Cuarentena: creció la demanda de libros electrónicos

La situación responde al cierre de librerías ocasionado por la pandemia de covid-19. Nuevas aplicaciones y otras posibilidades.

28 Abr 2020 Por Karen Fernández
1

KINDLE. El dispositivo que permite tener miles de libros en su memoria.

En los últimos años la creciente demanda de libros digitales hizo que sea necesario hablar de la “literatura por streaming”. Las plataformas por internet ofrecen nuevas herramientas para los lectores como los audiolibros, mientras que el libro en papel -sobre todo en medio de la actual cuarentena ocasionada por la pandemia- tiene menos salida al mercado.

También, se suman al panorama aplicaciones como Wattpad donde cualquier persona que escriba puede subir gratis sus historias para que miles de usuarios la conozcan. Las grandes editoriales, intentando adaptarse a las nuevas tendencias, vieron una forma de hacer crecer el mercado editorial creando, dentro de su empresa, un sello que permita la autopublicación de libros o incluso convirtiendo las historias de la web en una novedad en físico. Tal es el caso de la saga “After” por la autora estadounidense Anna Todd que tuvo récord de ventas a nivel mundial y llegó a la pantalla grande el año pasado. Incluso algunos autores prefieren compartir el proceso de escritura de su novela por la red y una vez que logra publicarla en físico, se elimina.

Nuevas estrategias

Ante este escenario, las editoriales empezaron a invertir en estrategias digitales para monitorear hábitos de consumo mediante interacciones en sus redes sociales y datos a los que acceden gracias a la red.

Las ventas de libros electrónicos llevan varios años de tendencia creciente, lo que se refleja en los números que dan a conocer las grandes librerías en el mundo. En Estados Unidos las ventas de libros digitales abarcan el 30% del mercado, superando las compras en librerías. En España las ventas de e-books equivalen al 15% del total en el mercado.

Mientras tanto Amazon es el mayor distribuidor de libros en el mundo con un 45% del mercado en libros digitales.

Bajo demanda

Imprimir una edición de un libro (aproximadamente 1.000 ejemplares) para distribuirlo en librerías es muy costoso, por lo que ahora predomina la opción de algunas editoriales en crecimiento de imprimir sus ejemplares bajo demanda. “Más allá del beneficio económico de elegir esta opción, podemos llegar a más librerías en todo el mundo que ofrecerán nuestros libros en catálogo”, explicó a LA GACETA, vía mail, Juliana Del Pópolo, directora de la editorial Mangata.

Agregó que también existen distribuidoras que se encargan de administrar los libros electrónicos para que estén disponibles en todas las plataformas digitales. “Esta opción es la elegida por algunos lectores ya que pueden tener miles de libros en un mismo dispositivo”, concluyó.

Temas

Coronavirus
Comentarios