El impuesto a las compras en el extranjero será del 30%

El jefe de Gabinete confirmó que la medida apunta a dinamizar el turismo argentino.

16 Dic 2019
1

INTENSA ACTIVIDAD. Cafiero anunció ayer la medida que apunta a equilibrar el déficit de la balanza turística. REUTERS

El Gobierno nacional confirmó ayer que el impuesto para las compras en el extranjero será del 30% y que la medida apunta a dinamizar el turismo local.

Así lo aseguró Santiago Cafiero, jefe de Gabinete en diálogo con radio Diez, ocasión en la que sostuvo que “los argentinos y argentinas que tengan la posibilidad de viajar al extranjero y hagan compras, esas compras se pagarán con dólares del Banco Central y los tenemos que cuidar mucho”.

Luego adelantó que no habrá “ninguna restricción para los que puedan viajar lo hagan y disfruten, pero necesitamos recaudar de una forma esa diferencia entre el gasto en tarjeta de crédito que después se paga en pesos aquí y los dólares”. Tomando en cuenta el precio del dólar minorista del viernes, el “dólar turista” terminaría valiendo $ 81,9.

De todas maneras, si se trata de un nuevo impuesto deberá primero ser aprobado por el Congreso. Durante el segundo gobierno de Cristina Fernández, el recargo se tomaba a cuenta del Impuesto a las Ganancias, y por eso no fue necesaria una ley para aplicarlo.

En la semana, trascendió que el Ejecutivo tenía previsto avanzar con la aplicación de un tipo de cambio “turístico” mucho más caro que el oficial para ser ser pagado por quienes viajen o realicen consumos fuera del país.

Las versiones hablaban de un recargo de al menos el 20% a precio del dólar oficial, pero este domingo la mano derecha de Alberto Fernández confirmó que será del 30%.

“Con este impuesto se está beneficiando al turismo local que es algo que queríamos hacer porque es una actividad muy dinámica que en este momento genera empleo estacional pero es empleo al fin y es importante”, destacó.

La intención, además, es reducir la pérdida de reservas por los gastos de argentinos en el exterior de los que viajan fuera del país y de quienes compran a través de diversos sitios en internet.

El “recargo” alcanzaría a los pasajes aéreos, hoteles y todo tipo de gasto que se realice con tarjeta en el exterior, por ejemplo los abonos de Netflix, Spotify, Amazon o lo que fuere que se pague a un proveedor en el exterior.

La opción de hacerse de divisas en efectivo, como se sabe, está reducida a solo U$S 200 por mes y por contribuyente. De modo que la otra opción es ir al blue (habrá que ver a qué precio salta la cotización cuando aparece en escena el dólar turismo) o el dólar bolsa.

Los déficit

Un repaso a la balanza turística señala que en 2016 por la vía de viajes al exterior y compras desde aquí en sitios del extranjero, se llegó a un déficit de U$S 8.500 millones. En 2017, con un atraso cambiario más marcado, el déficit saltó a los U$S 10.600 millones. En 2018, a pesar de la fuerte devaluación de abril y agosto, el rojo resultó de U$S 8.000 millones. Y en lo que va de 2019 el déficit alcanza los U$S 5.000 millones. (Clarín/Télam)

Comentarios