Atlético mostró una pálida imagen en La Plata y cayó por la mínima frente a Gimnasia

El show del pelotazo.

01 Mar 2020
1

LA TIJERA DE LA POLÉMICA. El partido se moría, Leonardo Heredia define con una pirueta, la pelota dio en la mano del colombiano Mancilla y Darío Herrera no sancionó el claro penal. ignacio izaguirre ( especial para la gaceta)

Con el “modo visitante” activado jugó Atlético el partido. Sólo dos corridas de Lucas Melano llevaron peligro al área de JorgeFatura” Broun en la primera parte, muy poco para un equipo que llegó a El Bosque con la necesidad de revertir la pobre productividad de puntos conseguidos en la parte final de la Superliga. Tras el opaco primer tiempo, en el que Gimnasia con poco llevó peligro al arco de Cristian Lucchetti, el complemento tampoco fue de lo mejor aunque, al final, el “Decano” impuso algo de presión y terminó “sufriendo” una gruesa omisión del árbitro Darío Herrera, que no le cobró un claro penal a favor.

Cada vez que el DT Ricardo Zielinski puso a Melano como acompañante de Javier Toledo en la delantera, la apuesta de tirarle pelotazos al “9” no dio sus frutos. Los centrales rivales duplican la marca a Toledo, que de todas formas se las ingenia para pelear cada balón. Pero aunque el ex Estudiantes gane, la jugada se diluye porque con pocos metros para recorrer, los defensores controlan la velocidad de Melano y ahí muere el peligro. A pesar de ir perdiendo desde los ocho minutos del complemento, a lo único que apostó Atlético en La Plata, como en los últimos partidos, fue a tirarle pelotazos a Toledo. Gimnasia con el 1-0 se conformó y con sus líneas replegadas formó un frontón en el que rebotó una y otra vez el “Decano”.

Sin Cristian Erbes, Zielinski perdió la salida clara en la mitad. Además, con Ariel Rojas, Guillermo Acosta y Federico Bravo, el mediocampo fue demasiado lento para la velocidad de Matías Pérez García y de Matías García, que insinuaron mucho más de lo que concretaron. Pero aun con las limitaciones de un equipo que tiene su estadía en la Superliga muy comprometida, Gimnasia fue el justo ganador del partido.

Los cambios de Zielinski no lograron modificar el trámite del encuentro. Atlético se repitió en pelotazos y trató de pescar una segunda jugada. Tantos centros frontales tiró el “Decano” que en uno ganó, Toledo bajó la pelota para Leonardo Heredia, que definió de volea y su remate dio en la mano de Harrinson Mancilla, el mediocampista que había habilitado a “Caco” para el gol del “Lobo”. Se tiró como un arquero y con su mano izquierda detuvo el remate peligroso. El penal fue más grande que el estadio. Fue a los 48 del complemento y los únicos que no vieron la mano fueron Herrera y su asistente Javier Uziga. “Claro penal no sancionado a Atlético a los 48 del segundo tiempo, el balón rebota en el brazo izquierdo del jugador de Gimnasia caído”, se expresó en su cuenta de Twitter el ex árbitro Javier Castrilli sobre la polémica última jugada.

Más allá del error arbitral, lo de Atlético fue pobre. En ningún momento pudo ser más que Gimnasia. Lo intentó en los últimos 15 minutos que jugó con un jugador más, por la expulsión de Matías Melluso. Tan flojo fue el partido, que recién hubo un remate directo al arco de Broun a los 45 del complemento: fue Nicolás Aguirre quien probó desde afuera, y casi clava la pelota en el ángulo.

En la última jornada, el “Decano” será juez del torneo y recibirá a River ante su gente. Una semana tiene Zielinski para trabajar, además de lo futbolístico, lo anímico. Atlético perdió el rumbo en la Superliga; hace nueve fechas que no gana y quedó muy lejos en el tiempo esa solidez que mostró cuando en este mismo torneo, enlazó cinco triunfos seguidos. El final del torneo será un alivio. Necesita barajar y dar de nuevo.

Comentarios