El proyecto de la ancha “Avenida del Centenario” - LA GACETA Tucumán

El proyecto de la ancha “Avenida del Centenario”

En la publicación, el diario da cuenta de un proyecto distinto que el que impulsaba desde su fundación.

12 Jul 2020
1

CROQUIS.La página 23 incluyó “el mapa” del proyecto de Virgilio Belzoni.

“Poco después de su aparición, lanzó LA GACETA el pensamiento de la apertura de una gran avenida de norte a sur, titulada ‘del Centenario’, como el homenaje mejor de Tucumán a los próceres de 1816 y como la obra edilicia de mayor trascendencia que reclama nuestro municipio. Figuran en nuestra colección los artículos que publicamos a ese respecto, en los que demostrábamos que no se trataba de una utopía, ni mucho menos”. Con este énfasis comienza el artículo principal de la página 23 de la edición de nuestro diario del 9 de julio de 1916. Se insiste con la pertinencia de crear un amplio corredor que una la plaza Independencia con la plaza Umberto I. Se trata de la actual plaza Hipólito Yrigoyen. Pero entonces, el líder radical ni siquiera había asumido su primera presidencia: lo haría el 12 de octubre de ese año.

“Demás está decir que la iniciativa no prosperó de inmediato”, admitía la publicación. “Pero Tucumán tendrá algún día su gran avenida de norte a sur. Estamos convencidos de ellos”, confiaba.

En la publicación, el diario da cuenta de un proyecto distinto que el que impulsaba desde su fundación. Era “una obra análoga”, de “menos vastas proporciones”, que había sido “concebido y estudiado minuciosamente por un espíritu emprendedor y por una inteligencia consagrada a trabajos de esa naturaleza, por razones profesionales: el ingeniero Virgilio Belzoni”. La nota brinda un detalle “de las únicas expropiaciones que sería preciso realizar para abrir una avenida de cuatro cuadras de largo por 30 metros de ancho, desde la plaza Independencia hasta la Umberto I, sobre la cual se levantaría el palacio de Justicia, magno edificio también proyectado por el señor Belzoni”.

En la primera cuadra, entre 24 de Septiembre y Crisóstomo Álvarez, había que expropiar partes de propiedades a las familias Coll, Heller, Carrier, López, Hileret, Soldati, Frías Silva, Mixiens y Courel. En la segunda, a Aráoz, Zavaleta, Viaña, Leston, Campero, Méndez, Álvarez y Pérez. En la tercera, a Zavalía, Torres, Martínez, Ayala, Peña, García, Lizárraga, Mendoza, Molina, Pondal, Sandoval, Giménez, Liberani, Grandjean y Viejobueno. Y en la última cuadra, a Alderetes, Torres, Gómez, Olivar, García, Robles, Bourguignon, Uttinger, Helguera, Murga, Delgado, Del Corro, Macías, Figueroa, Alberdi, Zavalía, Sánchez, Cano y Belzoni.

“Belzoni estudió el asunto e todas sus faces, inclusive la financiera, que ha sido considerada la más escabrosa por los muchos escépticos que entre nosotros acogen con piadosa sonrisa cuanto sale de la rutina habitual”, concluía el texto.

La fiesta se inició con 101 cañonazos a la madrugada

El 10 de julio de 1916, es decir, la jornada siguiente a la celebración del Centenario de la Independencia, cayó lunes y ese día no se publicaba LA GACETA en aquel entonces. La edición siguiente fue la del martes 11, en la cual se daba cuenta de los principales actos. La jornada arrancó temprano: en la plaza Alberdi, el Regimiento II de Montaña efectuó 101 disparos de cañones a las 6 de la mañana, “en conmemoración de la independencia”. A la misma hora, el Regimiento de la V División del Ejército y el Cuerpo de Bomberos de la provincia recorrían las calles “ejecutando alegres dianas”.

El tedeum fue oficiado a las 11 por monseñor Bernabé Piedrabuena en la Catedral. Luego de “la oración patriótica”, la “comitiva oficial” se dirigió a la Casa Histórica. Allí brindaron discursos el gobernador, Ernesto E. Padilla; el ministro de Instrucción Pública de la Nación, Carlos Saavedra Lamas; y el diputado nacional Julio Costa, en representación del gobierno de Buenos Aires.

El diario, luego, da cuenta del regreso de las delegaciones oficiales de otras provincias en trenes especiales que salieron ese día y la noche anterior.

Comentarios