Hubo cinco detenidos por incidentes en el Padilla

Los revoltosos intentaban conocer el estado de salud de un amigo que había sufrido un accidente doméstico. “No vamos a tolerar este tipo de actos”, dijo un comisario.

26 Dic 2019 Por Gustavo Rodríguez

Llegó herido al hospital Padilla. Mientras estaba siendo atendido por los médicos de guardia, un grupo, afuera, provocaba graves incidentes porque no se les permitía el ingreso en un área restringida. Por ese hecho, tres mujeres y dos hombres quedaron aprehendidos por orden de la Justicia.

Ayer a la mañana, un joven, cuya identidad no trascendió, ingresó al centro asistencial por un accidente doméstico. Al parecer, estaba en una reunión familiar cuando decidió irse a dormir. Antes de acostarse, se habría caído y se golpeó la cabeza contra una mesa de luz. Fue trasladado al hospital inconsciente y con una profunda herida en su cuero cabelludo.

Cuando los profesionales atendían al herido, los familiares y allegados se presentaron en la guardia. “Comenzaron a insultar a los médicos porque decían que no lo estaban atendiendo, cuando en realidad había varios profesionales trabajando en el caso. La Guardia decidió hacerlos retirar a la puerta para que no generaran más inconvenientes”, explicó el jefe de la Seccional 2ª Alfredo Díaz.

“Se enojaron peor y comenzaron a generar incidentes. Por precaución, se puso gente en el ingreso. Los revoltosos comenzaron a agredir al personal. Entre ellos, había un joven que estaba con el torso desnudo”, describió Díaz, quien confirmó que los revoltosos provocaron la rotura de varios vidrio de la zona de la Guardia.

ACUSADO. El muchacho sin remera habría roto los vidrios del Padilla.

“Había un chango que tenía un enorme tatuaje en el pecho. Él es que el que más daño hizo y el que incitaba a las mujeres para que causaran problemas en la guardia. Pero el muy machito, cuando llegaron los refuerzos de la Policía, salió corriendo”, explicó María Laura Medina, que había acompañado a una pariente por un pico de presión.

Juan Carlos Fernández, que estaba cuidando a un enfermo internado en el Padilla, agregó: “No los podían parar. Había uno sin remera, pero eran más peligrosas sus compañeras. Jamás imaginé que iba a ver algo así. Los policías no podían abandonar el lugar, porque terminarían entrando a la Guardia”.

Más problemas

El comisario Díaz confirmó que cuando llegaron los refuerzos, los acusados huyeron. “Se persiguió al que había generado la rotura de vidrios. Un móvil lo alcanzó y se cruzó para que se detuviera. No lo hizo y terminó chocando contra la parte trasera del vehículo”, comentó.

“Fue increíble. El chico chocó contra el móvil policial que le venía pidiendo que se detuviera. Después, se levantó y comenzó a insultar a los efectivos. Estaba acompañado por una chica que tampoco paró de insultar a los uniformados. Tenía una boca esa chica... Después nos enteramos de que ellos habían sido los que protagonizaron los incidentes en el hospital Padilla”, relató Mariano Jiménez, vecino de barrio Sur.

El joven fue reducido y trasladado a la Seccional 2ª. Cuando los policías intentaban ingresar con el detenido, sus allegados provocaron nuevos incidentes en la puerta de la dependencia policial. En la trifulca, una de las mujeres que estaba en el grupo, le aplicó un golpe de puño a la agente Estefanía Medina y lesionó en la cara al cabo Fabián Castillo. Por ese motivo, los policías terminaron aprehendiendo a cuatro personas más.

“No se entiende el nivel de violencia que existe en la sociedad. Desde hace tres meses que se están produciendo este tipo de incidentes en la guardia del Padilla. Y lo más grave es que son protagonizados por personas que están alcoholizadas”, reflexionó el comisario Díaz en una entrevista con LA GACETA.

El funcionario policial se mostró preocupado por las escenas que se vivieron ayer. “Lo más grave es que mientras sus amigos generaban incidentes, al herido lo estaban atendiendo. Además, le dieron el alta cuando los médicos terminaron de asistirlo”, explicó.

“No vamos a tolerar más este tipo de hechos. No puede ser que esto pase en nuestra provincia. Todo el país vio el video que se viralizó. Ya recibimos instrucciones de tolerancia cero para estos violentos. La Justicia también lo entiende y por eso avaló el procedimiento. Después de lo ocurrido, las mujeres lloraban y pedían perdón por sus excesos. Pero ya era tarde. Ahora tendrán que responder en la Fiscalía”, concluyó el comisario.

Comentarios