Revelan datos del tráfico de drogas en Villa Urquiza - LA GACETA Tucumán

Revelan datos del tráfico de drogas en Villa Urquiza

Se complica la situación de un guardiacárcel. La mujer dijo que le daba el dinero de la venta de sustancia al acusado. Implicó a otros hombres del servicio penitenciario.

17 Jun 2020 Por Gustavo Rodríguez
2

EN PLENO INTERROGATORIO. El fiscal federal Pablo Camuña interroga por teléfono a la testigo de identidad reservada durante la audiencia de ayer.

El juicio oral contra el guardiacárcel acusado de ingresar droga para comercializar entre los internos del penal se transformó en una especie de vidriera sobre el sistema de tráfico de sustancias en el penal de Villa Urquiza.

Una testigo con identidad reservada detalló de todo. Desde cómo ingresaba la droga, pasando por quiénes eran los que llevaban adelante el negocio; continuando por quiénes la vendían hasta por cómo se entregaba el dinero producto de la venta. También vinculó el caso con la supuesta interna que había entre el personal del Servicio Penitenciario por el dominio de la actividad. También aportó información de una denuncia que terminó en un homicidio ocurrido cuatro meses después.

El 21 de julio de 2017, Antonio Walter Vallejo llegó a la cárcel en su Audi A3 negro. Sacó un bolso de mano de color celeste e intentó ingresar a su puesto de trabajo. Sus compañeros lo requisaron y encontraron que llevaba oculto en un paquete de yerba mate más de 450 gramos de marihuana; algo más de 50 gramos de cocaína y más de 900 pastillas de psicofármacos. También descubrieron que pretendía hacer entrar bebidas alcohólicas disimuladas en botellas de gaseosas y cuatro celulares. Fue procesado y actualmente se encuentra detenido en el penal federal de Pinto, Santiago del Estero.

Ayer, en la segunda jornada del juicio, se escuchó la declaración de la testigo llamada “Lucía”, quien dejó con la boca abierta a todos los presentes. Se trata de una mujer que forma parte del entorno de Sebastián Medina, el interno que fue asesinado en el penal en noviembre de 2017 por haber denunciado la venta de drogas en el penal.

“Él le vendía las drogas que le entregaba Vallejo, que la hacía entrar él mismo. Lo sé porque yo le entregaba el dinero de la venta”, fueron algunas de las primeras oraciones que salieron de la boca de la testigo. “Me acuerdo que lo hacía en una estación de servicio que está ubicada a la vuelta del penal”, indicó.

La mujer fue interrogada por el fiscal federal Pablo Camuña y los defensores del imputado, Vanesa Lucero y Alfredo Bertini, a través de una llamada de celular cuyo diálogo fue amplificado por micrófono. “Medina fue quien avisó que Vallejo estaba por ingresar drogas. Lo hizo porque estaba cansado de sus malos tratos. Cada dos semanas le entregaba entre $15.000 y $20.000 que él le vendía y me daba entre $1.500 y $2.000. Me explicaba que no me entregaba más porque le descontaba todo lo que él consumía”, declaró.

“Lucía” también habló sobre la participación de otros guardiacárceles y funcionarios del servicio penitenciario. Walter Pato, José Cisterna, Juan Argañaraz y Claudio González, según sus palabras, también estaban involucrados en la venta de drogas. La mayoría de ellos fueron imputados en la causa que investiga la fiscala Adriana Giannoni por el crimen de Medina y aparecen en el expediente que lleva adelante Camuña sobre el tráfico de sustancias dentro del penal. “A Pato le llevaba el dinero cerca de la estación de servicio que está en la rotonda del parque 9 de Julio”, denunció.

Otra de las partes más duras del relato fue cuando contó algunos detalles de cómo se produjo el homicidio de Medina. “Vallejo me hizo saber que se encargaría de él después de que fuera detenido. Y lamentablemente cumplió con su palabra”, explicó.

“Hasta el juez (Roberto) Guyot sabía lo que estaba pasando dentro del penal. El reo asesinado le mostró una bolsa con drogas que le habían entregado los guardias para que vendiera. Él después no hizo nada para que no lo mataran”, comentó.

“Lucía” dudó en un solo momento del duro interrogatorio. No pudo responder una pregunta que le hicieron los defensores del imputado: por qué Medina no había denunciado a Vallejo cuando decidió contar lo que estaba sucediendo en el penal.


Datos clave

1- La testigo de identidad reservada no sólo complicó al oficial Antonio Vallejo, sino que además implicó a varios miembros del servicio penitenciario.

2- Según la mujer, los guardiacárceles ingresaban la droga a los internos para que la comercializaran y les pagaba el 10% aproximadamente de la venta.

3- La testigo, que pertenece al entorno del reo que fue asesinado, dijo que también le entregó dinero al comisario Walter Pato, producto de la venta de droga.

4- En su declaración, “Lucía” reveló además que fue el reo asesinado quien avisó que Vallejo estaba por ingresar una importante cantidad de droga al penal.


La audiencia

Las baterías hicieron demorar todo

Esta vez el esfuerzo de conectar a todas las partes dio buenos resultados, pero siempre surgen algunos imponderables. Cuando la testigo estaba empezando a declarar, la computadora del juez Gabriel Casas, que presidía la audiencia, dijo basta por un problema del cargador. El magistrado tuvo que trasladarse hasta el tribunal para seguir con el debate, mientras sus compañeros Carlos Jiménez Montilla y Abelardo Basbús lo hicieron desde sus domicilios. Solucionado ese inconveniente, el representante legal de “Lucía” pidió unos minutos para recargar el celular por el que contestaba las preguntas, puesto que se estaba quedando sin batería.

Comentarios