En un estadio de fútbol tomó conciencia de su logro

En 1990, Paz eliminó de Roland Garros a Sánchez Vicario, su amiga y defensora del título.

16 Oct 2020 Por Mariana Apud
1

ARCHIVO. Las protagonistas se saludaron con una sonrisa. Ambas eran buenas compañeras de dobles.

Mercedes Paz tomó conciencia de su triunfo más importante en el estadio “José Fierro”, en 25 de Mayo y Chile. “Al partido había ido como una más. A la ‘popu’. Así que para mí fue una gran sorpresa”, recordó “Mecha”. Aquel día fue invitada a entrar al campo de juego para que el público que fue al partido de rugby entre la Selección tucumana y el combinado francés de Languedoc la ovacionara. Habían pasado pocos días de su victoria ante Arantxa Sánchez Vicario en los octavos de final de Roland Garros.

“Fue la victoria más importante porque estaba más madura: tenía 24 años. Seis meses antes estuve a punto de dejar el tenis porque no encontraba mi equipo técnico. Estaba desmotivada. Fue en diciembre del 89 cuando arreglé con Jorge Todero y Jorge Trevisan. Fue cuando las cosas cambiaron”, contó Paz.

“Siempre había soñado jugar en esa cancha. Me acuerdo cuando Rafael González Bosch era mi ‘profe’. Nos puso la revista El Gráfico en la cancha 6 de Tucumán Lawn Tennis a un grupo de alumnos. Yo tenía 12 años y nos dijo: ‘¿se imaginan jugar acá?’. Y ahí empezó mi sueño de hacerlo en esa cancha”, explicó.

Fue una victoria “a lo Nadia Nadia Podoroska” podría compararse con la gran actuación que tuvo la rosarina en el último Grand Slam del año. O más preciso “a lo Iga Swiatek”, en la segunda ronda, o sea, las dos victorias, la de “La Peque” y la de la polaca, fueron también de alto impacto en el torneo francés. Ese jueves 31 de mayo de hace 20 años, “Mecha” no era favorita ante la española. Como la polaca (ante Simona Halep), Paz se topaba con la defensora del título, además número uno del mundo. Sánchez Vicario estaba en el puesto cuatro del ranking y dominaba el polvo de ladrillo, su superficie favorita.

Había confianza por parte de Paz y un buen nivel de tenis que venía apuntalado por una gran actuación la semana antes en el torneo de Estrasburgo, Francia, en el que se había consagrado campeona. Paz venció a la española por 7-5, 3-6 y 6-1. “Con una gran solidez y seguridad para jugar en el fondo y atacando con oportunidad sobre la red, conociendo en profundidad a su rival, ya que normalmente es su compañera de dobles, ‘Mecha’ Paz conquistó el éxito más destacado de su carrera”, cuenta la crónica deportiva de LA GACETA del viernes 1 de junio. La ovación que la ex tenista recibió en el estadio Monumental cuando la pelotita de tenis por algunos minutos fue más grande que la ovalada de rugby, era lógica entonces.  

“Vi las notas 15 días después”, se ríe “Mecha”. Paz tiene los recuerdos en forma de recortes de diarios que su madre y su madrina recopilaron, encuadernados en libros que su marido se encargó de juntar. Clarín, El Cronista, La Nación; se mezclan el italiano Corriere della Sera, el New York Times y el DNA Sports de Estraburgo, son algunos de los diarios que reflejaron la victoria de “la tucumana”, como la citaron.

En ese tiempo la información no se transmitía con la inmediatez de las redes sociales actuales. Por caso, Podoroska e Swiatek probablemente ya se imaginan cómo serán sus regresos a sus países después de los éxitos.

Si Podoroska, semifinalista en Roland Garros, ingresara al “Gigante de Arroyito”, hogar de Rosario Central, equipo de fútbol del cual es simpatizante, o si a Swiatek, la campeona, le sucediera lo mismo en el “Estadio Municipal Mariscal Józef Piłsudski” de Varsovia, hogar de Legia por el cual hincha, van a tener una idea aproximada de lo que a Paz la conmocionó en el “José Fierro”. “No supe mucho de las repercusiones porque no había celular. Lo que nunca me olvidaré es la ovación que recibí en Atlético. Recorrí media cancha. Sentir que la gente aplaudía, se anunciaba mi nombre en los parlantes… fue muy, muy fuerte. Quizás ahí fue cuando dimensioné lo que había logrado”, reconoció Paz.

Nueva sensación

En la crónica del diario, “Mecha” fue contundente con respecto al momento profesional que pasaba y que reviste la importancia de aquella victoria. Tanto en su juego, como en su confianza. “Ahora me siento profesional de verdad”, reconocía. La apuesta plena que había hecho un año antes con la dupla Todero-Trevisan fue determinante para que su carrera se extendiera por ocho años más para totalizar 14 en toda su carrera profesional. “He empezado a trabajar de verdad en 1989. De cara a este Roland Garros, entrenando mucho y mejorando semana a semana física y mentalmente, mi juego y mi servicio”, detallaba Paz. Su plan de entrenamiento para la edición 1990 de Roland Garros también incluyó correr ocho kilómetros diarios durante dos semanas y seis, por el lapso de dos meses.

Nada cambió entre la tucumana y la española cuando tuvieron que estar del mismo lado de la red en la cancha: a las pocas horas de haber derrotado a Sánchez Vicario, ganaron en dobles, torneo en el que llegaron hasta los cuartos de final. “Mecha” siguió haciendo camino en singles: venció a la suiza, Celine Cohen por 6-1 y 7-5 y cayó ante la estounidense Jennifer Capriati por 6-0 y 6-3.

Comentarios