Crimen de Fernando: los rugbistas están cerca de quedar en prisión domiciliaria

Los detenidos se probaron las tobilleras electrónicas y sus casas están aptas para ser monitoreadas, según informó el el Servicio Penitenciario Bonaerense.

10 Mar 2020
1

Foto de archivo.

La investigación por el asesinato de Fernando Báez Sosa podría dar un nuevo giro en los próximos días. Mientras, se aguarda la resolución de la sala I de la Cámara de Apelaciones de Dolores en torno al recurso presentado por la defensa de los rugbistas. Los ocho detenidos por el crimen se probaron las tobilleras electrónicas. Incluso, el Servicio Penitenciario Bonaerense confirmó que las casas de sus familias son aptas para el monitoreo electrónico.

Hugo Tomei, abogado defensor de los rugbiers, solicitó la prisión domiciliaria para quienes se encuentran detenidos en el penal de Dolores desde el 30 de enero. Anteriormente, también le pidió al juez David Mancinelli, la atenuación de la pena preventiva.

Por el momento, se aguarda los resultados de la prueba scopométrica, que busca determinar quién pateó a Fernando, a partir de la comparación de la huella levantada en el cuerpo de la víctima y las zapatillas con mancha de sangre secuestradas a los rugbistas en la casa que alquilaban. 

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Blas Cinalli, Luciano y Lucas Pertossi, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz y Enzo Comelli, continúan detenidos en el penal de Dolores y están acusados de ser coautores del delito de “homicidio doblemente calificado por alevosía y por concurso premeditado de dos o más personas”. En tanto,  Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi permanecen en libertad pero están imputados por ser “partícipes necesarios” en el crimen.

Comentarios