La Virgen de La Merced será honrada en altares caseros y en videos

Este año la devoción se vivirá de manera virtual. No habrá procesión. El mensaje de esperanza estará puesto en la salud.

17 Sep 2020 Por Guadalupe Norte
2

EN LA BASÍLICA. El jueves 24 la misa será por la tarde y a puertas cerradas. Los fieles podrán verla por televisión.

Desde aquella imagen del papa Francisco en una desolada basílica de San Pedro para Semana Santa, las celebraciones católicas que siguieron a partir de abril han resultado atípicas. Sin fieles en las catedrales ni peregrinos que expongan su fe ante el altar, los protocolos sanitarios por la covid-19 nos han hecho pensar y repensar la espiritualidad.

Sin ir más lejos, este martes la histórica fiesta en honor al Señor y la Virgen del Milagro (que se celebra desde hace tres siglos en Salta) cambió su tradicional procesión penitencial por un silencioso homenaje. Marcado, ante todo, por la necesidad de prevenir contagios epidemiológicos.

En Tucumán, los servicios religiosos también cambiaron y hay una duda que late en el corazón de los devotos que visitan cada 24 de septiembre la basílica de Nuestra Señora de La Merced. ¿Qué pasará con la celebración de nuestra santa patrona?

Este año, deberemos resignar los rezos masivos por altavoz y los banderines y lluvia de pétalos. “La imagen de la Virgen de La Merced no saldrá el 24 en procesión porque no queremos provocar que la gente se agolpe y el festejo se convierta en un punto de inflexión. En cambio, ese día sí será colocada fuera de la basílica para que, desde la distancia, la gente ore. Los fieles pueden acompañarnos en la novena (que arrancó el martes) a través de Facebook, Instagram y YouTube”, explicó el párroco de La Merced, padre Abel Néstor Álvarez.

Bajo el lema “Con María de La Merced, servidores de la esperanza” (y afín a la gloria del año mariano nacional) las intenciones irán destinadas a los enfermos por coronavirus, sus familiares y el personal médico en general.

Homenajes

Hasta el miércoles 23 habrá transmisiones en vivo diarias y, desde su casa los católicos podrán acompañar los homenajes a la Virgen Generala del Ejército Argentino. A las 19.15 arrancará la preparación para la consagración, le seguirá a las 19.30 el rezo del rosario y a las 20, la misa. Por último, se destinará un espacio para interpretaciones musicales (a las 21).

SIN MULTITUDES. Este año la Virgen de La Merced no saldrá en procesión.

El miércoles el cronograma seguirá con la llamada misa joven (a las 20), el inicio de la vigilia y la entonación del Himno Nacional. “A las 12 en punto, en la basílica de la Virgen de La Merced y en diferentes parroquias sonarán las campanas. E invitamos a los que tengan alguna forma de manifestarse a que, desde su hogar, nos acompañen. Recibimos muchas fotos de altares caseros a la Virgen y ver esa diversidad de expresiones emociona”, comentó el párroco.

Otro de los cambios en la fiesta litúrgica será la ausencia de misas matutinas cada hora. “El 24 daremos sólo una misa a puertas cerradas y sin la asistencia de fieles. Se oficiará a las 17.30 y los feligreses podrán verla por televisión”, agregó Álvarez.

En caravana

Aunque la cercanía física se haya perdido, el mensaje de unión de la Iglesia continúa abriendo paso en nuestros corazones. En busca de recordar el júbilo que acompaña septiembre, los tucumanos pudimos ver durante esta semana a la Virgen en una caravana mientras recorría las calles de la ciudad.

“Teníamos miedo de que la gente pudiera perder el sentido de lo que significa quedarse en casa. Sin embargo, la idea se mantuvo. Este tiempo nos ayudó a ver de manera distinta lo que significa la celebración. Si bien hubo un dejo de tristeza, las caravanas han sido invalorables. Estos días fueron dosificantes porque se dio -de a poco- el mismo impacto que en las procesiones del 24. Y el paso de la Virgen de La Merced les brindó a los creyentes recuerdos muy emotivos”, reflexionó el padre Álvarez.

Los acompañamientos criollos también tuvieron su contraposición online. Y el trote de los caballos hasta plaza Independencia fue reemplazado por un recopilado de diferentes agrupaciones gauchas y familias rezando el rosario.

Otra diferencia quedará marcada por la ausencia de los misachicos (sus integrantes grabarán en video su testimonio). “Por supuesto que nos encantaría reencontrarnos, pero ahora esto es lo que nos toca vivir... y superar”, resaltó el párroco.

Comentarios