Antes de jugar: lesiones y contagios en Atlético

En el nuevo fútbol, al partido llegarán los que estén libres de dolencias físicas y de covid-19.

17 Sep 2020 Por Nicolás Iriarte
1

¿SE REDUCE EL PLANTEL? Zielinski deberá poner en la cancha equipos que no incluyan a contagiados de covid-19.

Que el fútbol es otro después de la covid-19, no hay dudas. Ahora bien, ¿cuán distinto es uno del otro? La polémica en torno a los casos positivos de Boca que finalmente pudieron viajar a Paraguay pero aún no se sabe si podrán jugar, es un buen parámetro de que la cosa ha cambiado mucho. En Atlético, están todavía a más de un mes de jugar un partido oficial pero con ocho casos en su plantel ya puede saborear esas diferencias en esta instancia.

Las principales discrepancias de una realidad con otra (la pre covid-19) tienen que ver justamente con la posibilidad certera de perder jugadores a causa del virus. Algo nunca visto hasta aquí y que por ahora sólo veíamos con lesiones, por ejemplo. Si bien la Conmebol autorizó a viajar a los jugadores de Boca, el permiso es sólo para jugadores que ya llevan más de 15 días con el diagnóstico y se suponen “recuperados”. Aún así, todavía no se sabe cómo saldrá esa jugada de la casa madre del fútbol sudamericano pues su propio protocolo es claro: jugadores con covid-19, no pueden jugar partidos.

El propio médico de Atlético lo había anticipado en su momento, poniendo énfasis en las obligaciones que tendrá el club de ahora en más. “En los viajes, por ejemplo, tendremos que llevar los estudios de todos para corroborar que no están infectados, por ejemplo. Si cosas como estas no se cumplen, los jugadores pueden perderse partidos”, avisó Marcelo Montoya.

El “Decano” volvería a jugar oficialmente el 28 de octubre por la ida de los 16avos. final de la Copa Sudamericana. Supuestamente el 11 de octubre podría volver la Liga Profesional pero eso está por verse debido a la situación sanitaria del país. Para preparar ese partido, entonces, Atlético jugará la semana que viene un par de amistosos ante Central Córdoba en Santiago del Estero. Desde ya que los contagiados no podrán formar parte de la convocatoria para ninguno de los dos partidos. Acá aparece otra de las diferencias en las que lamentablemente habrá que reparar de ahora en más: la cantidad de casos de un equipo y otro, antes de un partido. Un infame conteo para ver quién pierde más jugadores.

En este caso (el de los amistosos) el equipo de Ricardo Zielinski tiene ocho casos (sin especificar cuántos pertenecen al plantel). Los santiagueños informaron hasta hora sólo uno, a mediados de agosto. “El club Central Córdoba comunica que el doctor Facundo Lezana, colaborador del equipo médico, dio positivo por covid-19 y que se encuentra realizando el aislamiento correspondiente, en buen estado físico y anímico. Además se informa que el profesional no tuvo contacto estrecho en la última semana, ni con los jugadores, ni con los integrantes del cuerpo técnico del plantel profesional”, rezó el comunicado en su momento. La situación que refleja el club parece ser la mejor dentro de lo posible previo a un partido: el infectado gozando de buena salud, sin jugadores afectados y sin contacto con ellos, pensando a futuro.

Los amistosos entonces servirán para pensar en estas diferencias de cara a los partidos oficiales. Ya no sólo serán útiles para ganar ritmo futbolístico, sino también logístico. ¿Qué pasa si Atlético sigue con contagiados para esa época? En la Libertadores ampliaron el cupo de 40 jugadores en la lista de buena fe a 50, pensando justamente en eso, pero resulta inverosímil inscribir a 50 jugadores cuando hoy por hoy hay 30 trabajando en el plantel profesional. La solución, sin otra alternativa, sería anotar juveniles. Todo dependerá de cuán diferente sea la situación del otro equipo. Si hay muchos casos de un lado y pocos del otro, habrá más diferencias. Si el escenario es similar, podrá parecer más justo.

Con o sin justicia, el fútbol es otro y habrá que adaptarse.

Comentarios