Duhalde afirmó que no habrá elecciones en 2021 y desató una polémica

"No hay que golpear puertas de cuarteles cuando el deterioro social llega a un límite de anarquía", dijo.

Eduardo Duhalde. Ex Presidente de la Nación. Foto de archivo. Eduardo Duhalde. Ex Presidente de la Nación. Foto de archivo.
25 Agosto 2020

El ex presidente de la Nación y ex armador del Partido Justicialista (PJ), Eduardo Duhalde, puso en duda que en 2021 se celebren los comicios legislativos de medio término en el país, en los que se renueva parcialmente la composición del Congreso de la Nación. Y su postura, expresada anoche y reafirmada esta mañana, desató la polémica entre la dirigencia política nacional.

"Es ridículo que piensen que el año que viene va a haber elecciones", afirmó el ex mandatario ayer. Hoy, en tanto, opinó que el país atraviesa un "momento preanárquico".

"No nos damos cuenta lo que sucede en las clases medias que se desmoronan", aseveró Duhalde esta mañana, en declaraciones a Radio 10. Y agregó: "te van a matar no por una bicicleta, (sino) por un bizcocho".

"No hay que golpear las puertas de los cuarteles cuando el deterioro social llega a un límite de anarquía. Eso tiene color y olor a sangre y pasa en el mundo", añadió el ex mandatario, en línea con lo que había afirmado anoche en una nota con el canal América TV.

En la entrevista televisiva, había considerado "ridículo" que la clase política piense que se celebrarán los comicios de 2021. "¿Por qué va a haber elecciones? Tenemos un récord, la gente no lo sabe o se olvida: entre 1930 y 1983 hubo 14 dictaduras militares, presidentes militares", aseveró.

"Sabemos que Brasil es un gobierno democrático cívico-militar, sabemos lo que es Venezuela, lo que es Bolivia, sabemos que en Chile quedan como factor de poder los carabineros, como antes, y el ejército", sostuvo Duhalde, tras reafirmar que "no va a haber elecciones" en la Argentina.

Repudio

Los dichos del ex mandatario generaron el repudio de dirigentes de las distintas fuerzas políticas, de referentes sociales y sindicales y de organismos de derechos humanos.

El legislador porteño Leandro Santoro (Frente de Todos) dijo que Duhalde "perdió los frenos" y que sus aseveraciones fueron "una cosa gravísima". El oficialista, sin embargo, no cree que "haya maldad" en sus declaraciones, sino que fueron el reflejo de "una falta de equilibrio personal".

La vicepresidenta del bloque oficialista en Diputados, Cecilia Moreau, opinó que Duhalde "derrapó mal". "El Frente de Todos llegó para hacerse cargo de poner de pie a la Argentina. Eso de a poco lo vamos a lograr, cuando pase todo esto hay luz", sostuvo.

La senadora nacional María de los Angeles Sacnun (Frente de Todos) calificó de "lamentables" las palabras del ex mandatario. Incluso, las equiparó con las "declaraciones desestabilizadoras de la presidenta del Pro (Patricia Bullirich) y otros nostálgicos de dictaduras", aseveró.

Desde la oposición, el diputado provincial de Juntos por el Cambio, Daniel Lipovetzky consideró "muy graves" los dichos de Duhalde. "Sobre todo, porque los dice un expresidente. En la Argentina no hay lugar para golpes de Estado. Si a algún iluminado antidemocrático se le ocurriera intentarlo, ahí estaremos defendiendo la democracia,las instituciones y la celebración de elecciones", manifestó.

En tanto, el titular de la Coalición Cívica-ARI, Maximiliano Ferraro, calificó de "irresponsable, grave y repudiable lo dicho por Duhalde", y afirmó que "entre todos los argentinos debemos estar unidos en la no violencia y defender el imperio de la Constitución Nacional, garantizar la República y la democracia".

En tanto, desde la izquierda, la diputada de CABA, Myriam Bregman analizó que a "los dichos de Duhalde" que "causaron mucho repudio habría que sumarle lo que hizo. ¡Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, presentes!", escribió.

El secretario general de la CTA y diputado nacional, Hugo Yasky, opinó que las expresiones de Duhalde "son claramente una incitación al golpismo". Además, consideró también que el ex gobernador bonaerense "juega a favor de los intereses de los sectores poderosos de la Argentina". (Télam)

Comentarios