Cartas de lectores

13 Jul 2020
1

RAÚL SERRANO

Quizás sea conveniente hablar de una gran personalidad como la del maestro Raúl Serrano. Muchos se preguntarán quién es. Quiero expresar que este ilustre y humilde escritor es creador de un método que se utiliza en los estudios y universidades que forman actores de teatro y cine; adaptó con criterio pedagógico un sistema que es reconocido en el mundo como una alternativa de componer personajes, y es tucumano. “Rudy” Serrano merece un reconocimiento de la provincia; que se honre a un tucumano que es elogiado en el mundo del espectáculo, que va a cumplir 88 años. Le debemos agradecer su sabiduría y su talento.

Carlos Rubén Ávila
r

[email protected]

DELITOS IGNORADOS

Atento a la publicación sobre la guía práctica para denunciar delitos rurales, debo solicitar, por el bien común poblacional, no dejar de lado, y como delito grave, la quema de campos, así sea, no intencional, por los riesgos que contempla a comunidades vecinas, rutas provinciales y nacionales; y por consecuencias colaterales como accidentes de tránsito, más aquellas personas con problemas de salud, incluso menores e infantes. En todo el mapa de la provincia, tenemos irresponsables en actividades incendiarias, en campos o por otros intereses, en perjuicios de los habitantes del lugar o en tránsito. Solicito al presidente de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, y demás actores, tener en cuenta mi humilde opinión.

Oscar Humberto Gómez 


[email protected]

CACEROLAZO

Disiento totalmente de la carta “Cacerolazo” del lector Oscar Beltrán (11/07). A mí no me manda ningún partido político, ni macrista ni kirchnerista, para escribir mi misiva; escribo como argentino que soy y siento tristeza de que un día tan importante fue apañado por el odio de la famosa “grieta” que cada vez más se agiganta en nuestra sociedad . Si ponemos en la balanza las cosas, su líder utilizó actos patrios para hacer campaña proselitista años atrás mientras la provincia de Tucumán estaba sometida a una sedición policial que permitió una ola de saqueos y muerte, mientras bailaba el “bombón asesino”. Esto de la “infectidura” es otro invento del partido opositor porque sin cuarentena y todos los que violaron haciendo fiestas hoy la República tendría miles de muertos como Brasil, Estados Unidos, China , Chile y varios estados más. Aristóteles define a la libertad como la capacidad que tiene la persona libremente y de manera racional frente a varias opciones ofrecidas incluso la facultad de actuar según la decisión que haya tomado. Una explicación que no merece otra que admirar. En otro lado del planeta hablaba la verdadera líder de la política mundial, la Canciller Angela Merkel a la cual escuche con mucha atención lo que dijo “La pandemia no puede ser combatida con mentiras; el populismo está mostrando sus límites, odios y disturbios” y fue aplaudida por todos los miembros de la Unión Europea. Sr Beltrán, ¿Usted sabe lo que es decir que Cristina llegó nuevamente al podio de la política? ¿Cuál es ese lugar privilegiado que tiene su líder? Fanatismo no, su carta carece de sentido común de un patriota que sabe aceptar lo bueno y malo, y las opiniones distintas, así como nuestro gran libertador Gral. José de San Martín logró la Libertad de Sudamérica con todos sus compatriotas (criollos, mulatos y mestizos) y héroes de los países vecinos como O’Higgins, Arenales y Bolívar, que también buscaban como él, el fin de la tiranía realista española. Busquemos la Patria en héroes, no en gente que sembró malicia en nuestra Nación. Viva La Patria.

Fernando Esteban Saade


[email protected]

“INCORREGIBLES”

En ese espacio de la edición del 10/07, bajo el título “Incorregibles”(de Ricardo A. Rearte) se refleja un texto en el que el autor, so pretexto de defender a un “conocido” periodista al que alude elípticamente, y al que yo develo en la presente con nombre y apellido: Luis Majul, con el solapado argumento de que el mismo fue violentado por el Gobierno nacional en su condición de “periodista independiente”, calificación que a todas luces suena a risueño por la desfachatez con la que la emite, toda vez que el susodicho periodista es la máxima expresión del más recalcitrante macrismo. Y continuando con sus consideraciones impregnadas de manifiesta subjetividad, el intelectualizado lector exterioriza una opinión coincidente, diríamos avalando la teoría infame de algún sector del Pro y aliados, cuando días pasados a través de un comunicado catalogaron el crimen del ex secretario de la ex presidenta de la nación Sra. Cristina Fernández, ocurrido en la provincia de Santa Cruz, como un hecho de “extrema gravedad institucional”, con el cual disintieron importantes dirigentes de la misma fuerza política, por cuanto está irrefutablemente demostrado que se trata de un delito común, conforme así lo dan cuenta los elementos facticos y jurídicos reunidos en la causa. Continúa el lector en cuestión con sus apreciaciones indudablemente direccionadas en contra del movimiento nacional justicialista, peyorativamente parafreseando a su inspirador, “el gran Borges”, obviamente de su misma raíz ideológica: un exacerbado gorilismo, tilda a los peronistas de incorregibles. Ahora bien, veo oportuno recrearle al lector de citas, que no se puede discutir que los “incorregibles” tuvieron y tienen seguramente muchos errores, pero también es cierto que en el balance que depara la historia, son invariablemente muchas más las virtudes que dejaron traslucir, pues la única verdad es la realidad. Los “incorregibles” transformaron el país, dignificando a la inmensa mayoría del pueblo constituida por la masa trabajadora e importantes sectores de la clase media, privilegiando la salud y educación pública, sembrando todo el territorio nacional de establecimientos educativos y hospitalarios de excelencia, permitiendo el acceso a la universidad a los hijos de obreros, lo que era impensado antes. Se cambió el status de país granja en uno industrializado; grandes conquistas laborales y sociales a las grandes mayorías siempre postergadas, jubilación a las amas de casa; el sufragio femenino, etc. Por contraste de los “incorregibles”, los “pulcros” del gobierno anterior de la simpatía del lector, expresado por el líder por todos conocido y el “mejor gabinete de los últimos 50 años”: los Caputo, Calacaterra, Dudjove, Prat Gay, etcétera, nos dejaron el 10 de diciembre pasado un país devastado por la pobreza, la inflación del 55% anual, tremendos índices de desempleo, una deuda externa tomada en los dos últimos años de miles de millones de dólares para financiar la fuga de capitales de aquellos y sus amigos, y todo ello sin coronavirus.

Hugo Daniel Cisneros 

Salado
[email protected]

PARALELISMO MORAL

Al cumplirse 200 años de la muerte del general Manuel Belgrano, LA GACETA homenajeó con sendos y sucesivos artículos su gigantesca figura y su férrea estructura moral e infinita honradez. A la inmensa gesta patriótica del creador de la Bandera le suceden a nuestro pasado histórico una pléyade de hombres públicos prominentes y probos que enriquecen nuestro acervo histórico. Uno de ellos nació en Rosario de Santa Fe el 1° de agosto de 1875 y se llamaba Elpidio González. Finalizados los estudios primarios y secundarios, se radicó en Córdoba con su madre, donde cursó estudios universitarios de Derecho, pero abandonó bien avanzada la carrera para graduarse de abogado años más tarde en la universidad de La Plata. Radical de pura cepa, gozaba de la confianza y la intimidad del grupo allegado a Hipólito Yrigoyen. En 1905 participó en la Revolución Radical, comandando un pelotón revolucionario y fue detenido. En 1912 fue elegido diputado nacional por Córdoba. Elegido Yrigoyen como presidente de la Nación (1916-1922), se desempeñó como ministro de Guerra y posteriormente asumió como jefe de Policía de la ciudad de Buenos Aires. Pero su relevancia política y partidaria le llegó cuando fue designado como candidato a vicepresidente acompañando en la fórmula presidencial a Marcelo T. de Alvear (1922-1928). Durante la segunda presidencia de Yrigoyen (1928-1930) fue ministro del Interior hasta el golpe militar del 6 de septiembre de 1930, que lo encarceló durante dos años. Su extensa y ascética vocación política lo sumió en la pobreza, teniendo que ganarse la vida como vendedor ambulante de anilinas y betún de una famosa marca en las calles de Buenos Aires. En 1938 rechazó la concesión de una pensión vitalicia concedida por parte del gobierno de Roberto M. Ortiz, con una conceptuosa misiva. Falleció en Buenos Aires el 18 de octubre de 1951 a la edad de 76 años. Casi un poco más de medio siglo antes, en la Inglaterra de mediados del siglo XIX en plena era victoriana, un niño de 9 años llamado Charles Dickens abandonaba los estudios debido a que su padre era encarcelado a causa de deudas. Alojado en un hogar refugio consiguió trabajo en una vetusta y fantasmagórica fábrica de tintas y betún a orillas del Támesis, reflejando esa etapa en la novela David Copperfield, considerada autobiográfica. Las vivencias emparentadas con el destino nos conceden y proporcionan innumerables analogías: ésta es una de ellas.

Alfonso Giacobbe


24 de Septiembre 290


San Miguel de Tucumán

TIPO DE CAMBIO

Se llama tipo de cambio al precio de la moneda de un país en relación con otra. Los tipos de cambio pueden ser fijos o flexibles. Históricamente, el sistema más famoso de tipo de cambio fijo fue el patrón oro. A fines de la década de 1850 se determinó que una onza de oro costaba 20 dólares y 4 libras esterlinas, lo que daba como resultado un tipo de cambio de cinco dólares por libra. Un tipo de cambio es flexible o flotante cuando dos países acuerdan dejar que las fuerzas del mercado internacional determinen la tasa mediante la oferta y la demanda. La tasa fluctuará con las exportaciones e importaciones de un país. En la actualidad, la mayor parte del comercio mundial opera con tipos de cambio flexibles que fluctúan dentro de límites relativamente fijos.

Luis Salvador Gallucci


[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios