Ecuador vive el horror de no poder enterrar a sus muertos

El país de Sudamérica con la mayor tasa de infectados tiene hospitales colapsados y cadáveres que quedan en las calles o en las casas porque las funerarias no dan abasto.

02 Abr 2020
2

EN LA VEREDA. Un vendedor de barbijos saca fotos mientras pasa junto al cadáver de un hombre. reuters

QUITO, Ecuador.- El país con la peor tasa de infectados y decesos en Sudamérica, Ecuador, registraba hasta ayer 93 muertos que habían dado positivo por coronavirus, según el Gobierno, que además agregó que está investigando otros 75 “fallecimientos probables” de haber sido causados por el virus.

El viceministro de atención Integral en Salud, Ernesto Carrasco, destacó en su balance diario que registraron 20 muertos y 446 casos de infectados nuevos en las últimas 24 horas, lo que elevó el número total a 2.748, según el diario local “La Hora”

Más del 70% de los casos se concentran en la provincia costera de Guayas, el epicentro de la pandemia desde el primer momento, especialmente su capital, el corazón económico del país, Guayaquil.

La provincia de Pichincha, cuya capital es Quito -la capital del país-, ha mantenido una curva de contagio mucho más estable y, hasta ayer, registraba 245 casos de infectados.

La ciudad de Guayaquil es la más golpeada, Allí, los servicios fúnebres no alcanzan a cubrir la demanda y los cadáveres se acumulan en las calles o permanecen en las casas de sus familias varios días antes de ser retirados, tal como se vio en fotos y videos desgarradores que subieron ciudadanos a redes sociales.

EN LA VEREDA. Una mujer espera que busquen el cuerpo de su madre. Reuters.

“¿Qué está pasando en el sistema de salud pública del país? No retiran a los muertos de las casas, los dejan en las veredas, caen frente a hospitales, nadie los quiere ir a recoger”, alertó la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, desde el aislamiento en su casa por ser una de las contagiadas de covid-19.

Ecuador reportó su primer caso de coronavirus el último día de febrero y le tomó dos semanas al Gobierno nacional de Lenin Moreno declarar el estado de excepción, pese a dejó mucho librado a la decisión de los gobernadores y alcaldes.

El colapso del sistema funerario es de tal magnitud que Moreno, debió conformar una fuerza de tarea conjunta para poder enterrar a todas las personas fallecidas.

Jorge Wated, jefe de esa Fuerza, dijo que la presencia de cadáveres en las viviendas “está relacionada con la poca capacidad que tienen las funerarias de la ciudad de dar sus servicios mortuorios en conexión con los camposantos de Guayaquil”.

Algunas funerarias pequeñas, dijo Wated, se niegan a seguir los procesos por temor a contagios, al desconocer la causa del fallecimiento. A ello se sumó la dificultad que conlleva el toque de queda de 15 horas diarias en todo el país, que complica los trámites de defunción.

“Mi tío murió el 28 de marzo y nadie viene a ayudarnos. Vivimos al noroeste de la ciudad. Los hospitales le decían que no tenían camillas y falleció en casa. Llamamos al 911 y nos pidieron paciencia. El cuerpo sigue ahí, en la cama donde falleció, porque nadie lo puede tocar”, contó a la cadena BBC Jésica Castañeda, sobre su tío, Segundo Castañeda.

La nueva Fuerza de Tarea buscará facilitar los trámites, evitar que las personas salgan a la calle y entregar los documentos en el hogar, en caso de que la gente desee enterrar por cuenta propia a sus muertos.

Hay cuerpos que las familias han preferido que sean retirados por las autoridades. Entre lunes y martes “sepultamos aproximadamente 50 personas”, aseguró Wated a una agencia de noticias. Otros, en cambio, ruegan que les entreguen los cuerpos de sus seres queridos en hospitales hace días.

“Los casos que nos reportan, sobre todo en redes sociales, nos han informado que han estado cuatro días, cinco días esperando (para el levantamiento de cadáveres)”, comentó Wated, como el caso, que circuló en redes sociales en un video, de un anciano que murió “por muerte natural” y al que la gente colocó en la calle para conseguir la entrega del certificado de defunción.

“Estamos intentando salir de este desborde”, dijo el funcionario, e informó que es complicado saber las causas de las muertes en domicilios pues no se están realizando autopsias ni hay aún pruebas rápidas de covid-19 en Ecuador. (Télam-Especial)

Comentarios