Yerba Buena pidió autorización para la reapertura del comercio minorista - LA GACETA Tucumán

Yerba Buena pidió autorización para la reapertura del comercio minorista

El Municipio solicitó al Ministerio del Interior que permita la atención de algunos rubros bajo estrictos protocolos. También sumó los servicios profesionales, deportivos y oficios.

23 Abr 2020 Por Martín Soto
1

LA GACETA

“No podemos enamorarnos de la cuarentena. Es cómoda, pero se destruye la economía y la gente se muere de hambre”. Con esa aflicción se expresó el jefe de Gabinete de Yerba Buena, Manuel Courel respecto a la medida preventiva dispuesta por la Nación para combatir el coronavirus.

En el municipio administrado por el intendente, Mariano Campero (Juntos por el Cambio), entendieron que debían juntarse a hablar con las partes involucradas y dar un paso más. Y luego de debatir con los distintos sectores, coincidieron en que es hora de flexibilizar la relación con el confinamiento.

Campero solicitó ayer autorización formalmente al Ministerio del Interior que conduce Miguel Acevedo para que permita el desarrollo de nuevas actividades en la ciudad: la atención de comercios minoristas de algunos rubros; servicios de profesionales (como laboratorios, psicólogos o diagnósticos por imágenes); oficios a domicilio; y clases deportivas individuales. Todas ellas siempre y cuando se cumplan con estrictos protocolos de higiene y seguridad creados en base a experiencias en otras provincias o aportes de las distintas cámaras.

Modalidades

En la propuesta elevada por Yerba Buena se solicita que se autorice la apertura de los comercios minoristas que no cuenten con canales digitales o telefónico para las venta, siempre bajo un estricto protocolo de sanidad. Sin aglomeraciones, con un cliente por local, con distanciamiento social y, de ser posible, con atención directamente en la puerta.

Los prestadores de servicios profesionales, en tanto, se pide que atiendan mediante turnos para que en ningún momento se encuentre más de un paciente en el establecimiento (desde laboratorios hasta peluquerías y centros de estética).

En cuanto a los oficios (más allá de pileteros y jardineros, ya exceptuados para combatir el dengue), se solicita reducir al mínimo las concurrencias a los hogares, la desinfección de las herramientas al ingresar y la posibilidad de contar sólo con un ayudante.

Por último, se presentó también un protocolo enviado por la Asociación Tucumana de Tenis y por profesores e instructores de distintas disciplinas que solicitan la habilitación de clases individuales que no representen un riesgo o aglomeraciones.

El Ejecutivo municipal hizo hincapié en la necesidad de mitigar al menos mínimamente la situación económica de pequeños comercios o negocios familiares, así como de prestadores de servicios unipersonales.

Courel indicó que esta semana recibieron un aluvión de pedidos de comerciantes preocupados debido a que la Provincia no adhirió al decreto nacional y que no tenían certezas sobre las actividades habilitadas. “Hemos tenido un montón de reclamos porque están en una situación desesperante”, insistió.

Duras sanciones

El jefe de Gabinete de la “Ciudad Jardín” afirmó que, de tener el pulgar arriba de la Provincia, serán rigurosos con los controles y que sancionarán a los establecimientos o prestadores en caso de infracciones. “Vamos a ser inflexibles con el comercio, el profesional y el prestador de servicio. Vamos a multarlos si no hacen cumplir el protocolo”, remarcó.

Comentarios