En el semestre, el Gran Tucumán tuvo la mayor cantidad de homicidios de los últimos cuatro años - LA GACETA Tucumán

En el semestre, el Gran Tucumán tuvo la mayor cantidad de homicidios de los últimos cuatro años

Entre enero y junio se incrementaron los crímenes intravecinales e intrafamiliares y se redujeron los cometidos en ocasión de robo. En los primeros seis meses se registraron 73 hechos de sangre, de los cuales 65 se contabilizaron en el Centro Judicial Capital.

26 Jul 2020 Por Gustavo Rodríguez

Cuentan los vecinos que Johana Bianca Salado se encontraba acomodando las pocas pertenencias que tenía en su humilde casa del asentamiento El Ángel, ubicado detrás del cementerio del mismo nombre. Dos jóvenes fueron a exigirle a su marido que se retiraran del lugar porque la parcela del barrio que carece de todo era de ellos. El tono de discusión fue subiendo hasta que los visitantes comenzaron a realizar disparos. Dos proyectiles impactaron en el cuerpo de la joven que se encontraba en el interior de casillla. La joven, de 29 años, murió cuando era trasladada al Centro de Salud. Este relato corresponde al homicidio número 83 que se produjo en nuestra provincia en lo que va de 2020. En el primer semestre, se registraron 73 crímenes, en toda la provincia.

1- Un estudio

El informe del Poder Judicial, revela que sólo en el Centro Judicial Capital se contabilizaron 65 homicidios, la cifra más alta de los últimos cuatro años. En los períodos 2013, 2014, 2015 y 2016, no existen datos sobre las cifras semestrales, pero representan en todos los casos más del 50% del total de los que se registraron en esos años en toda la provincia.

Juan Carlos García no es especialista en materia de seguridad. Es un vendedor ambulante que vive en la zona de Villa Amalia. “Acá, maestro, hay dos dramas: el primero es que todos andan enloquecidos por la droga. Por esa basura pierden todo y terminan mal. El segundo, es que pareciera que está de moda hacerse el ‘guapito’ y andar con un ‘chumbo’. Antes ‘se agarrábamos a piñas (sic)’ y punto. Ahora sacan un arma y se agarran a los tiros. Así siempre habrá más muertos”, dijo el cuentapropista.

2- Preocupación

Las cifras preocupan porque incluyen los casos registrados en tiempos del aislamiento preventivo, social y obligatorio. Por ejemplo, en marzo hubo un homicidio menos que el año pasado. En abril, en pleno apogeo del encierro por el coronavirus, se redujo casi a la mitad, ya que se pasó de 13 en 2019 a siete en 2020. En mayo, que comenzó a aplicarse la flexibilización a nivel provincial, el número se disparó de 10 a 14, haciendo la comparación interanual. La tendencia alcista se mantuvo en junio (de 10 a 13) y julio de (siete a 10).

“Era lindo vivir cuando todos estaban encerrados. El barrio era mucho más tranquilo. Los ‘plagas’, esos que roban cualquier cosa a cualquier hora. Había menos gente en la calle y no había delitos graves. Los policías andaban en la calle y nos sentíamos más seguros. Pero eso se acabó y ahora estamos otra vez viviendo con miedo”, señaló María Luisa de Heredia, ama de casa que vive en Villa Muñecas, otras de las zonas rojas de la capital de la provincia.

3- Conflictos vecinales

Casi el 50% de los homicidios que se registraron en el primer semestre en el Gran Tucumán fueron por conflictos vecinales, peleas y ajustes de cuentas, entre otros. En total fueron 31 de 65, según los datos aportados por la Justicia.

“Nadie se aguanta. No sé si tuvo que ver con los problemas y la angustia que se viven con todo el tema de la pandemia. Pero lo único cierto es que todo el mundo anda alterado por las calles, no importa de qué clase social sea. Los hechos de violencia se observan en el centro, en Villa 9 de Julio y hasta en Yerba Buena, estamos rodeados”, comentó Marcos Pérez Castro, empleado bancario.

4- La inseguridad

- De acuerdo a los números que maneja el Poder Judicial, durante el primer semestre, 18 personas murieron en homicidios en ocasión de robo. ¿Es mucho o es poco? El promedio mensual es de tres por mes, cuando el año pasado, superaban los cuatro. Otro dato: los totalizados en el primer semestre no llegan a ser ni el 50% de los 38 que se contabilizaron en 2019.

“Los números pueden decir muchas cosas, pero la sensación de miedo que uno tiene cuando sale a la calle no te la saca nadie y mucho menos, una estadística. Es horrible pasar por esta situación. Creo que el Gobierno tiene que darle más importancia a la inseguridad. Los tucumanos nos sentimos inseguros con todo lo que está pasando”, comentó Federico Medina, estudiante universitario.

5- Intrafamiliares

- El encierro también generó una inusitada ola de casos de violencia intrafamiliares. De los 65 crímenes registrados en el Gran San Miguel de Tucumán, 16 ingresan en esta calificación. En ese número se ubican los siete femicidios que se contabilizaron en el Gran San Miguel de Tucumán. Los homicidios por violencia de género, que fueron 11 en toda la provincia durante el semestre.

Sobre este tema se debatió mucho en estos meses. Las conclusiones a la que llegaron los profesionales fueron contundentes: el encierro por la pandemia incrementó los conflictos que existían dentro de un hogar.

6- Comparaciones

Se sabe que las comparaciones son odiosas, pero muchas veces resultan necesarias para determinar el nivel de situación. Y en el escenario nacional, en lo que se refiera a la cantidad de homicidios registrados a nivel provincial, Tucumán no quedó bien parado.

En Rosario, sin lugar a dudas una de las ciudades más violentas del país (teniendo en cuenta la relación del número de crímenes con la cantidad de habitantes), en el primer semestre se contabilizaron 100, es decir un 27% más que los 73 de estas tierras.

Por población, Tucumán está peor que otras provincias que tienen similar número de habitantes. En Córdoba, por ejemplo, según los medios periodísticos, se contabilizaron 50, es decir, casi un 50% menos. Las fuentes del área de Seguridad de Mendoza le informaron a LA GACETA que contabilizaron 40, algo más de un 80% menos. El registro tucumano es cinco veces más de los 14 que se contabilizaron en Santiago del Estero. No se pudo realizar la comparación con Salta porque los voceros del Gobierno no tenían las cifras a mano y anunciaron que las entregarían la próxima semana.

7- Caso polémico

En el listado de víctimas hay un nombre que fue conocido a nivel nacional: Luis Espinoza, el trabajador rural que fue asesinado de un disparo en la espalda y cuyo cuerpo fue arrojado en un precipicio de Catamarca. Los acusados, al ser nueve policías en actividad y un vigía ciudadano (cinco de ellos fueron alojados ayer el penal de Villa Urquiza), pusieron al accionar de la fuerza en la lupa a nivel nacional. Y todavía falta que las pericias determinen si Walter Ceferino Nadal murió de causa natural o fue otra víctima de un abuso policial. Esta duda podría empezar a despejarse la semana que viene.

8- El futuro

Las proyecciones para lo que resta del año no son buenas. Teniendo en cuenta los 83 homicidios registrados hasta el cierre de esta edición, el promedio mensual es de 12 homicidios por mes, por lo que hasta fin de año se podrían registrar 143, dos más que el año pasado. Pero hay un detalle para tener en cuenta: aún quedan por superar los meses más críticos, que son los que se registran temperaturas más altas y en el fin de año, que siempre aporta un clima de tensión extra.

Cifras

73 homicidios registró la Justicia en el primer semestre (enero-junio) de este año.

100 crímenes fueron contabilizados en Rosario, ícono de la violencia a nivel nacional.

50 homicidios se produjeron en Córdoba, casi un 50% menos que en nuestra provincia.

40 crímenes se contabilizaron en Mendoza, casi un 80% menos que los registrados en Tucumán.

14 asesinados se registraron en Santiago del Estero, casi seis veces menos que en estas tierras.

Comentarios