Manzur: “estamos haciendo un esfuerzo fiscal enorme”

El gobernador defendió a “la institución policial”, pero admitió que en la fuerza pueden haber “manzanas podridas”.

05 Jun 2020 Por Marcelo Aguaysol
1

VIDEOCONFERENCIA. Desde su despacho, el gobernador debate con sus pares y el presidente.

Juan Manzur se sienta frente a su notebook. El gobernador sigue de cerca la videoconferencia con el presidente Alberto Fernández. Agradece por los aportes financieros recibidos desde la Casa Rosada, que no sólo le permitirán pagar los sueldos, sino también encarar obras. Tras su intervención, habla con LA GACETA. Afirma que habrá más flexibilidad en la cuarentena si es que la curva de contagios no crece. Marca su preocupación por el déficit fiscal y reafianza el esfuerzo que hace el Gobierno para mantener los sueldos al día. Sin embargo, pone un signo de interrogantes a los futuros aumentos. “Estamos viviendo una situación difícil”, indica. Frente a las críticas, el gobernador defiende a “la institución policial” y reconoce que puede haber manzanas podridas que la misma fuerza se encarga de identificar.

-¿La asistencia nacional, estimada en $ 6.000 millones para gastos corrientes, contribuye a reducir el déficit proyectado?

-Obviamente, estamos viviendo un proceso difícil producto de la pandemia, porque hemos paralizado la economía para cuidar la vida de nuestra gente. Pero estamos viviendo un momento que es igual para todas las provincias. La disminución varía entre el 9%, el 10% o el 11 % del presupuesto. Esto representa para Tucumán en el orden de los $ 18.000 millones. En el marco de este déficit, obviamente vamos gestionando con el Gobierno de la Nación ver de qué manera nos dan una mano y de qué manera nos pueden acompañar para ir cubriendo esta coyuntura hasta que la economía vuelva a funcionar y a ponerse de pie. Estos creo que son los desafíos. Pero el Presidente con Tucumán está cumpliendo todo lo que hablamos hasta ahora, tanto en esta cuestión financiera como en la obra pública, con la firma de convenios que prevén no sólo la inyección de más de $ 11.000 millones, sino la generación de mano de obra.

-¿La Provincia tiene previsto ayudar a la Capital con ese rojo de $ 1.700 millones?

-Acá lo que hay que entender es que hoy no hay banderías políticas ni diferencias políticas. Estamos en el medio de una situación inesperada. Obviamente todos los que vienen trabajando en forma muy coordinada con la Provincia son los municipios que están dentro del Pacto Social. Con ellos hay una relación fluida. Nosotros los venimos ayudando todo lo que podemos y en el marco de lo que podemos. Pero, bueno, yo también tengo que entender que soy el gobernador de todos los tucumanos y tengo que ayudar en lo que esté a mi alcance y con lo que pueda no a la persona, no al dirigente político, sino a los tucumanos. Ayer vinieron los representantes de los trabajadores del gremio que nuclea a la gente de la Capital, y me contaba Carolina Vargas Aignasse, nuestra ministra de Gobierno, sobre la angustia que tenían al no saber cómo va a seguir, qué es lo que va a pasar. En ese marco obviamente ahora nos vamos a sentar con nuestro equipo de trabajar para ver de qué manera podemos ayudar. Yo creo que hoy que dejar de lado las diferentes visiones que podemos tener respecto de determinada cuestión.

-Ya dijo él que se está encarrilando la relación…

-Es que es lógico. En el marco de una pandemia si hay algo que no podemos hacer es tener diferencias. Hoy todos tenemos que poner nuestro esfuerzo en cuidar a nuestra gente.

-¿Cuánto le va a dar?

-Es que no lo sé todavía. Yo voy a ayudar al municipio que concentra el 60% de la población. Hay que ver de qué manera, qué es lo que tengo, hasta dónde llego. Son montos grandes y obviamente vamos a ver cómo damos una mano y cómo acompañamos. La voluntad y la decisión política está. Pero así como a Concepción, que todos saben que no es de mi mismo signo político, le lleve una obra de $ 1.400 millones que empieza la semana que viene. Y yo se la gestioné para que salga y para que lleven adelante la obra. Y así lo estoy haciendo con todos los municipios y comunas de la Provincia.

-Van a resurgir planteos sobre incrementos salariales. ¿Se pueden atender en esta coyuntura?

-No, hoy eso no. Si todos sabemos que el sector privado ha pedido rebaja de sueldos. Pero ese es un tema para el que yo confío en que la dirigencia, en que los representantes de los trabajadores van a entender la situación que está viviendo la Argentina. Estamos haciendo un esfuerzo enorme para poder seguir, para que el Estado siga funcionando, para que el Gobierno siga funcionando. Hemos aumentado la capacidad de respuesta de la estructura de los hospitales. Estamos haciendo un esfuerzo enorme porque también hay que decir todo lo que ha caído la coparticipación, todo lo que ha caído la actividad, todo lo que ha caído el ingreso de la Provincia. La ministra Vargas Aignasse acaba de anunciar ahora que empezamos el pago del 80% del sueldo a partir del día viernes 5. Y lo queremos terminar la semana que viene. Ese es un esfuerzo enorme en plena caída de la actividad económica y en plena caída de los recursos. Entonces también yo confío en la racionalidad de todos, en que entiendan que hoy la situación es extremadamente crítica y vean de seguir el día a día. Hoy falta mucho tiempo para hablar, por ejemplo, del aguinaldo. Esto es día a día, semana a semana para ver cómo seguimos.

-¿Ya se han tomado las decisiones que había que tomar con relación a la Policía en el caso Espinoza?

-Es un caso muy doloroso, una tragedia realmente. Y obviamente, al estar involucrada la fuerza policial, esto nos duele y nos lastima mucho más. Que se entienda bien lo que voy a decir, porque lo digo con mucha prudencia, pero en una fuerza policial de más de 7.000 hombres y mujeres puede haber manzanas podridas. Ahora, yo lo que quiero rescatar es la institución policial. Actuó la institución policial y fueron los propios policías de nuestra Provincia de Tucumán los que detuvieron y pusieron presos y a disposición de la Justicia a estas manzanas podridas que había dentro de la Policía. Así que en eso yo creo que no se puede, primero, generalizar. Los hombres y mujeres que componen la fuerza policial son personas de bien, que tienen una sana vocación de servicio, que se han formado, que se han preparado y capacitado para cuidarnos. Hoy estos policías que hicieron cosas que no corresponden están todos presos y están todos puestos a disposición de la Justicia. Y la Justicia les tiene que caer con todo el peso de la ley a ellos si se comprueba lo que se sospecha. En el marco de sus actuaciones, la Justicia tiene que ir a fondo y roer hasta el hueso.

-¿Era necesaria la rotación en la conducción de la fuerza policial?

-Sí, por supuesto. Esto es dinámico y obviamente cuando pasa un hecho puntual en algún lugar, se toman todas las medidas. Y en este caso las tomó la propia fuerza, el propio ministro de Seguridad, que es un hombre que viene de una fuerza federal, un hombre con una conducta intachable de más de 35 años. El comandante Claudio Maley es un hombre respetado, un hombre que sabe del tema, y felizmente hoy él y la conducción de la Policía, en manos de los comisarios generales Bernacci y Gómez, se han puesto al frente para hacer todos los cambios que ellos consideren necesarios para que no vuelvan a ocurrir acciones como estas, en las que estas manzanas podridas de dentro de la Policía hacen cosas que no corresponden.

-Ayer murió un policía supuestamente en manos de menores. ¿Qué es lo que está pasando con la sociedad? ¿El aumento de la delincuencia es producto de la flexibilización de actividades?

-No, al contrario. Lo que se busca con la flexibilización es dinamizar la economía y que todos aquellos que tienen la posibilidad de realizar una actividad económica, de hacer un trabajo, puedan trabajar y llevar el sustento a su familia. Eso es lo que buscamos con la flexibilización. La delincuencia no es producto de la flexibilización. Son delincuentes, hay que llamarlos así. Son delincuentes que matan, que roban, que asesinan, que truncan vidas, que destruyen familias. Es una tragedia la que vivimos ayer con el asesinato de este hombre de la fuerza. Pero también es la propia Policía la que en principio habría identificado a algunos sospechosos, a algunos culpables, la que ya los detuvo. Y ya están puestos también a disposición de la Justicia. Lo que nosotros buscamos es que todos los hombres y mujeres de bien que están dentro de los grupos que pueden empezar a trabajar lo hagan para poder llevar el sustento a su familia. Los otros son delincuentes que no pueden estar en la sociedad y a los que les tiene que caer el peso de la ley. Tienen que ir a centros de detención donde tengan todo un proceso de rehabilitación. Pero no puede estar conviviendo en la sociedad gente que mata, roba o asesina.

Comentarios