El impulso de San Miguel no se detiene

El club de rugby que funciona en el 911, en La Bombilla, sigue adelante con su misión social.

CODO A CODO. Durante la cuarentena, los chicos del San Miguel Rugby Club participaron en diversas campañas solidarias para ayudar a familias necesitadas. credito xxxxxxxx CODO A CODO. Durante la cuarentena, los chicos del San Miguel Rugby Club participaron en diversas campañas solidarias para ayudar a familias necesitadas. credito xxxxxxxx
03 Junio 2020

Desde su nacimiento, hace ya más de dos años, San Miguel Rugby Club se acostumbró a remar con viento en contra. Por eso, las restricciones de la cuarentena habrán limitado sus posibilidades, pero para nada lograron detener su impulso. Todo es cuestión de pensar en cómo adaptarse a un nuevo contexto. “El 2020 llegó para hacernos reflexionar. Es un cambio de paradigma, que nos impone la tarea de repensar la vida desde las relaciones que establecemos con los demás. Este desafío de adaptarnos al nuevo panorama es complejo, pero a lo largo de este tiempo hemos aprendido mucho, y ese conocimiento nos sirve ahora. No nos hemos quedado quietos”, resalta Carolina Santilli, titular de la fundación Cultura para Todos, que lleva adelante el proyecto San Miguel Rugby Club.

A modo de repaso, San Miguel es un espacio de contención que tomó la forma de un club de rugby en las instalaciones del 911, en La Bombilla, desde donde persigue el objetivo de pacificar la conflictiva relación entre la fuerza policial y la comunidad (en especial los jóvenes) en dicha zona.

Aunque la actividad deportiva ha quedado suspendida desde que se decretó la cuarentena, San Miguel RC se ha mantenido activo a través de diversas campañas solidarias. “La palabra solidaridad se cargó de mayor contenido en esta pandemia. Por eso, la fundación generó varias acciones desde marzo, bajo el nombre de ‘Por los caminos de la solidaridad’, en barrios como La Bombilla y el Sifón, y también en lugares como Choromoro, Chuscha, Gonzalo, Las Tacanas, Hualinchay y Lara”, comenta Santilli. Especificamente en La Bombilla, su principal campo de acción, se repartieron alimentos entre los vecinos. “El Ministerio de Seguridad nos aportó módulos y además recibimos como donación por parte de la empresa Nu Skin un alimento muy nutritivo, llamado Vitameal, que si bien está pensando para el desarrollo de los niños, también pueden consumirlo los adultos”, agrega. Los propios chicos del club participaron en la entrega de los alimentos a las familias, muchas de las cuales están sin trabajo.

IDENTIDAD. En noviembre, los chicos estrenaron las camisetas de San Miguel. IDENTIDAD. En noviembre, los chicos estrenaron las camisetas de San Miguel.

La siguiente iniciativa del San Miguel es instalar una sala de computación dentro del club, que pretende seguir transformando la realidad circundante desde su espacio en el 911. “Queremos ofrecer diversas actividades para los chicos del barrio, no sólo deportivas. Y queremos que ese espacio esté abierto la mayor cantidad de horas posibles. Pensamos en que tengan un lugar tranquilo, donde puedan estudiar, tomar clases de apoyo, escuchar una charla o ver una película. Muchos chicos no cuentan con un espacio así para estudiar en su casa. De esa manera, creemos que se va a afianzar más el objetivo de este proyecto”, explica Leticia Osorez Ferreyra, integrante de la fundación.

La intención es que la sala cuente con computadoras y acceso a internet, una herramienta clave a la cual muchos de los 90 chicos que asisten a San Miguel RC no tienen acceso. “Saber utilizar dispositivos tecnológicos y el acceso a internet serán fundamentales para ellos no sólo para estudiar, sino también a la hora de buscar un trabajo. Por eso apelamos a la comunidad. Quienes puedan colaborar con nosotros, sea con mesas, sillas, computadoras de escritorio, todo será bienvenido”, destacó Leticia.

Comentarios