde las 14 hasta las 20. La verdad es que además, como es en mi casa, como no se puede trabajar en sala de ensayo, todo se hace más largo. Estoy cansada y eso está bueno, medio descerebrada (se ríe a carcajadas), pero ya se me va a pasar.

- La cuarentena no ha sido un tiempo de quietud para vos.

- No. En este tiempo hice lo mismo que antes, pero por las redes: clases de canto, entrenamiento, meditación, entre otras cosas.

- ¿Cómo creés que sigue la crisis por la pandemia?

- Esto termina bien. Conozco mucha gente que sabe mucho de espiritualidad y tengo mucha fe que termina bien. Lo que pasa es que parece que no, pero sí. Somos mucha gente los que estamos despertando y trabajando intensamente para que este mundo cambie. Yo estoy haciendo lo que tengo que hacer. Y si no cambia, yo hice todo lo posible, que es meditar, ser buena persona, cantar. Meditar o rezar, lo que sea que tenga que ver con no mirar los noticieros con las cosas horribles que te quieren absorber: muerte, miedo, paranoia, ¡no! No lo absorbamos. Si quieren, mediten y recen, que hace bien. No importa qué; no es una estupidez lo que estoy diciendo, es verdad. ¿No sabés qué hacer? Rezá flaco, pedí perdón. Esto que está pasando es una lucha entre el bien y el mal, no es joda para nada. Está pasando algo a nivel planetario, a nivel universo. Me informé, me encanta; yo estoy haciendo un trabajo extra: tengo que trabajar para todos, que en mi caso es hacer música. Pero estoy afinando en 432 hertz, que sirve también. Eso es algo que se me ocurrió sin querer queriendo. Después me di cuenta de que es trascendente, de que debía hacerle caso a mi intuición. En eso estamos bien. Sé que estoy trabajando para el bien de todos.

ACTÚA

• JUEVES 22 a las 21

Los socios del Club LA GACETA tienen el 30% de

descuento en las entradas por Passline Live.

Comentarios