Desbarataron una banda que simulaba allanamientos policiales para robar

Los miembros de la organización habían robado el sábado una camioneta y $ 100.000 en El Naranjito. Los investigadores han vinculado a esta organización con asaltos en el Gran San Miguel y en el interior.

04 Jun 2020 Por Luis Duarte
2

EL CASO. Durante los procedimientos hallaron la camioneta del cañero Alabarce, robada el sábado.

Los tres detenidos por el robo a la familia de El Naranjito formaban parte de una banda que, se presume, concretaba asaltos en el Gran San Miguel y otros puntos del interior de la provincia. La organización ingresaba a viviendas simulando allanamientos policiales, ya que sus integrantes llevaban puestos uniformes de la fuerza de seguridad y armamento, para sustraer vehículos y dinero, entre otros elementos de valor.

“Se trata de una banda considerada sumamente peligrosa con alto poder de fuego, a la que con estas medidas se busca desarticular completamente. Aún hay personas con órdenes de detención que se encuentran prófugas de la Justicia”, describió ayer Jorge Dib, director General de la Unidad de Investigaciones Criminales y Delitos Complejos de la Policía.

El sábado, al menos seis personas ingresaron a la vivienda de Oscar Alabarce, de 39 años, ubicada en las afueras de El Naranjito, un pueblo rural del departamento Cruz Alta. El hombre se preparaba para cenar, junto con su esposa y los cuatro hijos, cuando este grupo ingresó por la parte trasera de la propiedad. “Se nos presentaron por el pasillo. Algunos estaban vestidos como policías, otros no. Me voltearon y me ataron las manos y los pies. Quedé boca abajo. Entraron con mi hijo desde el asador; ya lo habían sujetado”, había relatado el cañero, tras el hecho.

OPERATIVOS. Secuestraron uniformes y otros elementos policiales.

Los atacantes no sólo ataron al dueño de la casa, sino también a los familiares. Al primero lo ubicaron en el living; mientras que la mujer y los chicos quedaron en un rincón de la cocina. Así estuvieron 10 minutos, tiempo que les sirvió a los desconocidos para revolver todo lo que encontraban en su camino, en busca de dinero o cualquier objeto. Al final, los encerraron hasta a una habitación. La banda se llevó $ 100.000, televisores, computadoras y celulares, entre otros elementos. Los desconocidos salieron realizando una seguidilla de disparos ante la llegada de un vehículo -en esos instantes llegaba el hermano de Alabarce-. Se subieron a dos autos y se llevaron la camioneta de Alabarce, que estaba estacionada en la propiedad. Sin embargo, en la huida uno de los delincuentes, de 21 años, fue abandonado y luego atrapado por los vecinos.

“Se trató de un hecho muy grave ocurrido hace pocos días y en el marco de la investigación se lograron importantes avances con detenciones y secuestros. Se están realizando diferentes medidas para avanzar en el esclarecimiento del hecho”, señaló Diego López Ávila, titular de la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos I, a cargo de la causa.

En las últimas 48 horas, los investigadores pudieron determinar algunos sitios utilizados o donde residían los miembros de la organización. Por ello, más de 100 agentes de distintas divisiones de la Policía, como la Brigada de Investigaciones Este u Homicidios, realizaron entre el martes a la noche y ayer a la madrugada unos nueve allanamientos en los barrios San Cayetano y Manantial Sur (capital) y en Estación Aráoz (Leales). Las medidas habían sido ordenadas por el juez de Instrucción II, Facundo Maggio, e impulsadas por el fiscal López Ávila.

Durante los procedimientos, dos personas, de 24 y 26 años, una de ellas apodada “Pachi”, fueron detenidas. Además, se secuestraron armas de fuego, uniformes policiales, celulares y la camioneta sustraída. Los pesquisas hallaron el rodado empantanado cerca de un camino rural, en las márgenes del Río Salí, trayecto que podría haber sido utilizado para movilizar vehículos robados en anteriores hechos, de acuerdo a las sospechas.

Temas

Inseguridad
Comentarios