Septiembre terminará siendo el mes con más homicidios registrados en los últimos siete años

Después de cuatro meses de agonía, murió un joven de 22 años que fue la décima víctima de un conflicto vecinal en lo que del mes.

30 Sep 2020 Por Gustavo Rodríguez
2

PESQUISA. Uniformados de la división Homicidios recogieron testimonios en la casa de José Porcel, el productor rural que fue asesinado en junio. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

José Antonio Medina (de 22 años), después de haber luchado durante casi cinco meses por su vida, dejó de respirar el lunes a la siesta. Murió como consecuencia de un golpe que recibió el 1 de mayo en el sur de la ciudad. Es la víctima número 115 de lo que va de 2020. Es el fallecido número 16 de este septiembre que se acaba en el ámbito del Centro Judicial de la Capital. También será el mes con más crímenes que se haya registrado en los últimos siete años, según las estadísticas que maneja la Justicia y los casos publicados por LA GACETA.

Medina estaba en su casa festejando el Día del Trabajador junto a su familia. Por una discusión vecinal terminó muy mal herido. “Vino un tal ‘Totó’ y le pegó con un fierro en la cabeza. Desde ese día estuvo internado muy mal en el hospital Padilla”, contó Miguel Antonio Medina, padre de la víctima. “Tenía la cabeza destrozada, le desfiguraron el cráneo. En un primer momento me dijeron que si sobrevivía hasta la tarde sería un milagro, pero no. Pasaron, las horas, los días las semanas y los meses y se le notaban pequeños avances. Por el tema de la pandemia, me recomendaron que lo trasladara a mi casa, que quizás ahí estaría mejor. Compré un respirador y después una maquinita para alimentarlo de manera mecánica. No hablaba, con sus ojos decía todo, sí nos entendía y hasta nos apretaba las manos cuando lo cuidábamos”, indicó el hombre, que tenía el llanto atragantado.

Mientras Medina estaba postrado en la cama, el Gran San Miguel de Tucumán se desangró. Pese a las restricciones generadas por la pandemia, no descendieron los homicidios en este importante sector de la provincia. De los nueve meses que han transcurrido ya, febrero, mayo, junio, julio y septiembre se produjeron más homicidios que en los últimos siete años.

Una desgracia

Miguel Medina, durante la entrevista, no dejó de pensar en los problemas que tuvo su hijo. En agosto de 2015, conducía el Chevrolet Prisma que protagonizó una tragedia vial en la ruta 9, en el cruce con la ruta 341 que lleva a Raco. En el accidente murieron su madre, Olga Rojas (48), su sobrina Ariana Ojeda (8) y su tía Beatriz Ríos (45). “Nunca se recuperó. La familia de la persona que lo mató le hacía la vida imposible. Le gritaban que no servía porque había asesinado a su madre.”, agregó el hombre.

El conflicto vecinal fue agravándose con el correr de los meses. “Esa gente tiene como 25 perros. Los animales, como no estaban bien alimentados, todos los días tiraban la basura que dejábamos en el cesto. Las cosas se pusieron peor cuando mi hijo les recriminó la conducta de los animales. Se enojaron mucho. A los pocos días lo terminaron golpeando salvajemente”.

La violencia intravecinal se transformó en el móvil más común de los crímenes. En septiembre de 2020, de los 16 hechos de sangre registrados, 10 fueron por conflictos entre vecinos, cuatro en situación de robo (dos personas fallecieron por delitos contra la propiedad y dos agresores fueron ultimados por sus víctimas) y se produjeron dos homicidios intrafamiliares.

Los números del mes mantienen la tendencia del año. El 55% de los homicidios fueron por violencia intravecinal. En segundo lugar, con poco más del 32%, los generados por la inseguridad (en 2019 llegaba al 50%) y por último, los intrafamiliares, con más del 12%.

Los 115 crímenes que se han registrado hasta el momento, superaron al total anual de 2013 (112), 2014 (111), 2015 (92) y 2016 (107). Está por debajo de las de 2017(118), 2018 (135) y 2019 (141). El promedio de hechos de sangre de este año es de 12 homicidios por mes, por lo que es muy probable que la curva ascendente siga creciendo, puesto que los últimos tres meses del año son los más conflictivos.

Por la cantidad de homicidios registrados en 2018, Tucumán fue ubicada como la segunda provincia con más hechos de sangre, detrás de Santa Fe, y por delante de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza.

Los homicidios de los últimos cuatro años

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios