El fútbol argentino hoy, ¿en qué lugar está parado?

Pasan los días, la situación sanitaria se complica y el regreso de la actividad oficial es incierto. Los dirigentes de la AFA prohibieron el regreso de equipos de ciudades que tenían pocos casos para evitar “ventaja deportiva”. Sin embargo, ahora quieren acelerar el retorno de los “coperos”.

26 Jul 2020 varios autores

Reina la incertidumbre por la inacción de la AFA

El fútbol argentino vive uno de los momentos de mayor incertidumbre de su historia. El último partido oficial se disputó hace 132 días y desde entonces los dirigentes no logran dilucidar qué pasará durante la recta final de 2020. La reunión que habían previsto los principales mandatarios de la casa madre de nuestro fútbol con el ministro de Salud fue postergada debido a que la curva de contagios se disparó de manera alarmante. El regreso es incierto.

¿Qué frena el retorno de la competencia?

El principal inconveniente es que el número de contagios crece día tras día en el territorio nacional. En el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) la situación es crítica y en varias provincias hubo un rebrote de contagios. Los entrenamientos iban a volver cuando todo el país ingrese en fase 4, pero eso parece imposible en el corto plazo. Una vez que los equipos puedan retornen al trabajo necesitan entre 45 y 60 días para competir.

¿Por qué no dejan entrenarse a los clubes en el interior?

Es una de las grandes críticas que recibieron los dirigentes de AFA. Hace un tiempo, provincias como Mendoza, Jujuy o Tucumán registraban un número ínfimo de casos y la vuelta al ruedo de los equipos de esas zonas parecía factible. Sin embargo, Claudio Tapia y compañía prohibieron esa posibilidad, emitiendo una resolución que fue publicada en el boletín oficial. El argumento fue que volver a entrenarse antes representaba una ventaja deportiva con respecto a los clubes del AMBA.

POSICIÓN OFICIAL. La opinión del ministro de Salud, Ginés González García, será clave para despejar el camino. télam

¿Cuáles son las alternativas que se están analizando?

No hay mayores precisiones sobre este aspecto. El fútbol de Primera está presionado por los grandes contratos, por la TV y por los equipos que deben jugar la Copa Libertadores. Pero en el Ascenso el panorama es sombrío. Si bien hace un tiempo algunos dirigentes afirmaban que el fútbol iba a volver con todas las categorías en conjunto, esa posibilidad pierde fuerzas cada día. En la actualidad, los dirigentes de la AFA necesitan resolver el regreso de los equipos que participan internacionalmente para evitar problemas, sobre todo, con los clubes grandes.

¿Qué pasará si la curva no se aplana en el AMBA?

Este es el principal problema para las autoridades afistas. Quedaron presas de sus propias palabras. Las pocas veces que Tapia decidió poner la cara para explicar la posición de la entidad que preside puso al AMBA como punto de referencia. Según él, en esa zona de Buenos Aires está el mayor número de clubes que compiten oficialmente. Una vez más, la AFA prioriza a los equipos de la metropolitana y relega a los del resto del país. ¿A acaso no tienen todos los mismos derechos? Para algunos dirigentes parece que no.

¿Qué se jugaría en los últimos meses del año?

Un borrador que salió a la luz hace varios días destaca que la idea es disputar un torneo relámpago en el último trimestre. Los 24 equipos de Primera se agruparían en seis zonas de cuatro cada uno. Los dos primeros avanzan a la ronda final donde estará en juego una plaza a la Copa Libertadores 2021. Los otros dos disputarán una especie de Repechaje por un lugar en la Sudamericana. Tal como se había anunciado en su momento, no habrá descensos. También se completarían los torneos de las categorías del Ascenso. De todos modos, todo es especulación pura. Oficialmente la AFA se mantiene en silencio.

UNA PIEDRA EN EL CAMINO. El último festejo de Boca contra Independiente Medellín. El regreso de la Libertadores ya tiene fecha y los equipos argentinos siguen inactivos.

¿La Copa Argentina sigue en el calendario de este año?

Algunos dirigentes afistas pensaron que reanudar la Copa Argentina -sólo se disputaron las fases preliminares- les permitiría a los equipos que participan en el plano internacional tener algún tipo de actividad previa a la reanudación de la Libertadores, programada para mediados de septiembre. Usarían esos partidos a modo de preparación. Como si fuesen amistosos pero por un torneo oficial. Lo que nadie pensó es que la mayoría de los rivales de Boca, River, Racing, Tigre y Defensa se desmantelaron porque los contratos de numerosos integrantes de sus planteles vencieron el 30 de junio y ante la incertidumbre no salieron a buscar refuerzos. Si en condiciones normales sus chances son mínimas, en este momento sólo les queda convertirse en simples sparrings de sus rivales.

¿Cuándo comenzará a aclararse el panorama?

A medida que pasan los días, los plazos se acortan y los problemas aumentan. La situación llegó al límite debido a los compromisos internacionales de algunos equipos. La semana que comienza es fundamental. Ya no se puede dilatar más la toma de decisiones. Tal vez no se conozcan las fechas para el regreso de las competencias, pero al menos se sabrá cuando volverán a entrenarse los planteles.

¿Están dadas las condiciones para volver?

Los números siguen creciendo y la situación sanitaria del país atraviesa tal vez el momento más crítico. Argentinos Juniors confirmó ayer que el defensor Gabriel Florentín tiene coronavirus y es el primer futbolista de Primera que se enferma. Sin embargo, muchas actividades comenzaron a reactivarse y en numerosos países el fútbol regresó con exigentes protocolos. Las principales ligas completaron sus torneos; consagraron al campeón y definieron las plazas internaciones, además de los descensos, por los medios tradicionales, respetando el reglamento. Cuando hay voluntad, se puede.

La Conmebol presiona y juega su propio partido

La Conmebol juega sus propias cartas y no está dispuesta a escuchar a “Chiqui” Tapia. Esa entidad apuesta a que la situación general mejore en septiembre y las fronteras de todos los países vuelvan a abrirse. Por eso avanza en la reactivación de la competencia internacional y pone en jaque a la AFA. Los intereses económicos son demasiados para seguir esperando.

Comentarios