"El acuerdo permite que no se profundicen los problemas de fondo, que persisten en el país"

La economista tucumana Martínez Riekes destacó el entendimiento del Gobierno con los acreedores, pero dijo que esperará a conocer un plan económico para saber si la Nación podrá cumplir.

03 Ago 2020
1

OPINIÓN. La economista tucumana Martínez Riekes destacó algunos puntos positivos del acuerdo que habría alcanzado el Gobierno con los acreedores. CAPTURA DE VIDEO

No sin críticas, la economista tucumana Regina Martínez Riekes destacó el acuerdo que habría alcanzado el Gobierno nacional con los acreedores, para reestructurar alrededor de U$S 60.000 millones de deuda.

Primeramente, Martínez Riekes reprochó el tiempo dedicado a las negociaciones, que significó un innecesario desgaste que, encima, resultó infructuoso en cuanto a las pretensiones originarias de la Casa Rosada. "Era realmente una tontera no cerrar por U$S 3 de diferencia. A nadie le convenía. ¿Para qué hemos perdido seis meses, si al final les has dado más o menos los U$S 55 por lámina de 100? No entiendo tanto desgaste; el mercado ya hablaba de entrada de un valor presente neto de U$S 50 a U$S 55", dijo la experta a LAGACETA.Com.

Más allá del semestre desperdiciado, a criterio de Martínez Riekes, la economista celebró que, finalmente, se haya acordado. "¿En qué beneficia? Descomprime mucho los vencimientos a corto plazo. Porque el monto de la deuda no es un problema; en realidad es muy bajo: el cociente entre la deuda y el PBI del país es muy bajo. El problema era que los compromisos estaban muy amontonados, muy concentrados en los próximos años. Y con este acuerdo se logra descomprimirlos", explicó.

Precisó que si bien la Argentina con este entendimiento no resuelve su situación económica, sí la distiende. "El acuerdo permite que no se profundicen los problemas de fondo que persisten en el país. Y además, permite que el sector privado pueda seguir teniendo acceso al crédito", dijo. Y detalló este último punto: "las empresas son mejores pagadores que el Estado, pero si el soberano está en default, muy difícilmente una empresa pueda conseguir financiamiento de afuera".

Otro punto, para nada menor, que destacó la economista tiene que ver que se evita el accionar futuro de "fondos buitre". "Debido a las características de la legislación, los que decidieron no entrar al acuerdo, por un 'efecto arrastre', terminarán haciéndolo. Y de ese modo no quedarían los 'Holdouts', que tanto mal nos hicieron: nos embargaron la fragata Libertad y algunos pagos, por ejemplo. Y algo así hoy, con la debilidad macroeconómica en la que estamos, sería terrible", indicó Martínez Riekes.

Finalmente, con un dejo de ironía, la especialista dijo que le resultaba imposible hoy afirmar si la Argentina podría cumplir con los compromisos repautados. "No tengo idea. Decime el plan económico del Gobierno y te diré si lo podrán cumplir. Actualmente no hay un hoja de ruta. Ya antes de la pandemia había problemas, y ahora se complicaron más. Que digan qué van a hacer para que deuda sea sostenible. Si en algún momento existe algún plan veremos si pueden pagar o no. Es cierto que el Gobierno mostró voluntad de pago; ahora hay que ver si tiene capacidad para pagar", expresó.

Comentarios