La Federación Colombiana de Fútbol fue multada por U$S 4.6 millones

La sanción de la Superintendencia de Industria y Comercio de ese país fue por la reventa de entradas en las últimas Eliminatorias Sudamericanas.

06 Jul 2020
1

A Luis Bedoya (foto), expresidente de la FCF, el FBI le descubrió cuentas secretas. (ARCHIVO)

La Federación Colombiana de Fútbol (FCF) y sus  principales dirigentes fueron sancionados el lunes con multas por U$S 4,6 millones por planear y ejecutar una desviación y reventa de  entradas para los partidos de la selección como local en la eliminatoria  Sudamericana al Mundial 2018.

Con  las sanciones de la Superintendencia de Industria y Comercio, el organismo encargado de la protección de los derechos del consumidor y de promover la libre competencia empresarial, concluyó una investigación de más de dos años en la que también fueron multados los integrantes de una empresa comercializadora de eventos.

La  investigación determinó que la FCF entregó un contrato para la venta de  la boletería a la empresa Ticket Ya en forma irregular en un proceso  que limitó la libre competencia para otras firmas.

"Como  consecuencia del acuerdo anticompetitivo, Ticket Ya ejecutó la reventa  de la boletería a precios muy superiores a los establecidos por la FCF",  dijo la Superintendencia de Industria y Comercio en un comunicado.

A modo de ejemplo, en el partido de  Colombia contra Brasil, considerado como la joya de la corona, un boleto  con un valor establecido de 60.000 pesos (16,4 dólares), se vendió, por  lo menos, en 270.000 pesos (74 dólares), lo que representó un aumento  de un 350% para el consumidor.

Entre  los multados se encuentra el actual presidente de la FCF, Ramón Jesurún; el vicepresidente Álvaro González y los vocales Claudio Cogollo  y Enrique Arce.

También figura el expresidente de la federación, Luis  Bedoya, quien se entregó a las autoridades de Estados Unidos y se declaró culpable por actos de soborno y corrupción al interior de la  FIFA.

Las investigaciones de la  Superintendencia de Industria y Comercio establecieron que la desviación  de más de 42.000 entradas con fines de reventa para ocho de los nueve  partidos que la selección colombiana disputó como local en Barranquilla,  generaron una utilidad de más de 3,5 millones de dólares.

El  superintendente Andrés Barreto dijo que la decisión administrativa, en  la que una empresa que intervino como delatora de la actividad ilegal, es independiente a una investigación que realiza la Fiscalía General de  la Nación y que podría concluir con cargos criminales.

Para  la Superintendencia de Industria y Comercio se conformó un cartel para  revender las localidades de la eliminatoria 2018 que generaron unos  precios excesivamente altos a través de la reventa en perjuicio del  consumidor y de los hinchas.

Mientras  Barreto daba a conocer la sanción en una conferencia de prensa virtual,  la FCF dijo en un comunicado que no había sido notificada de la  decisión y denunció anomalías en el proceso, como la falta de pruebas. (Reuters)

Comentarios