Debate en Educación: las declaraciones de Lichtmajer generaron más dudas que certezas

Docentes y dirigentes gremiales ponen condiciones a las evaluaciones y a la acreditación de los aprendizajes.

FUTURO INCIERTO. El ministro de Educación dio a entender que hay alumnos que podrían quedar de grado. FUTURO INCIERTO. El ministro de Educación dio a entender que hay alumnos que podrían quedar de grado.

El ministro de Educación de la Provincia, Juan Pablo Lichtmajer, dejó en claro que en Tucumán no habrá promoción automática para los estudiantes, a pesar de las dificultades que causó la pandemia y que llenaron de irregularidades y situaciones extraordinarias el aprendizaje escolar en todos sus niveles. “Vamos a tener una evaluación final. Aquellos saberes que no se puedan acreditar en diciembre, podrán ser acreditados en febrero”, dijo el funcionario. Y, aunque no lo dijo con la claridad que padres y docentes hubieran preferido, dejó entrever que en nuestra provincia sí repetirán el año los alumnos que no acrediten los saberes que el Ministerio considere que deben estar aprendidos.

Aunque el titular de Educación insistió en que, más allá de la cuarentena social y obligatoria, en Tucumán se cumplió el calendario lectivo, sus declaraciones dejaron dudas y desacuerdos entre varios dirigentes gremiales de la docencia y en algunos maestros. Estos reclamaron, asimismo, mayor debate sobre la situación y mayor participación de todos los factores involucrados en la enseñanza.

A su vez, docentes que trabajan en barrios vulnerables fueron los primeros en abrir el paraguas. Ellos saben perfectamente que este 2020 fue muy particular, un año en que se profundizaron las desigualdades educativas porque no todos tuvieron el mismo acceso a la tecnología (internet, computadoras o celulares) para aprender.

“No debe ser igual”

Adrián Barón, director de la Escuela Solidaridad y Paz -del barrio Juan XXIII- dijo que no está en contra de que haya evaluaciones, siempre y cuando estas no sean para todos igual. “La educación este año dependió mucho de la conectividad. Hay que considerar los recursos materiales de cada alumno y de cada escuela. Esto está distribuido de manera desigual. Los estudiantes no eligen no tener conectividad ni computadoras o celulares; es la realidad que les toca vivir. Si evaluamos sin considerar eso o si hacemos una evaluación homogénea, estamos errando. Porque la escuela, la educación, no debe legitimar la desigualdad”, advirtió.

“Debería haber más diálogo y reflexiones; escuchar a todas las partes, tenemos que pensar todo lo que nos está pasando este año inédito”, sugirió.

Acreditaciones

El secretario general de ATEP, David Toledo, también puso condiciones a la evaluación. “Entendemos que se debe practicar la evaluación en forma permanente. Lo que no se puede hacer es acreditar o certificar la culminación de un grado, de un curso, de un ciclo o de un nivel, porque no se ha garantizado con la virtualidad, muy a pesar de los esfuerzos que se hicieron, la igualdad de posibilidades para todos los alumnos”, subrayó.

“Evaluar para certificar o acreditar, quiero ser claro, no. No se puede decir ‘porque lo hemos evaluado el chico pasó de grado’. Lo que se puede certificar o acreditar son los saberes y los conocimientos dentro de la currícula que se haya transmitido. Al ser una evaluación se podrá ver hasta dónde se ha llegado, y lo tendremos que retomar, si termina esta pandemia y esta cuarentena, durante el próximo periodo lectivo”. “Me parece bien que se inscriba a los alumnos en el curso superior en el próximo período lectivo, pero lo primero que hay que hacer es transmitirle los conocimientos mínimos básicos del grado o curso anterior”, añadió.

Interrogantes

Isabel Ruiz, referente de la Agremiación del Personal de Enseñanza Media Superior (APEM) sostuvo que ahora tienen más dudas que certezas. “Creo que a partir de los anuncios del ministro quedan situaciones que aún deben ser aclaradas, por ejemplo: ¿los alumnos que aprueban los tres trimestres promocionan en función de los contenidos que fueron desarrollados? ¿Cuándo recuperaremos los contenidos definidos para 2020 que no se pudieron desarrollar a causa de la pandemia? ¿Los alumnos que no pudieron participar por falta de herramienta tecnológica (conectividad) son los que continuarían con las clases de apoyo en 2021? ¿Cómo se aplicará la resolución que establece clases de apoyo en 2021? ¿Cuáles son las resoluciones que avalan estas decisiones? ”, preguntó la docente.

“Hay muchas cosas por resolver. Esto se logra con el debate, la situación de la provincia; debería haber reuniones virtuales con supervisores, directores, docentes y gremios. Estamos a la espera de una convocatoria, ya que le hicimos llegar al ministro propuestas desde nuestra institución y por supuesto estamos dispuestos a tratarlas”, puntualizó.

Otra interpretación

Patricia Guerra, directora de la escuela secundaria del barrio Sutiaga, hizo la siguiente interpretación de las declaraciones oficiales: “Hay que distinguir evaluación de calificación. Lo que está suspendido en el territorio nacional son las calificaciones, es decir que no está permitido una calificación numérica ni cualitativa”. “También va a haber una promoción que no va a ser una promoción automática, sino que es una promoción acompañada y con evaluación en la que los chicos van a tener que acreditar su aprendizaje. No se perderá el año escolar, pero para poder aprobarlo se deberán acreditar los aprendizajes mediante evaluaciones administradas a todos los alumnos”, agregó.

Explicó que a partir de septiembre comienza “un tiempo pedagógico que les va a dar posibilidad a los chicos en diciembre, marzo y hasta abril de poder alcanzar los objetivos que no pudieron cumplirse”.

“Las evaluaciones se irán realizando de manera virtual, presencial o por una combinación de ambas modalidades de manera que ningún chico ni chica quede excluido ni en desventaja”, aclaró.

Premio al esfuerzo

“Me parece perfecto que se evalúe. Nosotros lo hacemos de forma cualitativa, no cuantitativa, en el primer trimestre, en el segundo y obviamente en el tercer trimestre va a ser fundamental, porque hay muchísimos alumnos que trabajaron todo el año, con mucho el esfuerzo y dedicación”, afirmó Ana Luz Suárez, profesora del colegio Montessori.

“La devolución que se le hace a los alumnos es muy importante, esa evaluación cualitativa o de evolución es un estímulo muy grande para los alumnos y los padres que se estuvieorn esforzando durante el año”.

La docente añadió: “Se pueden utilizar distintos criterios de evaluación, No sólo estamos evaluando contenido sino también actitudes, participación, compromiso y responsabilidad. Cada docente tiene que buscar la forma de poder hacerlo”.

“Es muy importante la evaluación porque la satisfacción que tienen los alumnos que estuvieron trabajando y los padres que pusieron el esfuerzo valoran mucho el reconocimiento”.

(Producción periodística: Lucía Lozano y Homero Terán Nougués)

Definiciones del ministro: “si en este momento nos relajamos, el perjuicio puede ser grande”

“Tuvimos dos evaluaciones trimestrales en lo que va del año y falta la última”, remarcó el ministro de Educación provincial, Juan Pablo Lichtmajer. “Si en este momento nos relajamos, el perjuicio puede ser grande”, advirtió. “Están todas las herramientas para que redoblemos el esfuerzo en materia de estudiar para llegar a los contenidos prioritarios que hemos establecido para el año 2020”, indicó Litchmajer. A nivel nacional, se aconsejó que sólo deban acreditar conocimientos este año los que están terminando la secundaria. El resto de los alumnos no repetirán el año y la promoción se definirá en 2021, había resuelto recientemente el Consejo Federal de Educación.

Temas Coronavirus
Tamaño texto
Comentarios