La “Ley Micaela” irá al recinto entre polémicas y tensiones

El oficialismo busca la adhesión lisa y llana a la norma nacional, pero hay propuestas en contra.

14 May 2020 Por Martín Soto
1

A TRABAJAR. Jaldo explicó que sólo llegarán a la sesión del jueves aquellos temas que cuenten con dictamen.

El debate por la “Ley Micaela” genera polémica e internas políticas como quizá no ocurrió en otra provincia. La ley nacional, cuyo objetivo es la capacitación obligatoria en los tres poderes del Estado en materia de género y prevención de violencia contra la mujer, fue aprobada por el Congreso hace casi dos años. Y Tucumán es la única provincia que no adhirió.

Más de 500 días pasaron y 10 proyectos referidos a la Ley Nacional Nº 27.499 ingresaron hasta ayer a la Legislatura. Algunos tuvieron dictamen de comisión, pero fueron retirados antes de llegar al recinto. Sin embargo, vicegobernador Osvaldo Jaldo confirmó que el tema integrará el Orden del Día de la sesión del jueves, desde las 8.30.

En el último debate, el presidente del bloque oficialista, Roque Álvarez, había pedido reserva de tema para la siguiente sesión. Luego de la reunión de Labor Parlamentaria, Osvaldo Jaldo ratificó la decisión de tratar la adhesión. “Sólo bastó que se tomara esa decisión para que muchos de los que permanecieron en silencio durante mucho tiempo hoy se quieran colgar de una decisión que tomó esta Legislatura”, dijo ayer el vicegobernador.

Desde que se anunció la decisión de avanzar con la adhesión, que el oficialismo buscaría que fuera lisa y llana, resonaron todo tipo de posturas del arco político, y de agrupaciones feministas, sociales, gremiales y religiosas, entre otras. La controversia se desató por dos proyectos que presentó la oposición, que proponen una adhesión pero con modificaciones a la norma nacional.

La legisladora Nadima Pecci, que integra el bloque que lidera Ricardo Bussi, cuestionó que la “Ley Micaela” prioriza el adoctrinamiento ideológico por sobre la real protección a las mujeres, y que atenta contra la libertad de culto y expresión. También planteó que impone una visión sesgada. “Es una ley profundamente ideologizada; enfocada básicamente a la persecución de quien no recibe la capacitación. Tiene 11 artículos, de los cuales sólo dos hablan de protección de la mujer y el resto es todo del empoderamiento del Ministerio de Mujer”, le dijo a LA GACETA. Además, remarcó que es necesario erradicar la violencia en todas sus formas.

La iniciativa de FR, que desató cuestionamientos dentro y fuera de la Legislatura, contó inicialmente con el respaldo de los alfaristas Raúl Albarracín y Walter Berarducci. Pero luego estos dos legisladores presentaron un proyecto al que definieron como “superador” a los demás.

En esa iniciativa se incluye la objeción de conciencia, se invita a los sectores privados a capacitar a su personal y que los tres poderes provinciales sean las autoridades de aplicación de la ley.

El proyecto alfarista contaba con la firma de algunos legisladores del PJ, quienes retiraron ayer sus firmas. Según adelantaron desde el bloque oficialista, hoy presentarán un nuevo proyecto con una suma importante de firmas para que la adhesión sea lisa y llana. No obstante, trascendió que algunos peronistas podrían no respaldar dicha iniciativa.

Ayer, el gobernador Juan Manzur y la ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse, apoyaron la adhesión. Ese respaldo fue acompañado por la Nación, a través de la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, y de la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta.

La “Ley Micaela” lleva ese nombre en conmemoración a Micaela García, una joven militante social del Litoral que fue víctima de un femicidio, tras haber sido violada cuando tenía 21 años. Sebastián Wagner fue condenado a perpetua por el hecho, perpetrado en 2017.

Distancia

El alfarista Raúl Pellegrini (PJS) se diferenció de sus compañeros de bloque, Albarracín y Berarducci, y aclaró que votará a favor de la “Ley Micaela”. Aclaró que su postura en este tipo de temáticas va más allá del bloque al que pertenece. "No se puede seguir dilatando la adhesión de la provincia a una ley que tiene como fin disminuir la violencia de género y, por qué no, terminar con un flagelo que hoy le cuesta la vida a muchas mujeres. Nadie debería negarse a estas capacitaciones, ya que cuanto más se conoce, mejor se puede ayudar a quien esté en problemas", expresó.

Respaldo opositor

El legislador Ricardo Ascárate (Juntos por el Cambio) consideró que Tucumán está en falta respecto a la “Ley Micaela” y que es necesario el debate. Sin embargo, cargó contra los proyectos que proponen modificaciones a la norma nacional. “La violencia de género no es un problema de sexos ni de géneros como se lo toma, es un problema de poder y es un problema de ejercicio de poder dentro del ámbito familiar, que es gravísimo, y tiene que ser solucionado. No se soluciona esto sacando la palabra género de la ley”, dijo. Y continuó: “no podemos sacarle el rótulo para que quede mejor, para que a alguno le guste más. Tenemos que tratarla tal como está, y que la provincia adhiera”.

“El Estado provincial necesita de esta Ley"

Federico Masso (Libres del Sur) se reunió ayer con representantes de más de 20 organizaciones de mujeres ante el inminente debate por la “Ley Micaela”. "La cantidad de femicidios está aumentando, si promediamos la década en cuando a femicidios nos da uno cada 32 horas, sin embargo hoy en día estamos lamentando un femicidio cada 29 horas. En Tucumán en lo que va del año tenemos 8 víctimas de las cuales la mitad fueron asesinadas durante la cuarentena. El Estado provincial necesita de esta Ley", dijo. Del encuentro también participaron las legisladoras oficialistas Marta Najar y Sandra Tirado, el radical José María Canelada, y la secretaria de Estado de la Mujer, María del Carmen Carrillo.

Petición online

La agrupación Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana) inició una petición en el sitio change.org dirigida a la Legislatura de Tucumán para que se apruebe la adhesión a la “Ley Micaela”. “Tucumán es la única provincia que aún no adhiere a la ‘Ley Micaela’, esto no puede seguir así. Por eso exigimos a nuestros legisladores estar a la altura de lo que representa la realidad que vivimos con la violencia de género en sus distintas formas en nuestra provincia”, se expresó en la petición bajo el nombre “Aprueben la Ley Micaela en Tucumán ya!!”.

Posturas dispares en los diputados de Cambiemos

Tres diputados de Juntos por el Cambio, Domingo Amaya, Lidia Ascárate y José Cano, firmaron un documento que expresa su “profunda preocupación” por los dichos de legisladores que integran Fuerza Republicana y respaldaron la "Ley Micaela", tal como fue sancionada en 2018. "Esta ley no pretende instalar en la sociedad una guerra entre géneros, sino servir como un instrumento para terminar con la desigualdad, la discriminación y la violencia contra las mujeres", indicaron. La alfarista Beatriz Ávila, en tanto, no firmó el documento.

Comentarios