María Alché: “necesitamos más cine de las provincias”

La directora y actriz argentina fue una de las últimas ganadoras de premios internacionales con “Familia sumergida”, que se proyectará en Sundance TV.

19 Ene 2020 Por Fabio Ladetto

Hace dos años, “Familia sumergida” ganó el premio a la mejor película latinoamericana en el Festival de San Sebastián. Fue una de las últimas producciones argentinas en llegar a los primeros lugares de las galas del cine internacional. Desde entonces, cada vez hay menos presencia en certámenes y competencias.

Su directora era la debutante María Alché, quien ya tenía una sólida carrera como actriz. La historia de una mujer, protagonizada por Mercedes Morán (ganadora del premio Sur por su interpretación), en duelo por la muerte de su hermana y que en su intento por mantener la normalidad de su vida familia, tiene un giro hacia lo sobrenatural. Su película se proyectará mañana y el martes en la señal de cable Sundance TV, orientada a producciones independientes.

“La cultura tiene un valor simbólico en la construcción de nuestras identidades latinoamericanas, nos transforma y nos hace sentir parte de una comunidad, y así lo deben entender quienes estén al frente de los organismos públicos”, afirma Alché en una entrevista exclusiva con LA GACETA.

- ¿Buena parte de esa identidad está llegando desde las provincias argentinas?

- Sin duda, necesitamos más cine federal, más historias y realizaciones de las distintas provincias, que se vean miradas diversas y que se redistribuyan las oportunidades para que no todo se concentre en Buenos Aires y los temas de la ciudad. Tenemos un país basto, diverso y el cine lo tiene que representar así.

- ¿Tenés contacto con los cineastas tucumanos?

- Sí, conozco y admiro a Ezequiel Radusky y a Agustín Toscano, nos hemos consultado cosas en algunas oportunidades y compartido talleres. Doy clases en la sede de la Enerc en Jujuy, y Toscano también. Le dan un impulso buenísimo al cine tucumano.

- ¿Ganar premios te facilita el recorrido a futuro?

- Cada película es volver a empezar y movilizar un montón de cosas. Me planto de otra manera porque ya pasé por la experiencia de haber dirigido, pero en nuestro país en crisis, siempre es dificultoso filmar. No hay ninguna tarea allanada. En la anterior gestión en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) no había voluntad política de producir cine nacional, sino un perfil comercial, más exitoso. Con el desembarco de Luis Puenzo creo que va a haber una reestructuración para proteger la producción nacional y verla como un valor cultural más allá de lo económico.

- ¿Te moviliza haber llegado a Sundance TV?

- Estamos muy contentos, al igual que la película se haya estrenado en México. Es un recorrido que comenzamos en octubre de 2018 en la Argentina y que es largo. La posibilidad de compartirla con el público, sea en una sala de cine o por la televisión, es interesante.

- No sos dogmática en cuanto a cómo llegar a la gente.

- Siempre quisiera que el cine se vea en las salas, por la experiencia de compartir la historia con otros expectadores y por la calidad, ya que es mejor para ver la imagen y escuchar la película, pero en este tiempo se está dando mucho la visualización a través de otras plataformas. Mucha gente no llega a verlas con lo poco que duran las producciones argentinas en cartel y los escasos horarios que tienen. Falta poner el foco y el énfasis en la distribución y exhibición, en crear más salas en los barrios para generar la cultura y el hábito entre los jóvenes de ir al cine. Hasta eso, otros formatos son una oportunidad válida para ver los filmes. También es una deuda crear una Cinemateca Nacional, que está prevista en la ley y que serviría para preservar el cine argentino y programar ciclos de todo tipo.

- Naciste en el 83, sos de la generación de transición de lo analógico hacia lo digital...

- Sí, cuando nací no había internet ni redes sociales. No vengo con todo eso totalmente incorporado. Lo adquirí de grande, pero están transformando nuestras vidas.

PERFIL

Detrás de cámaras

En 2004 María Alché protagonizó “La niña santa”, que Lucrecia Martel filmó en Salta, en su debut como actriz. Actuó en “Mi primera boda”, “Tratame bien”,  y “Me casé con un boludo”. Se recibió en la Escuela de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc). Es guionista, directora y productora.

Comentarios