Cortocircuitos y marcha atrás por las tarifas

Manzur frenó el incremento anunciado en el agua y la luz, en medio de una escalada de tensiones en el bloque oficialista

01 Oct 2020 Por Martín Soto
1

¿CON CAMBIOS? A fines de octubre vencen los mandatos de las autoridades actuales de la Cámara. prensa legislatura

Hasta fin de año no habrá subas en las tarifas en Tucumán. Luego de casi 10 días de silencio, el gobernador Juan Manzur se expresó ayer en contra de los incrementos que autorizó el Ente Regulador de Servicios Públicos de Tucumán (Ersept), que depende del Poder Ejecutivo. “No están dadas las condiciones para dar un aumento”, dijo al confirmar que se suspenderán las medidas anunciadas. Esta decisión, celebrada por oficialistas y opositores, descomprimió una nueva interna peronista.

El presidente del bloque oficialista, Roque Tobías Álvarez, se reunió ayer con Manzur en la Casa de Gobierno en una reunión de trabajo, de la que también participó el vicepresidente primero de la Legislatura, Gerónimo Vargas Aignasse, hombre fuerte del gobernador en la Legislatura. El encuentro resultó exitoso, ya que se logró desactivar una nueva escalada de tensiones que amenazaba con romper el bloque Justicialista de Todos.

Los legisladores que responden al vicegobernador Osvaldo Jaldo habían adelantado que estaban dispuestos a pintarse la cara a tono con la oposición para plantarse en la sesión de hoy (desde las 8.30) ante las subas en las boletas de electricidad (7%) y de agua (25%) en un contexto adverso. Incluso, en el orden del día se incluyeron, entre otros temas (ver aparte) dos proyectos con dictámenes para frenar las subas por ley. Sin embargo, se acordó que los temas no tendrán tratamiento y serán devueltos a la comisión.

Descompresión

En diálogo con LA GACETA, Jaldo aseguró que a primera hora de la mañana se comunicó por teléfono con el gobernador y que ambos estuvieron de acuerdo en la suspensión de las subas. Además, reconoció que la medida trajo calma en el bloque oficialista. “Valoro mucho que el gobernador haya tomado esa decisión, porque viene de alguna manera a beneficiar a todo los tucumanos que no van a tener incrementos tarifarios pero también viene a descomprimir una situación política institucional entre dos poderes y fundamentalmente dentro del bloque del poder legislativo”, dijo el vicegobernador.

La marcha atrás se da un día después de que el titular del Ersept, Santiago Yanotti, evidenciara en diálogo con este diario que la Provincia no se adhirió a la ley nacional 27.541, que establece el congelamiento de las tarifas de los servicios hasta fin de año. Había expresado que, por lo tanto, están vigentes los plazos de revisión tarifaria por inflación y que lo único que hizo fue cumplir con las leyes y los contratos.

En paralelo, la oposición también se refirió al cambio de postura de Manzur y lo consideró un triunfo. En ese sentido se expresó, por ejemplo, el radical José María Canelada. “No hay que confundirse. Manzur dio la orden de avanzar con la suba, pero se encontró con más resistencia de lo esperado; esta marcha atrás nos demuestra que el camino es alzar la voz, no callar”, dijo el parlamentario, que en marzo pidió adherir a la ley 27.541.

El titular del bloque de Fuerza Republicana (FR), Ricardo Bussi, celebró la determinación de Casa de Gobierno, aunque remarcó que hubo casi 10 días de silencio. “Me quedan dudas sobre si el gobernador tomó esta decisión en base a su ‘preocupación por la gente’ o si lo que hizo fue por conveniencia política”, dijo.

Lo que se viene

Las lecturas políticas respecto a lo que dejó el freno a la suba de las tarifas varían según desde dónde se lo mire. En el manzurismo se consideraron ganadores de la nueva pulseada ya que fue el gobernador el que tomó la decisión. En el jaldismo, en tanto, afirmaron que sólo quisieron enviarle un mensaje político a Manzur para que reaccione y “se aleje de quienes lo asesoran mal”. A su vez, explicaron que esta situación sirvió para saber con cuántas cartas cuentan cada uno, y afirmaron que el resultado los favorece por amplia mayoría.

Aunque el bloque oficialista superó esta ola que prometía generar complicaciones, octubre llega con otras que prometen ser más complicadas de sortear. Está previsto que el PE envíe a la Cámara el Presupuesto 2021. Además, a fin de mes vencen los mandatos de las autoridades. Ya hay versiones que coinciden en que hay intenciones de hacer modificaciones. Actualmente el presidente subrogante es Regino Amado, ligado al vicegobernador; Vargas Aignasse, mientras que la legisladora Sandra Orquera (Fuerza Republicana) es la vicepresidenta segunda de la Legislatura.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios