La joven hallada en Paraguay regresa con su familia

Marina Rufino había desaparecido el lunes.

20 Ene 2020
1

CAUSA. La chica fue ubicada el sábado en la ciudad paraguaya Encarnación.

Marina del Valle Rufino y sus familiares regresarán hoy a la provincia, después de casi una semana llena de angustia. Según fuentes cercanas al caso, la joven, que había desaparecido el lunes pasado en Famaillá y fue hallada el sábado en la ciudad de Encarnación, Paraguay, viajaba ayer junto con su primo, Julio Rufino, y con un primo. Lo hacían en el vehículo de la psicóloga Verónica Fernández, del Observatorio de la Mujer provincial y quien acompañó a la familia durante la búsqueda.

Rufino, de 25 años, apareció en la ciudad paraguaya. Este sábado, llorando, llamó por teléfono a una prima. En la comunicación le dijo que se encontraba desorientada, y que se estaba en una playa. Agregó que no tenía los medios para volver a su casa. Los investigadores pudieron determinar su ubicación gracias a un mensaje de WhatsApp. En Encarnación, justamente, se encuentra la playa San José, sobre los márgenes del río Paraná, que separa a la ciudad del país vecino con Posadas, Misiones.

La Fundación María de Los Ángeles se había puesto en contacto con la Fiscalía de turno de la ciudad de Monteros, que estaba buscando a la chica. Cuando se conoció la ubicación de la chica, se comunicaron con la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas nacional (Protex) para iniciar una tramitación internacional y poder retenerla en el país limítrofe.

Este organismo federal tramitó el inicio de un nuevo proceso bajo la misma figura (“búsqueda de paradero”), ante la Justicia paraguaya y también de la provincia de Misiones. De esa forma, se activó el procedimiento mediante el cual se logró encontrar a Rufino, quien circulaba sola en esa localidad.

En Argentina, la joven fue trasladada hasta un refugio del Ministerio de Derechos Humanos de Misiones. Allí la restituyeron a sus familiares. El grupo de parientes se trasladó después hasta Paso de los Libres, en Corrientes, donde vive una prima gendarme de la joven.

“Una vez que regrese a esta provincia, deberá presentarse en la Fiscalía interviniente para contar qué le pasó y cómo llegó a Paraguay, con el fin de esclarecer qué es lo que sucedió”, había explicado el sábado Carlos Roldán, jefe de la comisaría de Famaillá.

El lunes pasado, Rufino había desaparecido de su casa del paraje Las Banderitas, en Famaillá. Los familiares habían dicho en ese momento que la chica había ido al centro de la ciudad a primera hora del día con la intención de comprar golosinas para vender luego en el negocio familiar.

Mientras la buscaban, los familiares recibieron un dato que indicaba que había comprado por internet un pasaje a la provincia de Chaco. Luego se trasladó hasta Clorinda, en Formosa.

“No se descarta que pudo haberse tratado de un caso de trata de personas. La información policial hacía referencia a que tenía un novio en El Dorado, Misiones. Las víctimas, en general, nunca cuentan que las llevaron por la fuerza o que fueron inducidas. Ella debe declarar ahora ante la Fiscalía para contar qué pasó en realidad”, expresó ayer Betina Laguna Mendoza, de la Fundación María de los Ángeles.

Temas

Famaillá
Comentarios