Rugby femenino: creatividad y trabajo en equipo, claves de Liceo

El equipo de San Pablo se clasificó entre los 16 mejores del país en el torneo virtual de UAR.

20 Jul 2020
2

GRAN EQUIPO. Ángeles Mendoza, Victoria Céliz, Aldana Córdoba, Sofía Lana y Sabrina Palavecino fueron las representantes de Liceo en los torneos de rugby virtual.

Los torneos virtuales fueron la herramienta de la que se valieron tanto la Unión Argentina de Rugby como las uniones provinciales para darles alguna clase de competencia a los equipos femeninos durante la cuarentena. Ante la imposibilidad de salir al césped, el juego se trasladó a otro terreno: el de las videoconferencias por Zoom. Cuestionarios sobre reglamento e historia del rugby, presentaciones, sketches y votos online fueron algunas de las facetas a dominar para sumar puntos en este rugby virtual, que por lo demás se estructuró como el de siempre: los mejores de cada certamen provincial se clasificaron a los regionales, y los mejores de estos al Nacional de Clubes femenino. En este nuevo y particular escenario, nuevos equipos se convirtieron en protagonistas. Uno de ellos es Liceo Rugby Club, de San Pablo, que tuvo el orgullo de representar a Tucumán en el Nacional junto a los otros 15 mejores del país en el rugby virtual. “Fue una hermosa experiencia para un club tan joven como el nuestro. Fue muy meritorio haber alcanzado este lugar”, sacó en limpio Néstor Vildoza, manager y delegado de rugby femenino del club en la URT. Como entrenador estuvo Fernando Adad.

Habilidades

Cada club debía presentar tres jugadoras titulares y dos suplentes. Dado que cada partido consistía en múltiples actividades, Liceo conformó un equipo con jugadoras de diferentes perfiles. Ahí estuvo una de las claves: el trabajo en equipo. Las elegidas fueron: Sofía Lana, Aldana Córdoba, Sabrina Palavecino, Victoria Céliz y Ángeles Mendoza. “Cada una tenía su función. Por ejemplo, Sabrina es la de mejor estado físico, así que ella era la encargada de esos desafíos, así como Ángeles, que había hecho el curso de árbitro, era la principal para contestar preguntas sobre reglamento. Igual que Victoria también ponía su impronta. Y Aldana, la más carismática, se encargaba de idear las presentaciones, que eran muy creativas”, indica Sofía, que por su rol de capitana y su mayor experiencia, conocía mejor a los rivales tucumanos.

VARIADO. Para sumar puntos, fue necesario superar toda clase de desafíos.

“Nunca me hubiese imaginado que llegaríamos tan lejos”, confiesa Aldana, de 17 años, jugadora de juveniles. Tras clasificarse detrás de Corsarios al Regional, llegaron a la final del NOA y obtuvieron el pase al Nacional, en el que cayeron en una definición peleadísima a muerte súbita en octavos de final, a manos de San Patricio (Corrientes). “Fue muy divertido. Me tocaba hacer payasadas y yo me prendía en todas. Me gustaba hacer partícipe al otro equipo, que fuera un buen momento para todas, ganara quien ganara, pero haber llegado al Nacional es algo que no puedo creer. Estoy muy orgullosa de mi equipo, del entrenador y del manager, que siempre nos acompañaron. Y también agradezco el apoyo de todos: de nuestro club y de los demás clubes de Tucumán que nos apoyaron”, destaca Aldana. Sofía agrega: “voy a extrañar el torneo, fueron sábados muy divertidos, y nos preparamos mucho para cada partido. Pero nuestro entrenador nos hizo entender lo bueno de haber pasado todas estas etapas. De divertirnos, de enojarnos, de acertar y equivocarnos, siempre con el propósito de crecer, conocernos y estar activas. Y también la importancia de haber llevado al plano nacional el nombre de nuestro club, que es joven, pero está creciendo mucho. Ese es el mejor premio”.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios