Caminaba por Alderetes: capturaron al doble homicida que se había fugado de Villa Urquiza mientras cortaba el pasto - LA GACETA Tucumán

Caminaba por Alderetes: capturaron al doble homicida que se había fugado de Villa Urquiza mientras cortaba el pasto

Estaba prófugo de la Justicia desde hace 45 días.

07 May 2020
2

ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Un prófugo de la Justicia, que llevaba 45 días evadido, fue capturado por la Policía mientras caminaba por la ruta alternativa, a la altura del barrio Antena, en Alderetes. Se trata de Martín Nieva, el doble homicida que se había fugado del penal de Villa Urquiza mientras cortaba el pasto.

Según consta en el expediente, a mediados de marzo, el hombre de 39 años, con la supuesta autorización del magistrado Roberto Guyot, había salido del interior del penal para cortar el pasto alrededor de la manzana de la cárcel bajo la custodia de dos guardiacárceles. Mientras desarrollaba la tarea, al frente del Hospital Avellaneda, se subió a un taxi (aparentemente lo habría estado esperando) y nunca más se supo de él.

Pero todo cambió ayer. Luego de realizar diversas tareas investigativas en Alderetes, personal de la Unidad Especial de esa ciudad procedieron a la detención de Nieva mientras circulaba cerca del barrio Antena. Inmediatamente se puso en conocimiento al Juzgado de Ejecución de Sentencia, como así también a la Guardia Externa del Penal de Villa Urquiza.

A Nieva se le realizaron los exámenes de rigor. Con las medidas adecuadas para evitar eventual contagio del covid-19, el detenido fue alojado en la comisaría de Banda del Río Salí.  

BUSCADO. Martín Nieva se escapó cuando le quedaban cumplir tres años de la pena de 20 que recibió en 2004.

Doble homicidio

Nieva fue condenado por un horrendo doble crimen ocurrido en Tafí Viejo en mayo de 2002. En ese tiempo, la Policía investigó la extraña desaparición de su madre, Mercedes González, y de su medio hermano Manuel Nieva. Un pestilente y penetrante olor salía de la casa de Asunción al 500, en Villa Dolores, de Tafí Viejo despertó sospechas entre los investigadores. Cuando los efectivos entraron por primera vez en la vivienda, sólo vieron un gran desorden y manchas de sangre. Cerca de la casa encontraron a Martín, que en ese entonces tenía 21 años, y lo detuvieron.

Esa noche habría confesado que el 22 de mayo de ese año le había pegado varios mazazos en la cabeza a su hermano, lo había degollado con un serrucho y luego lo había asfixiado con una almohada. Al día siguiente, luego de haber dormido con el cuerpo de Manuel, su madre descubrió lo ocurrido, y entonces él la habría matado a golpes y a puñaladas, luego los enterró en el pozo del baño del fondo de la vivienda. El mismo relato hizo luego ante la Justicia. “Cuando los tiré al pozo me sentí aliviado... Sé que es anormal, pero es lo que sentí; para qué voy a mentir”, le dijo a LA GACETA el 3 de junio de 2002.

En octubre de 2004 se inició el juico en su contra. Un amigo del acusado, conocido como “Cuá-cuá” que en esos momentos tenía 14 años, dijo: “Lo ayudé a llevar los cuerpos porque tenía miedo de que me hiciera algo. También señaló que Martín le había contado que habían discutido y que se habían portado mal con él, y no aportó más detalles. “El me pedía que no lo abandone, que lo ayude... era mi amigo”, explicó.

En las audiencias se probó que Nieva había sido maltratado durante toda la infancia por su madre y soportado todo tipo de abuso. Además, profesionales declararon que la mayoría de su niñez y adolescencia había transcurrido en instituciones estatales y en hogares sustitutos. Vecinos confirmaron que la madre le aplicaba duros castigos físicos y, además, lo hacía dormir en la calle cuando se encontraba alcoholizada.

El fiscal de Cámara, Juan Santos Suárez, había pedido prisión perpetua con reclusión por tiempo indeterminado para Nieva, en tanto que la defensora, Teresa Carnival de Davio, solicitó la absolución del imputado, por considerar que Nieva había actuado bajo emoción violenta.

El tribunal, integrado por Alberto Piedrabuena (presidente) César Vera y Emilio Herrera Molina, votó la pena de 20 años por unanimidad y en su fallo tuvo en cuenta la situación de vida que llevó el homicida. Antes de escuchar la sentencia, el imputado miró fijamente a los jueces y les dijo: “sólo les pido que me den una oportunidad”.

En Villa Urquiza

El fugado recibía un trato especial en el penal. El mismo que gozan todos aquellos que tienen años de encierro, en su caso, ya son cerca de 17. Fuentes confirmaron que casi no recibía visitas y que tenía problemas de adicción. Antes de fugarse colaboraba en la cocina y también en los servicios religiosos.

“Se inició un sumario administrativo para determinar la conducta del personal que estaba a su cargo cuando se fugó. Sabemos que hay una denuncia penal contra un magistrado, pero no podemos determinar cuáles fueron los motivos”, explicó el subsecretario del Servicio Penitenciario, Esteban Saracho.

Comentarios