“La reestructuración parece más cerca”, analiza Ecolatina

La consultora comparó las sucesivas ofertas que realizó el Gobierno argentino hacia los bonistas y sostuvo que “las partes se vienen acercando”, aunque un acuerdo exitoso aún no está garantizado.

11 Jul 2020
1

SIGUEN LAS CONVERSACIONES. Guzmán deberá convencer a los sectores más duro de los acreedores. reuters

¿La cuarta será la vencida? Ese es el título de de un informe de la consultora Ecolatina que analiza las sucesivas ofertas que realizó el Gobierno argentino para los bonistas en busca de una solución al conflicto de la deuda. “En la última semana, el Ministerio de Economía oficializó la enmienda de la oferta presentada ante la SEC el pasado 22 de abril y la reestructuración parece más cerca”, augura la firma dirigida por Lorenzo Sigaut Gravina. Sin embargo también advirtió que existe una gran posibilidad de que “se avance en canjes parciales”.

En los más de dos meses que se sucedieron desde aquel abril, la Argentina realizó otras dos ofertas en las que “fue cediendo ante los reclamos más importantes planteados por los bonistas”. “Aunque, vale decir, estos últimos también hicieron lo propio”, considera la consultora.

Luego, realizaron una comparación entre la primera y la última propuesta. Las diferencias económicas más relevantes -enumeran- son la reducción del período de gracia, el aumento de los cupones, la relajación de la quita de capital, el adelanto de la amortización y madurez de los bonos y el reconocimiento de los intereses corridos.

El análisis también ve algunos cambios legales “más beneficiosos” para los acreedores. “El principal es que le mantienen las condiciones contractuales de los bonos originales (las famosas CACs), un reclamo que los tenedores de los bonos indenture 2005 hicieron presente desde el inicio”, consignan los especialistas. Asimismo, explican que existe un umbral de participación mínima para que el canje se efectivice, limitando el uso de la reasignación para implementar una estrategia “pacman”. Ecolatina menciona como último cambio amigable la opción que se le da a los tenedores de títulos en euros y francos suizos de optar por recibir un nuevo bono en dólares.

Asimismo, destacan otras dos características que podrían incentivar un mayor grado de participación. En primer lugar, el hecho de que reconozcan intereses corridos hasta septiembre en vez de hasta abril si se ingresa al canje de forma voluntaria. “En términos de Valor Presente Neto (VPN), implica una ganancia de U$S 1,1 cada U$S 100 de valor nominal”, cuantifican. Y continúan: “en segundo lugar, a los tenedores de los bonos Globales que no decidan ingresar al canje pero que hayan sido arrastrados, se les entregará el bono más largo, cuyo vencimiento es en 2046”.

En lo que respecta a la valuación de la oferta, siempre descontado a una exit yield del 10%, el VPN de los bonos es de U$S 53,5 si se considera el escenario de canje voluntario de los bonos, con intereses hasta el 4 de septiembre, indican los analistas. Comparado con la oferta de abril, la mejora en términos de VPN es de 35%, o de U$S 13,5 (en el medio hubo dos ofertas que no prosperaron con valores de U$S 47 y U$S 51 más un cupón atado a las exportaciones).

“Lógicamente, la contracara de ir cediendo en términos económicos supone un menor alivio en los desembolsos futuros. En este sentido, mientras que la primera oferta implicaba pagos por apenas U$S 330 millones hasta 2023, en la actual esos vencimientos ascienden a U$S 2.180 millones”, cotejan.

Ecolatina cree que las modificaciones no ponen en jaque la capacidad de pago del país. “La gran incógnita recae sobre el nivel de aceptación que recibirá la actual propuesta”, sopesan. “En suma, si bien un acuerdo exitoso no está garantizado, las partes se vienen acercando. Si el Gobierno no mejora la propuesta, lo más probable es que avance en canjes parciales. No obstante, también podría flexibilizar su postura para lograr un canje total de su deuda ley extranjera. En este caso, lograría cerrar la reestructuración, aunque a riesgo de cruzar el umbral de sostenibilidad”, cierran los consultores.


Reacción en el mercado

Subas en ADR y baja en el riesgo país
Las acciones argentinas en Nueva York volvieron a reflejar ayer el clima en torno a la negociación de la deuda con los acreedores privados y, tras confirmarse la continuidad de las conversaciones entre los fondos más “duros” y el Gobierno argentino, avanzaron por encima del 8%.  En la plaza local no hubo operaciones debido al feriado puente turístico. El impulso externo en el último día de la semana llegó de la mano de las acciones del sector financiero, donde el Grupo Financiero Galicia trepó 8,1%; Banco Francés lo hizo en 6,1%, Banco Macro 5,6% y Banco Supervielle ganó 5,4%.
Además de las subas en los ADR, los bonos en dólares cotizaron con alzas de cerca de 1,5% promedio. De esta forma el Riesgo País cedió 1,3% y se instaló en los 2.318 puntos básicos.

Comentarios