River y un título que hizo sonreír a los "Decanos"

Atlético recibió el guiño “millonario”.

14 Dic 2019 Por Bruno Farano
1

¡AQUI ESTÁN ELLOS SON! El equipo de River que ayer consiguió su tercera Copa Argentina en la era moderna de la competencia más federal del fútbol argentino. De izquierda a derecha, Borré, Fernández, Armani, Martínez Quarta y Pinola. Abajo, Pérez, Casco, Scocco, Palacios, Montiel y De la Cruz. COPA ARGENTINA

El River de Marcelo Gallardo rara vez entrega licencias. Desde que “Muñeco” se transformó en su entrenador el “Millonario” se refundó. Dejó atrás la amargura del descenso a la Primera B Nacional en 2011, se transformó en una máquina de ganar títulos y se transformó en un verdadero equipo copero (a nivel internacional se vio la mejor producción de la historia).

Ayer en Mendoza logró la tercera Copa Argentina de su historia (todas fueron de la mano de Gallardo) gracias a que Central Córdoba no aprovechó esas ínfimas ventajas que entrega en un duelo y porque encontró una vez más esos aliados cuestionados que tuvo durante este proceso: los arbitrajes.

Jonathan Herrera le reventó el pecho a Franco Armani cuando el duelo estaba en empate y Facundo Tello dejó pasar por alto un penal de Javier Pinola al propio Herrera, también cuando la parda no se movía.

Pero a River no hay que dejarlo despertar. Cuando lo tenés contra las cuerdas, tenés que acertarle un uppercut al mentón y tirarlo a la lona; porque si algo tienen los equipos de Gallardo es que cuando vuelven en sí son casi imposibles de contrarrestar.

Así, Ignacio Scocco sacó de la galera el 1-0 justo cuando su equipo tambaleaba y amenazaba con caer rendido.

Y a partir de ahí, pese a que el “Ferroviario” intentó vender cara la derrota y poner en cuestionamiento el título “millonario”, el desenlace era casi una cuestión de tiempo.

Con la ventaja que le daba otro campeonato más en el bolsillo, el complemento casi fue un monólogo de River. El tanto de Ignacio Fernández dio por terminado el duelo. “CC” acusó el golpe de gracia y casi tiró la toalla.

Por eso los dirigidos por el “Muñeco” se florearon. Cuatro minutos después del gol de “Nacho”, Julián Álvarez estiró la ventaja y quebró el partido.

Los 20 minutos finales estuvieron de más. Porque cuando River toma el control de un juego es prácticamente imposible arrebatarle el protagonismo. A este equipo hay que voltearlo cuando se te presenta la oportunidad porque cuando acierta un golpe, por lo general llega acompañado de un par de golpes más.

Central Córdoba falló la que tuvo, Tello no tuvo el temple para poner en aprietos al multicampeón equipo de Gallardo y el final fue el que parecía cocinado mucho antes de que los equipos llegaran a Mendoza: River levantando una nueva Copa Argentina y sus hinchas cantando a favor de su DT.

El título se festejó en Núñez y aplacó el dolor por la final perdida en la Copa Libertadores. Pero también se celebró en todo 25 de Mayo y Chile: Atlético volverá a la Libertadores.

Comentarios