“No lo haga usted mismo”: propuestas que simplifican la vida - LA GACETA Tucumán

“No lo haga usted mismo”: propuestas que simplifican la vida

Dos emprendimientos de tucumanos nos permiten desligarnos del estudio y de la limpieza de sillones y alfombras. Hurra por las facilidades.

11 Oct 2020 Por Guadalupe Norte
2

ESTUDIO. Belén Abrigato es la creadora, junto a Milagro Corbalan, de un proyecto dedicado a los apuntes.

Procrastinar, un verbo que nos incita casi con su mera existencia a pecar. Es sucumbir a la serie de cinco temporadas en Netflix, llegar tarde a cualquier sitio por mirar las redes sociales o atrasar obligaciones porque aún falta una semanita para el deadline del proyecto.

Hay quienes consideran este acto impuro un mal manejo de las obligaciones. Otros dirán que es sano dejar que la agenda fluya con un “lo hago después”. Lo cierto es que, mientras la vagancia gana terreno, hay quienes se vuelven visionarios.

En el ámbito académico, la salvación de los estudiantes estresados por la pila de cuadernillos es “Chaya, la alpaca piola”.

“El servicio que ofrecemos es traducir las grabaciones de clases o los apuntes milenarios de la facultad que, entre tantas copias, resultan ilegibles. También hacemos presentaciones de Prezi y PowerPoint, corregimos la redacción de monografías y editamos currículums”, explica Belén Abrigato, estudiante del profesorado en Biología.

Desde sus inicios, la respuesta a esta idea fue sorprendente. “Llegamos a trabajar para una chica que vivía en Uruguay y tenía un montón de audios por desgrabar. Ese pedido lo cobramos en dólares y también tuvimos encargos desde Buenos Aires”, agrega Milagro Corbalán, otra de las creadoras de @chaya.laalpacapiola.

Para aquellos alumnos hijos del rigor y el destiempo, la cartilla de opciones es variada. El interesado puede elegir entre recibir un documento con tipeos completos (sumado a los comentarios del profesor y los demás participantes) o una transcripción personalizada (para sacar ideas generales que luego permitan tomar la bibliografía y ampliar sus conceptos).

Por supuesto, el oficio es difícil a veces, y hay ocasiones en que las aburridas conferencias o tecnicismos opacan la causa.

“A ambas nos encanta investigar y somos curiosas así que la propuesta es divertida porque logramos aprender sobre psicología, marketing o temáticas ajenas a nuestras carreras. Aunque es lo opuesto al tener que googlear autores con apellidos en alemán”, comenta Milagro, que es profesora de Lengua y Literatura.

Decirle que sí a la oferta de resúmenes ajenos, ¿nos hace sujetos cómodos en extremo? No, si estas facilidades permiten potenciar el desarrollo individual.

“Ahora las herramientas de Office están muy difundidas, pero no toda la gente sabe aprovecharlas al máximo. A veces estás a un video de YouTube de distancia de aprender, pero el tiempo no te da. Entonces, encontrar a alguien que lo haga por vos es una gran oportunidad y el germen de un emprendimiento”, reflexiona Belén.

Limpieza y salud

Con tantas experiencias íntimas y roces, si nuestro sillón hablara lo primero que pediría sería una buena limpieza. Por fortuna, existe “Don aspiradora”.

“Más allá de su comodidad, las alfombras, las sillas, los colchones y los sillones que tenemos en casa influyen en nuestra salud. Estos cumplen un factor importante para la calidad del aire de las habitaciones, recogen piel muerta, sudor, ácaros, hongos y suciedad”, enfatiza Nicolás Mercado, la cara detrás de este emprendimiento dedicado al service de tapicería hogareña y de automotor.

Él es licenciado en Turismo y arrancó con el emprendimiento de aspirado a domicilio -en compañía de su novia, Silvana- en agosto de 2019. El concepto surgió tras irse a vivir juntos. “Al intentar vender nuestros muebles (juego de living, sommier, etc.) vimos que estaban un poco sucios. Quise limpiarlos y no encontré quien hiciera el trabajo, así que ante ese nicho sin explotar compramos las máquinas y nos capacitamos”, recuerda.

“DON ASPIRADORA”. Nicolás Mercado limpia tapicería a delivery.

En su cuenta de Instagram (@donaspiradora) los “antes y después” resultan hipnóticos. Además, el asombro se triplica al comprobar el cambio de colores que sufren las alfombras, los cochecitos para bebés o los textiles con patrones.

Entre los beneficios no sólo desaparece la suciedad de los respaldos, sino también los restos de polen, excremento de mascotas y la presencia de ácaros. “Estos habitan en las almohadas y los textiles. Son un tipo de arácnido de pocos milímetros (imperceptibles a simple vista), pero que pueden ocasionar insomnio, alergias o sarpullidos”, detalla. Por esta razón la necesidad de una mini retocada semanal y una limpieza profunda cada seis meses es esencial.

En una ecuación que suma la mayor permanencia en casa con las transformaciones radicales de espacios, Nicolás afirma que la demanda creció durante la cuarentena. Ahora, tiene en agenda hasta cuatro turnos por día.

Las visitas para ser el Terminator de las migas siguen al pie de la letra el protocolo sanitario (con los materiales desinfectados, guantes de látex y barbijo). Aunque lo positivo es que -incluso con la pandemia- el gusto del oficio hace que recite un eslogan. “Me llama usted, entonces voy. Don Aspiradora es quien yo soy”, añade divertido el emprendedor.

Comentarios