Temen que haya escasez y suba de precios de alimentos

La OMC y la ONU alertan que hay que evitar restricciones a la exportación y proteger las cadenas de suministro.

01 Abr 2020
1

FALTANTES. En las góndolas de un un supermercado de Manchester, en el Reino Unido, pueden verse signos de desabastecimiento de comestibles. Reuters

GINEBRA, Suiza.- Las cadenas de suministro de alimentos deben estar protegidas de cualquier medida relacionada con el comercio tomada durante la pandemia de covid-19, alertaron los jefes de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y las agencias de alimentos y salud de Naciones Unidas (ONU) y advirtieron sobre una posible escasez y alzas de precios.

Expresaron su preocupación de que las interrupciones en el movimiento de los trabajadores de la industria agrícola y alimentaria o los contenedores de alimentos podrían provocar el deterioro de productos perecederos y aumentar el desperdicio de alimentos. Afirmaron que el proteccionismo también era un riesgo.

“La incertidumbre sobre la disponibilidad de alimentos puede provocar una ola de restricciones a la exportación, y crear escasez en el mercado global”, dijeron el director general de la OMC, Roberto Azevedo, y los jefes de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Qu Dongyu.

“Tales reacciones pueden alterar el equilibrio entre la oferta y la demanda de alimentos, lo que resulta en una fuerte alza y una mayor volatilidad de los precios”, agregaron.

Tales medidas son particularmente dañinas para los países de bajos ingresos, con déficit de alimentos y para la adquisición de alimentos de las agencias de ayuda para aquellos que lo necesitan desesperadamente, afirmó el comunicado conjunto

Azevedo dijo la semana pasada que las proyecciones de la OMC muestran que la recesión económica y las pérdidas de empleos causadas por la pandemia serían peores que lo sufrido en 2008.

Plan solidario mundial

Sobre esa preocupación también habló el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien llamó ayer a la comunidad internacional a enfrentar el impacto económico de la pandemia con una respuesta multilateral que represente al menos el 10% del PBI mundial.

El objetivo, dijo, apunta a organizar un plan solidario entre todos los estados para garantizar un acceso universal a vacunas, un refuerzo a los sistemas públicos de salud y una inyección directa de fondos a las economías para frenar el aumento del desempleo y limitar la recesión global anunciada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Guterres describió un escenario global comparable con el de la Segunda Guerra Mundial.

En un mensaje grabado desde la sede de la ONU, en Nueva York, presentó el informe “Responsabilidad compartida, solidaridad global: respondiendo al impacto socio-económico del covid-19”, que resume los escenarios construidos por los departamentos y las agencias de la ONU y organizaciones aliadas para enfrentar la pandemia.

Por ejemplo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que en el mundo se perderán entre cinco y 25 millones de puestos de trabajo, y que el impacto económico que sentirán los trabajadores oscilará entre los 860.000 millones de dólares y los 3,4 billones.

En el ámbito de la educación, la Unesco calculó que el confinamiento forzado por la pandemia ya dejó sin cursada a 1.500 de alumnos y estudiantes en 166 países, lo que representa el 87% del universo educativo formal. Además, casi 60,2 millones de docentes ya no están en las aulas. “Esto es mucho más que una crisis de salud”, concluyó Guterres.

“Es esencial que los países desarrollados ayuden a los menos desarrollados a reforzar sus sistemas de salud y su capacidad de respuesta para detener la transmisión”,explicó.

“De lo contrario -advirtió- nos enfrentaremos a la pesadilla de la enfermedad que se propaga como un incendio forestal en el sur global con millones de muertes y la posibilidad de que la enfermedad reaparezca donde se suprimió anteriormente.”

Guterres propuso “expandir la capacidad del FMI” y “de otras instituciones financieras internacionales” para inyectar rápidamente el dinero necesario en los países más pobres y afectados por la pandemia. (Télam)

Comentarios