Pablo Mariotti murió ahorcado, según la autopsia

La Justicia sustentó su hipótesis del crimen.

28 Feb 2020
2

El cuerpo de Pablo Maximiliano Mariotti fue hallado en una propiedad usada como taller y lavadero, en la calle Olleros al 100, en la capital. Después de varias horas de excavación, los peritos del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) descubrieron el cadáver del joven en la madrugada del viernes 21 pasado. Estaba atado con precintos y cubierto con una colcha, entre otros elementos. También se detectaron en el pozo de 70 centímetros residuos de cal, por encima de los restos humanos. En el lugar también se encontraron documentación del fallecido, como su pasaporte, títulos y papeles del inmueble, además de una mochila.

La Justicia confirmó ayer el resultado de la autopsia realizada a la víctima, de 36 años, tras el hallazgo: muerte por asfixia por ahorcamiento. El cuerpo, de acuerdo a fuentes allegadas al caso, no había presentado heridas de bala o de arma blanca en el momento del reconocimiento, aunque sí se habría notado signos de violencia en el rostro.

La conclusión del estudio ha sustentado la hipótesis central que han manejado, hasta ahora, los investigadores de la Fiscalía Especializada en Delitos Complejos I, a cargo de Mariana Rivadeneria. Esa teoría investigativa ha hecho hincapié en que Mariotti habría fallecido “estrangulado” y él o los autores habrían utilizado dos sogas para oprimir el cuello hasta impedir la respiración.

La acusación fiscal se centra en Lucas Gordillo (único prófugo), Rolando “Roly” Morán y Solange Manzanares Beltramino. Asimismo, Rivadeneira analiza la participación que podría haber tenido Yamil Salis en el hecho. El detenido confesó dónde había sido enterrada la víctima.

El hecho

La línea de investigación ha apuntado a que Gordillo y Mariotti, quienes se conocían desde la infancia cuando vivían en el pasaje Zuviria, se habían asociado para hacer “mover” dinero mediante préstamos a terceros. Según la hipótesis, el sospechoso se encargaba de la cobranza y la víctima, de aportar el capital.

Los allegados al joven fallecido, sin embargo, desestimaron que Mariotti se había dedicado a esa actividad irregular. Dijeron, en cambio, que Gordillo lo había convencido para que le cediera plata, tras heredar varias propiedades y una importante suma de dinero por la muerte de la madre.

Gordillo, Manzanares Beltramino y Morán premeditaron sustraer de la casa del fallecido, en calle La Madrid al 1.300, el capital y varios instrumentos de valor, como títulos de propiedad. Conforme a la acusación, el prófugo y “Roly” habrían ingresado a la residencia de Mariotti entre el jueves 6 y el viernes 7 y le habrían causado la muerte “estrangulándolo con dos sogas”. Ahí aparecería Salis para trasladar el cadáver en su camioneta doble cabina. El incendio en la habitación de la víctima se registraría en la madrugada del sábado 8.

Los tres jóvenes se dirigieron luego hasta el taller ubicado en Olleros al 100, donde trabajaría Salis, y habrían enterrado el cadáver en el jardín. Estaba previsto, aparentemente, que la mujer guardara los robado en su casa de Manuela Pedraza al 400.

Comentarios