Crónica de la violencia en las zonas rojas del sur de la capital - LA GACETA Tucumán

Crónica de la violencia en las zonas rojas del sur de la capital

Un intento de robo derivó en un hombre baleado, una paliza a dos arrebatadores, un violento rescate y caos en un operativo. La secuencia de hechos se originó cuando intentaron quitarle la cartera a una mujer que hacía lavar el auto.

14 May 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

UNA ZONA ROJA. En los últimos meses se produjeron varios hechos de inseguridad en la avenida donde funcionan lavaderos clandestinos. la gaceta / foto de ANTONIO FERRONI (archivo)

El robo a una mujer en una zona roja de la capital tuvo un insólito desarrollo que duró horas y dejó un herido de bala, un menor de edad detenido y un operativo policial que se desarrolló en medio de una lluvia de piedras. Un video que se hizo viral muestra tan sólo una parte de un Tucumán cada vez más violento.

1. Un robo en una zona roja de la capital

Susana del Valle Esquer, de 58 años ,con domicilio en Barrio Sur, decidió lavar su auto en uno de los lavaderos clandestinos que están ubicados en la avenida Papa Francisco al 800. Mientras esperaba que terminaran de realizar el trabajo, tres jóvenes que se movilizaban en una motocicleta, se detuvieron e intentaron quitarle la cartera. “Fue todo muy rápido. Los changos se bajaron corriendo y casi la arrastraron por quitarle sus pertenencias. Esto pasa siempre en esta zona. Nosotros los perseguimos para que se vaya porque nos cag... el laburo”, relató Juan Medina. Su hermano Francisco agregó: “son unas plagas. Ellos no hacen nada durante todo el día y cuando se levantan van ‘choriar’ para comprar drogas. Eso corre a nuestros clientes y nos termina perjudicando a todos”. En los últimos años esa avenida fue escenario de varios hechos de inseguridad. En enero de 2017, un hombre denunció que los lavadores le habían sustraído $25.000 que tenía escondidos en su camioneta. En septiembre del año pasado, el taxista Rolando Alberto Carreras (39) fue asesinado por motochorros que quisieron extraerle sus pertenencias en esa arteria al 400. En noviembre, el comisario Sergio Paz hirió a un motochorro que intentó asaltarlo en la misma avenida, a la altura del 1.100.

2. Baleado por haber defendido a la clienta

“El hombre, al ver lo que le estaban haciendo a la señora, salió corriendo a defenderla. Les empezó a gritar a los porquerías eso. Después se sumó su hijo, pero uno de los dos choros le disparó con el arma cuando estaba muy cerca de atraparlo”, explicó Luciana Medina, que también trabaja en la zona. José Ramón Gómez (66) recibió un disparo en la axila y otro en el brazo; fue trasladado al hospital Padilla donde se encuentra internado fuera de peligro. “Fue increíble lo que sucedió. En cuestión de segundos esas personas que estaban trabajando y la mujer que esperaba sufrieron la peor pesadilla de sus vidas por esos desgraciados. Menos mal que no le pegaron bien, porque hoy estaríamos hablando de otra cosa”, resumió Marcos Jiménez. La víctima del intento de robo, aterrorizada por lo que había vivido, se retiró del lugar.

3. Los lavadores casi linchan a los acusados

“¡Ahora venís a pedir por favor! ¡Tomá, infeliz, no vas a venir más a robar aquí!”, gritaba uno de los jóvenes que castigaban salvajemente a los motochorros. El video de la agresión se viralizó ayer en las redes sociales. En las imágenes se puede observar cómo dos de los tres ladrones -el tercero que estaba en una moto huyó del lugar al ver que sus compañeros estaban apresados y eran desnudados y pateados en diferentes partes del cuerpo y el rostro. “¡Ya está, loco, ya está!”, imploró uno de los jóvenes asaltantes que sólo atinaba a taparse la cara con las manos para frenar los incesantes golpes. “¡Sáquenle los pantalones! ¡Mostrale la cara para que lo filme!”, gritaba la joven que registraba las imágenes. Mientras tanto, cada persona que pasaba por allí, le aplicaba castigos. “Ahora, que estamos en frío, le voy a decir por qué hicimos eso: estamos cansados de que estas basuras vengan a robar por aquí. Laburamos en esto porque no tenemos trabajo. Y resulta que vienen estos y se hacen los pícaros. Así es fácil”, dijo indignado Pablo Fernández, uno de los que participó de la agresión. “La culpa de todo esto la tienen las autoridades porque no hay policías en la zona. Esto no es una lucha entre pobres. Es una pelea entre laburante y gente que sólo quiere robar para comprar porquerías”, explicó Luciana Herrera.

4. A los tiros rescataron a los asaltantes

Mientras los lavadores esperaban la llegada de la Policía, aparecieron amigos y familiares de los arrebatadores que habían sido golpeados. “Estaban con armas, hicieron un par de tiros al aire y todos salimos corriendo. Los ‘gatos’ treparon a unas motos y se fueron como si nada. Espero que hayan aprendido”, dijo Herrera. “Así se vive acá. Es tierra de nadie. Muchos controles en el centro, pero aquí se están matando los changos. Ojalá que algún legislador o un funcionario del gobierno viva medio día acá para que vea lo que es vivir en medio de la violencia generalizada”, advirtió Hugo Torres. Los investigadores sostuvieron que los arrebatadores forman parte de un grupo que reside en San Cayetano y que tienen numerosos antecedentes por delitos contra la propiedad. “Acá todo el mundo sabe quiénes son y qué hacen. Roban carteras y motos todo el tiempo. Es lo único que hacen. Y la gente reacciona así porque está cansada de este tipo de gente, que la Policía, cuando viene, los detenga y a los días están afuera de vuelta”, opinó Juan Cruz López.

5. Más incidentes y detenciones

Las escenas de violencia continuaron durante la noche. “Desde la comisaría 11° se tomó intervención y, en conjunto con personal del 911, realizamos un amplio operativo en horas de la noche en los barrios Santa Teresita, Lola Mora y San Cayetano para dar con estos sujetos. Finalmente, en la zona conocida como ‘La Tapa’ logramos aprehender a uno de los sospechosos, que sería menor de edad. Además, tenemos identificados al resto de los participantes del robo”, explicó Joaquín Girvau, segundo jefe de la Unidad Regional Capital. Agregó que se continuará trabajando para dar con el otro sospechoso y con quienes los ayudaron a escapar. Durante el procedimiento, y especialmente en la aprehensión del adolescente, vecinos y familiares les arrojaron piedras a los efectivos e intentaron impedir el arresto. Los policías demoraron a unos cinco jóvenes por violar la cuarentena, por estar fuera de sus hogares cuando se realizaba el procedimiento.

Comentarios