El capitalismo se degradó, dijo el Presidente

Alberto Fernández habló de los efectos de la pandemia. Tanoira, a su vez, indicó que las empresas sacarán adelante al país; pidió más unión entre los argentinos y no agitar viejas disputas.

08 Jul 2020
1

PARTICIPACIÓN VIRTUAL. Alberto Fernández cerró el XXIII Encuentro Anual organizado por ACDE.

El presidente Alberto Fernández sostuvo ayer que “no hay una opción al capitalismo”, pero consideró que ese sistema “se degradó y llegó la hora de ponerlo en su verdadera dimensión” tras la pandemia de coronavirus. El Presidente participó a través de una videoconferencia en el cierre del XXIII Encuentro Anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) “Emprender: co-crear para reconstruir”, ocasión en la que ponderó la figura del creador de la entidad, el empresario cristiano Enrique Shaw, que está en camino a ser beatificado.

“El capitalismo debe revisar esas cosas porque cuando empezó a tener más importancia el gerente financiero que el de producción, (el sistema) empezó a ser menos noble y más débil”, consideró el jefe de Estado tras destacar que “los grandes países fueron los que desarrollaron industrias”. Fernández evaluó que, en ese área, “esos son los desafíos que tenemos pendientes porque hace cuatro años que la ciencia y la tecnología está abandonada en la Argentina”.

“Si le damos mínimos impulsos a los científicos, son capaces de producir, por ejemplo, un test para detectar coronavirus que nos permite saber si alguien se infecta en una hora y media, cuando el sistema demanda seis u ocho horas”, indicó. Sobre el tema, el Presidente resaltó que “eso se logró con el esfuerzo de los científicos argentinos y fueron nuestros científicos los que le dijeron al mundo que había varias cepas de coronavirus”.

“Nos tocó vivir un tiempo único, que, por cotidiano, podemos perder dimensión de su gravedad: un mundo en el que la pandemia no cede”, reseñó el mandatario al mencionar también que remitió hoy “una nota deseándole una pronta recuperación al presidente de Brasil”, Jair Bolsonaro, infectado de coronavirus. Fernández reflexionó en torno a la pandemia, sobre la que se piensa que “las cosas empiezan a superarse” pero “de repente, todo vuelve” y se hace “muy difícil proyectar el futuro”, aunque destacó que pese a ello hay “bastantes certezas del futuro del mundo: va a cambiar”.

Los mandatarios del mundo ahora “estamos preocupados por leer listas de infectados y de muertos que ocurren en los países y dejamos de ver lo que le pasa a la economía y a las bolsas” de comercio, destacó.

“Los valores de los Estados cayeron enormemente y las empresas cayeron en crisis terminales, que obligó a los Estados a intervenir para mantenerlas en pie. “La economía se volvió muy frágil y el secreto es ver cómo afrontamos el tiempo que se viene: habrá que analizar nuevamente el capitalismo”, evaluó el mandatario, tras afirmar que percibe en “los líderes del mundo una primer reacción de encerrarse en sus economías y promover el consumo interno”.

“Hay como una revisión en todo el mundo sobre el encierro de las economías, como una vuelta atrás del libre comercio que la globalización proponía; es un dilema que tenemos y no tenemos certezas”, añadió. Por último, el jefe de Estado sostuvo que el país “debe industrializarse al máximo” y remarcó la necesidad de “potenciar la producción argentina y favorecer la industria, así como el desarrollo tecnológico del campo, donde somos líderes en el mundo”.


Los tres ejes

El encuentro empresarial contó con la bendición del papa Francisco. Al cierre de la jornada, el presidente de ACDE, Gonzalo Tanoira reconoció que lo que viene (tras la pandemia) no será nada fácil. En su mensaje, remarcó tres aspectos esenciales que ACDE toma en cuenta en la actualidad, como hoja de ruta hacia el futuro:

• “Las empresas, con libertad de iniciativa, deben ser los vehículos principales para la prosperidad de la sociedad y desarrollo personal para todos los trabajadrfes. Los empresarios somos una parte importante de la solución del país. Las empresas privadas sacarán al país adelante, generando riqueza y trabajo digno para todos los argentinos”.

• “El Estado por su parte, así como evitó un efecto mayor para la pandemia, llevó ayuda y alivio a la población vulnerable y a las empresas con dificultades. Y ahora debe esforzarse en contruir rápidamente un marco de estabilidad que posibilite el afianzamiento del comercio y la industria, el despliegue de los servicios y las profesiones y ayude al sector privado a conseguir inversiones y modernizar su tecnología”.

• “Esto no se podrá lograr sin espíritu de unión y con confianza entre todos los argentinos. Estar unidos en el largo camino que nos espera. De nada sirve mirar al pasado y agitar viejas disputas. Hoy la realidad nos exige un espíritu de superación, con la mirada puesta en el futuro”.


Inauguración
“Los gestos de solidaridad fraterna”

“Estamos ante un momento muy difícil, pero también ante una oportunidad para reconocernos corresponsables para construir una sociedad equitativa y fraterna y desde la Iglesia queremos animar a los empresarios a hacer más visibles los gestos de solidaridad fraterna con sentido evangélico”, planteó el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Monseñor Jorge Lugones, al inaugurar el XXIII Encuentro Anual de ACDE. La bienvenida a los más de 2000 inscriptos estuvo a cargo de Silvia Torres Carbonell, directora del Centro de Entrepreneurship del IAE, en su carácter de presidenta del Encuentro Anual.

Comentarios