El taekwondo enfrenta la cuarentena: la motivación se sostiene virtualmente

La Escuela Sudamericana de taekwondo ITF hizo disputar el primer torneo infantil virtual.

18 May 2020
2

SECUENCIA. Primero, la competencia; luego el veredicto y después, el anuncio.

Los deportistas siguen entrenando en casa, pero luego de casi dos meses de aislamiento social obligatorio, hay deseo de algo más. Es por eso que la Escuela Sudamericana de taekwondo ITF, dirigida por el Master Adolfo Villanueva, organizó el primer torneo infantil virtual. Así como los instructores aprovechan las plataformas virtuales para seguir practicando con sus alumnos, también se puede competir. Participaron 60 alumnos, y 50 de ellos llegaron al cuadro principal. La aplicación que se utilizó fue Zoom; por ella se difundieron los resultados con una prolija edición y montaje. La modalidad de competencia fue tul, que no implica el contacto del combate, sino la realización más eficiente de las formas técnicas.

La selección de los ganadores (se premió a los dos primeros en 25 categorías) estuvo a cargo de tres jueces. Se vieron las diferentes elecciones de espacios que los taekwondistas, cuya edad estuvo en el rango de 7 a 13 años, hicieron. El patio, el garaje, el living, algunos tuvieron de “testigo” a una hamaca en el jardín. Otros optaron por poner bloques de goma sobre el piso simulando con la mayor fidelidad posible el tatami de competencia. Algunos fueron más detallistas y colgaron la bandera argentina, como está en cada competencia. “Quisimos dar una respuesta a este tiempo en que los alumnos están sin actividad competitiva. Logramos motivarlos para que sigan en la actividad”, evaluó conforme Villanueva. En general, entre los instructores que forman parte de la Escuela Sudamericana, la sensación fue la misma. “Los chicos necesitan un entusiasmo para seguir practicando. Los exámenes para cambiar de cinto y los torneos, hacen que ellos entrenen por algo. Es difícil hacer taekwondo sino hay una meta”, especificó Mario Palomo.

SECUENCIA. Primero, la competencia; luego el veredicto y después, el anuncio.

Para Enrique Romero el torneo infantil llegó en un momento justo. “Fue muy productivo. Hay muchas malas noticias y los chicos están prácticamente encerrados. Es un alivio porque si se les pone un objetivo, como el de la competencia virtual, les mantiene la cabeza enfocada”, analizó el V Dan.

“Esta realidad nos abrió un nuevo enfoque. No creo que vaya a reemplazar a lo presencial, pero termina siendo un complemento excelente de correcciones técnicas que, a veces, se van perdiendo”, agregó Romero. Por su parte, a Marcelo Ruiz Huidobro el certamen virtual lo ayudó en la misma medida que a sus colegas para que los que recién están empezando, no disminuyan las ganas de seguir con el deporte. “Es algo que nos marcará por el resto de nuestras vidas. Lo bueno es que la adaptación fue rápida para algunos. Hay otros que esperan con ansias volver al dojan, pero es algo que todavía genera mucha incertidumbre”, reconoció el V Dan. “En este momento, todos nos tenemos que adaptar a la situación para que juntos podamos vencer al virus. Siempre cuidándose y teniendo la protección adecuada. El nuevo sistema llegó para quedarse por un tiempo prolongado y será este medio el que tendremos para alentar a nuestros alumnos a que se mantengan activos y no decaigan”, anticipó.

Comentarios