En cuarentena, telemedicina: una opción para dejar de fumar

Consumidores de tabaco corren más riesgo de síntomas graves en caso de contagiarse covid-19.

29 May 2020
1

PEDIR AYUDA. Sólo el 2% de los que quieren dejar de fumar lo logran solos.

El 11 de mayo, de la mano de covid-19, la OMS estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer la enfermedad, en comparación con los no fumadores, y un estudio realizado por la Asociación Argentina de Tabacología (ASAT) sobre hábitos de consumo durante el aislamiento social obligatorio (una encuesta anónima online de la que participaron 1.745 adultos de entre 18 y 90 años) detectó que el 71 % de los fumadores asegura querer dejar de fumar. Pero es vox populi que una cosa es querer y otra, poder. Y si pedir ayuda cuesta en tiempos “normales”, en los de aislamiento social se complica mucho más. Para estos casos -destaca la ASAT- la medicina a distancia aplicada al tratamiento de cesación tabáquica es una herramienta efectiva.

“Dejar de fumar es una buena decisión, siempre; y para que el proceso sea exitoso es recomendable la estrategia conjunta de consejería profesional de salud y terapia de reemplazo de nicotina”, señaló Raúl Espinosa, presidente de ASAT en un comunicado institucional.

“La cuarentena es a la vez motivadora y desmotivadora para dejar de fumar. Según los datos de la encuesta, a pesar de ese 71% que quiere dejar, el 59% cree que es imposible o no se propone dejarlo en estas circunstancias. Esto indica que mucha gente quiere, pero cree que no puede -señaló Julieta Cassone, psiquiatra y vicepresidenta de ASAT-. Es importante saber que los tratamiento se pueden hacer por telemedicina”. El 80% de los fumadores intentó dejar alguna vez y el 90% lo hizo solo, pero solo el 2% lo logra de esta manera”, apuntó Espinosa

La “telecesación”

Según el Indec, a fines de 2019 el 82,9% de la población tenía acceso a internet, lo que permite inferir que los pacientes tienen un cierto grado de alfabetización digital; eso -agregaron los especialistas- facilitaría mucho la implementación de este tipo de estrategias.

Aquí aparece el término “telecesación o teleintervención tabáquica” (aplicación de telemedicina a los tratamientos de cesación tabáquica), con la particularidad de que se puede utilizar más de un tipo de tecnología en esa estrategia, para lograr mayor eficacia a partir de la intervención y del seguimiento de pacientes.

Se pueden conjugar la Historia Clínica Electrónica (HCE) con videoconsultas y consejería en distintos formatos, lo que da mayor accesibilidad, clave en cuarentena, pero útil siempre para personas que viven alejadas de los centros de consulta.

Dónde buscar ayuda

ASAT cuenta con profesionales especializados que brindan tratamientos de “telecesación o teleintervención tabáquica” en forma telefónica y online. La asociación puso a disposición un link donde contactar especialistas (www.turnosmedicosonline.com/turnos/?page=1&dominio=2e0aca891f2a8aedf265edf533a6d9a8).

Y no olvides que dónde atiendan no es un problema: se trata, precisamente, de telemedicina

Temas

Coronavirus
Comentarios