Tucumán, en la primera tanda de vuelta al aula

Nueve provincias ya están organizando su regreso a clases presenciales para agosto. La vuelta será siempre en forma escalonada y con asistencia alternada. La Nación ayudará económicamente a las 24 provincias para arreglar las escuelas y comprar insumos.

15 Jul 2020 Por Magena Valentié
1

VIDEOCONFERENCIA. El ministro Nicolás Trotta flanqueado por Matías Novoa y Gabriela Diker. telam

Tucumán está entre las nueve provincias que reiniciarán las clases presenciales en agosto, si las condiciones epidemiológicas lo permiten. El protocolo sanitario provincial todavía no se conoce públicamente. Pero ese es un anuncio que el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, deja para cada gobernador. El protocolo, el día exacto del comienzo de clases, los grupos que tendrán prioridad para volver a las aulas y las inversiones que cada provincia hará y que recibirá de la Nación -en el reparto de $ 2.300 millones para las 24 jurisdicciones del país- será anunciado por cada mandatario cuando lo considere necesario.

“El gobernador Juan Manzur y el ministro Juan Pablo Lichtmajer plantearon un regreso prudente y seguro a las aulas para finales del mes de agosto. Es la proyección que se tiene en la provincia y en localidades más pequeñas, pero vamos a esperar que el propio gobernador lo anuncie”, anticipó a LA GACETA el ministro Trotta durante una videoconferencia con periodistas de todo el país.

“Tucumán se encuentra en el lote de provincias que proyectan el regreso en algún momento del mes de agosto a las aulas de manera escalonada”, clarificó.

A la pregunta de LA GACETA sobre cómo será el regreso de grupos de educación especial y de jardines maternales, el ministro contestó que trabaja “en el desarrollo de protocolos que pretendemos tener aprobados en los próximos días a partir del Consejo Federal de Educación como anexos. Uno estará relacionado con la educación especial y otro vinculado a los jardines maternales. Se está trabajando en ese sentido con las complejidades específicas de cada uno, en especial para esa modalidad (especial). Lo vamos a poner en debate en la próxima reunión del Consejo Federal y para aprobación como anexos del protocolo ya aprobado”, explicó.

Ayer, el gobernador Juan Manzur, junto con el ministro Juan Pablo Lichtmajer, dialogó con el ministro Trotta, y otros ocho mandatarios de provincias en “fase 5” o con localidades libres de covid-19 o sin circulación comunitaria. Estaban en la reunión los gobernadores de Catamarca, Corrientes, Formosa, Misiones, San Juan, Santiago del Estero, Santa Fe y San Luis. Todas, provincias en mejor situación epidemiológica que otras y que podrían comenzar en una primera etapa por localidades que están en fase de distanciamiento social.

Luego del encuentro, Trotta dialogó con periodistas de todo el país. Aclaró que más allá de las especificidades de cada lugar, la vuelta a las aulas será escalonada y progresiva (no comenzarán todos los chicos al mismo tiempo) y con asistencia alternada (entre clases virtuales y presenciales). No empezarán las clases en escuelas que no estén en condiciones sanitarias. Para ello enviará fondos (se informa por separado) para reparar locales y comprar insumos de higiene y seguridad. Esto se sumará a las inversiones que deberá hacer cada provincia, dijo Trotta. Aclaró que con el dinero de la Nación no se harán grandes obras de infraestructura, sino sólo las urgentes para garantizar el inicio seguro de clases.


Reparto de fondos

La distribución de los $ 2.300 millones estará directamente vinculada con las necesidades de cada provincia, pero también con la situación de vulnerabilidad de la población y con la cantidad de escuelas, contestó Matías Novoa Haidar, jefe de Gabinete del ministerio, ante la pregunta de nuestro diario sobre los criterios del reparto de los fondos entre las 24 jurisdicciones. “El criterio general es en función del tamaño del sistema educativo, de los niveles de vulnerabilidad. En algunos casos se utiliza la AUH (Asignación Universal por Hijo), en otros el relevamiento anual, o las NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas), hay una serie de fuentes que definen este tema de la distribución. En particular para el retorno a las aulas la priorización es en función de la necesidad: qué se necesita para cumplir el protocolo y para que los establecimientos estén en condiciones”, remarcó. Aclaró que es un apoyo adicional al que hacen las provincias.


Ayuda en tecnología

Ante el problema de conectividad y falta de dispositivos por parte de muchos docentes y estudiantes adelantó que hay tres proyectos en curso: “ya están empezando a llegar a las provincias por Correo Argentino las computadoras para los estudiantes secundarios”. Para ayudar a los docentes a adquirir computadoras a menor precio adelantó que el jueves va a presentar en Banco Nación una línea de crédito para subsidiar una tasa a partir de un aporte nacional de $ 50 millones. Eso permitirá dar créditos por casi $ 2.000 millones para la compra de computadoras con 20% de descuento para los docentes. Será una tasa subsidiada a 36 meses. En tercer lugar ampliará el plan Juana Manso para extender la gratuidad de la navegación más allá del portal Seguimos Educando.

Comentarios