Desde marzo, Pablo Cerisola pasó por todo tipo de emociones

El jugador de voley volvió al país en vuelo de repatriación y cuenta la experiencia.

16 May 2020

“En la nota puso exactamente lo que estaba pensando”, reconoció Pablo Cerisola. Ya pasaron 14 días desde que regresó de unas vacaciones en el exterior. Como viene la mano, parece que todo marcha correctamente: se siente bien y no tiene síntomas relacionados con la covid-19. La referencia que hizo el jugador de voley está dirigida a la carta que su papá, Pablo, dirigió al presidente de la Nación, Alberto Fernández. Las vacaciones se volvieron duras ya que a su mamá, la ex jugadora de la Selección argentina, Carolina Schwab, a su hermana, Sofía, y a Pablo, el cierre de las fronteras les impidió el regreso que tenían programado para el 24 de marzo y se transformaron en tres de los miles de varados en el mundo con bandera “albiceleste”. “Las vacaciones estuvieron lindas hasta el momento en que nos dimos cuenta de que no podíamos volver. No padecimos malos momentos, estábamos bien, pero estuvimos como un mes encerrados”, detalló Cerisola.

“Fue complicado estar afuera tanto tiempo. Mi mamá estaba muy angustiada y por suerte pudimos volver hace poco. Fue muy lindo cuando llegamos a casa porque nos recibieron con una comida muy rica y muchas golosinas”, comentó. “Estuvo buena la carta. Mi ‘viejo’ se expresó muy bien”, destacó el estudiante, que está a dos materias de ser contador público nacional. Cerisola padre, también presidente de Tucumán de Gimnasia, impulsado por el panorama desesperante se dirigió al Presidente en una carta que condensó varios aspectos. Expuso los motivos del viaje, habló de la lógica pérdida económica que significaba el no viajar, del merecimiento del descanso de sus seres queridos y de cómo, de un momento a otro, la pandemia cambió la vida de un modo que la familia, como el resto del planeta, no se imaginaba.

“No era sencilla la decisión, porque ese día no se tenía ni remotamente la dimensión de lo que se vendría. Hoy, con la realidad que nos choca, claramente fue un error”, había reconocido Cerisola padre en la publicación que realizó el 20 de abril. También detalla que el viaje de su familia había empezado en la tarde del 12 de marzo “el mismo día en que usted dio su primer discurso por cadena nacional a la noche” escribió. Las vacaciones se convirtieron en una carrera por volver y atravesada por la incertidumbre. “Pero siempre estuvimos con buenas expectativas y buena onda porque mi papá estuvo muy pendiente de nosotros todo el tiempo”, explicó.

Después de pasar situaciones angustiantes muy lejos de casa y en el contexto pandémico que se vive, la experiencia le puso de manifiesto qué es lo que le hace bien. “Hace mucho que no estaba tanto tiempo seguido en casa. Extraño estar con mis amigos y poder hacer actividades fuera de casa. Ir al cerro, por ejemplo”, contó. Y sobre su deporte hay poco que decir porque está suspendido en todos los niveles. El voley que él practica en Tucumán de Gimnasia tenía la atención destinada al plantel de la Primera división masculina, que ya había avanzado a la ronda de cuadrangulares finales del torneo de ascenso. Entre el deporte, el estudio y el inicio de la primera experiencia laboral, el voley quedó en un segundo plano. El cuerpo pedía una pausa y vino por ese lado.

“Obvio que voy a retomar. Seguramente, será después de que me reciba”, anunció Cerisola que, con club cerrado y cumpliendo la cuarentena por su viaje al exterior, se armó un gimnasio con lo básico para mantenerse en forma. Su estudio en la casa familiar es su búnker para ejercitar, trabajar, entrenarse y también reflexionar sobre lo que puede pasar luego de la pandemia. “Principalmente, creo que van a cambiar las relaciones entre las personas. La gente va a tener mucho más cuidados. Todo va a ser más complicado. Antes dabas un beso o la mano, como si nada. Eso ya no será así”, expuso con tono melancólico.

Locro patrio

Con el objetivo de recaudar dinero para la institución y afrontar lo mejor que se pueda la crisis económica generada por la pandemia es que Tucumán de Gimnasia hará un locro el 25 de mayo. Los pedidos deben hacerse con antelación a los teléfonos 381-515662, 3814098796, 3816578672 y 3814188134.

Comentarios