Artista feminista: videos y acciones de Ana Mendieta

Después de un largo silencio, las obras de la cubana comenzaron a difundirse en Europa.

18 Feb 2020
1

TRÁGICA MUERTE. Aún no está claro como se cayó del piso 34.

Cuando se habla del arte feminista, se recurre con demasiada frecuencia a Frida Kahlo. Y es verdad que sus pinturas, su arte, había sido opacado por la presencia a su lado del famoso Diego Rivera. Pero lo es que, en los 90 en adelante, se convirtió en una especie de moda, en una marca y alrededor de ella se generó un verdadero merchandising.

Esta semana, gran parte de Europa pudo conocer a Ana Mendieta, mujer, latina y artista. Su apuesta en la pujante escena neoyorquina de los 80 no parecía tener futuro; aún así, se labró una prometedora carrera artística que truncó su trágica muerte. Ahora, una exposición la recuerda en Madrid.

“Tropic-Ana”, en la Galería Nogueras Blanchard de Madrid llevó el trabajo de Mendieta a España.

Desligar la obra y el recuerdo de Ana Mendieta (La Habana, 1948 - Nueva York, 1978) de la manera en que murió es difícil, pero tanto su familia -su sobrina gestiona su legado- como el curador de la muestra, prefieren que se hable menos de su muerte y más de su obra.

Mendieta, casada con el famoso escultor Carl Andre, se cayó por la ventana de su casa -en un piso 34- el 8 de septiembre de 1985 en Nueva York, tras una fuerte discusión con su marido. Carl Andre -al que el Museo de Arte Reina Sofía, en Madrid, dedicó una exposición en 2015- fue acusado de asesinato, pero finalmente fue absuelto.

Desde aquel acontecimiento, no han sido pocas las veces que Andre ha tenido que hacer frente a protestas con motivo de sus exposiciones. Incluso, se llegó a afirmar que su “caída” había sido parte de una acción artística.

En 2016, un grupo de mujeres se manifestó frente a la Tate Modern (Londres) con el lema “¿Dónde está Ana Mendieta?”, para protestar porque la institución, que tiene obra de ambos, exponía solo la de Andre y tiene almacenada la de Mendieta. No ha sido la única protesta, ni parece la última.

A la luz de este trágico incidente, la obra de Medieta adquirió un nuevo significado. La artista cubanoestadouniense usaba su cuerpo en performances para reflexionar sobre la identidad -la suya como mujer e inmigrante-, la violencia y la conexión con la naturaleza.

En la obra “Rape Scene” representó el escenario de una violación; en “Siluetas”, su cuerpo semienterrado desaparece en la naturaleza, y en otras imágenes -fotografías y videos- aparece con sangre brotando de su cabeza o con el cuerpo ensangrentado y deformado.

Está considerada una de las primeras voces del arte feminista, conceptual y del land-art, pero su sobrina Raquel Cecilia Mendieta rechaza cualquier etiqueta. “Me gusta más que se hable de su trabajo que de cómo murió”, subraya la sobrina

“Ver un artista que había salido del ‘mainstream’ del mercado del arte, para hacer algo solo que parece solo para ella misma, cambió por completo mi manera de ver el arte”, comentaron distintos expertos en arte. El artista cubano cree que la obra de Mendieta, inscrita en el arte conceptual de los 80 -una escena dominada por hombres-, “no ha sido comprendida en su plenitud”, comenta Wilfred Prieto, curador de la muestra.

Comentarios