La última competencia del año

El martes, los atletas sentirán una ansiedad muy parecida a cuando compiten. Esa sensación genera la entrega de premios en los deportistas que, antes de la gran ceremonia en el hotel Sheraton, se tomaron un tiempo para repasar algunos hechos de 2019.

12 Dic 2019

Natación

Facundo Lionel Shehadi Candela

El tiempo es algo fundamental en la vida de cualquier deportista, por eso, Facundo busca administrar las horas para poder cumplir con el estudio y con su querida natación. “Son muchas horas, tanto en la facultad como en el entrenamiento. Me ahorro un poco de tiempo porque mi novia entrena conmigo. Creo que si te organizás, y usás el deporte como una forma de distraer la cabeza, es mucho más fácil. Siempre traté de ser muy responsable y no faltar nunca a los entrenamientos. No lo tomó como una obligación, sino como una ayuda”, contó el estudiante de la carrera Ingeniería Mecánica.

la gaceta / fotos de hector peralta, ines quinteros orio y juan pablo sánchez noli

Yudo

Javier Arroyo

Un papá que no previno a su hija

“‘Llevala que no pasa nada’, me dijo mi hermano. Ese ‘no pasa nada’ no saben lo que fue”, comienza su relato Javier Arroyo. El yudoca, bronce mundialista en el Mundial Master de Marruecos, hizo memoria sobre la temporada que lo trajo a los tatamis después de ocho años. Pasó mucho tiempo después de competir en varias partes del mundo, pese a ello el yudo sigue llevándolo a situaciones inéditas. Su vida, lógicamente, cambió, por ejemplo, hoy es papá de “Cata” de tres años. “Tuve que ir a entrenar con ella un día. Me agarraba las pesas, me saltaba encima y lloraba porque veía que mi hermano me pegaba”, describió la escena que protagonizaba la pequeña. El detalle es que Catalina por primera vez veía lo que Javier hacía y los mayores de la familia le contaban. “Cata” no había visto nunca, hasta ese entrenamiento, a Javier enfundado en su kimono. Tampoco entendía por qué el hermano de Arroyo lo sujetaba con tanta agresividad. “Ella pensaba que me estaban haciendo algo malo. ‘No pasa nada. Es el tío haciéndole cariño al papá’, le decía. Así, más o menos, se quedó tranquila”, relató entre risas el también campeón Argentino.
Arroyo, con 35 años, todavía sigue viviendo hechos que recordará siempre gracias al deporte que ama. Otro hecho lo espera el próximo martes cuando reciba el “Canillita” como el mejor yudoca de la provincia en 2019. Pese a que formará parte por primera vez de la “Fiesta del Deporte de LA GACETA” puede imaginarlo.
Catalina formará parte del público y su papá buscará los ojos de ella desde el escenario. Lo que pasa es que todo cambió en este regreso, las medallas que gana ya no tienen como destino exclusivo su cuello. “Cuando volví de Chile le muestro la medalla y le digo: ‘mirá el papito querido salió campeón’”, contó emocionado Arroyo sobre su regreso del torneo en el que conquistó los títulos Panamericano y Sudamericano.
Cuando regresó de la cita mundialista, el medallista repitió la escena, pero esta vez el color de la presea cambió. “Le colgué la medalla de bronce y me preguntó: ‘¿has salido campeón?’. Y me destrozó”, comentó conmovido. No hubo explicación en ese momento, pero quizás la tenga el próximo año porque el deseo de Arroyo es seguir compitiendo y llegar al Mundial para volver a cambiar el color de la medalla; y sólo quiere que sea de un brillante oro que lo ponga en lo más alto del yudo mundial en categoría Master.

la gaceta / fotos de hector peralta, ines quinteros orio y juan pablo sánchez noli

Duatlón / Triatlón

Alejandro Bulacio Sfrisso

Veloz para nadar, correr, pedalear y cambiarse

Si Alejandro Bulacio Sfrisso no se cambia velozmente, puede pasarla muy mal. “Puedo perder una competencia si no me cambio rápido cuando hago la transición de un deporte a otro”, reconoció el triatleta. Bulacio Sfrisso es el ganador del premio en “Duatlón/Triatlón”, un deporte que apenas lleva tres años en la “Fiesta del Deporte de LA GACETA”. Los que practican su actividad son conocidos como “los atletas tres en uno”. Por si la situación no suena exigente, Bulacio Sfrisso agrega algo más. “La transición es la cuarta disciplina”, comentó. El campeón mundial del circuito “X-Terra” en 2016 (35 a 39 años) tiene la actitud clásica del triatleta: mientras más exigente, más se disfruta. “La bici es lo que más me gusta. Hace mucho empecé la natación que me encantó y el trote me resultó fácil. Podía hacer las tres cosas, me pareció un desafío bastante grande tratar de tener las tres actividades como al día. Insume mucho tiempo y me gusta eso de estructurarme para los entrenamientos”, se autodescribió. Por eso es que no tiene mucho inconveniente en tener una actividad extra para entrenar. “Cambiarse el atuendo también se entrena. Sacarte rápido el traje de neoprene, ponerte las zapatillas o colocarte las zapatillas automáticas de la bici mientras vas andando. La idea es hacer eso lo más rápido posible sin cometer errores. Es fundamental, sobre todo en las competencias que son muy cortitas, donde los segundos demás que te lleva la transición te puede costar la carrera”, destacó el triatleta. “Para entrenar la transición hay que hacer todo lo más seguido posible: nadás en la pileta o en aguas abiertas y ahí nomás tenés la bici. Te subís, la dejás y corrés. Es como hacer varios trias cortitos: nadas un poco, subís a la bici, corrés y volvés a repetir varias veces”, explicó el modo de entrenamiento. Para el martes, Bulacio Sfrisso tiene tiempo de cambiarse sin prisa y seguramente elegirá con cuidado el atuendo que vestirá cuando reciba por primera vez el “Canillita”.

TENIS DE MESA. Katrina Valentina Monteros. LA GACETA / FOTOS DE HÉCTOR PERALTA, INÉS QUINTEROS ORIO Y JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

Tenis de mesa

Katrina Valentina Monteros

Con 14 años, participó del Torneo Nacional Argentino 2019 categoría Sub-15 damas y logró el primer puesto del ranking provincial en la misma de la Federación Tucumana de tenis de mesa, entre otras presentaciones que tuvo en el año.  Valentina a pesar de sus prolijas actuaciones, en varios momentos, vivió situaciones un poco vergonzosas. “Cuando participé en torneos fuera de la provincia, quise realizar un saque y la pelota se fue a otro lado. A veces también me caí. Sentí mucha vergüenza ese día porque al caer, grité y todos me miraron, pese a eso, seguí compitiendo”, recordó entre risas.

AUTOMOVILISMO. Lorenzo Daz. LA GACETA / FOTOS DE HÉCTOR PERALTA, INÉS QUINTEROS ORIO Y JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

Automovilismo

Lorenzo Daz

Grandes logros son los que obtuvo Lorenzo en 2019 representando a la provincia en distintos puntos del país y en el exterior, entre los que se destaca el Campeonato Sudamericano Rotax en Santiago de Chile. Sin descartar su nivel, él se apoya en las cábalas para ganar. “Cuando hay carrera, con mi hermano, intentamos hacer todo igual. Nos levantamos a la misma hora, dejamos la ropa en el mismo lugar y siempre nos ponemos la bota del lado izquierdo primero. Desde hace tres años usamos, al correr, la misma remera, que es blanca y lleva la foto del auto de Lucas Mohamed”, contó.

PATO. Adolfo Torres Bugeau.

Pato

Adolfo Torres Bugeau

“La tercera es la vencida”, es una frase que para Adolfo no funcionó. Sin embargo, nunca se dio por vencido y obtuvo el título tan deseado que no pudo levantar tras varios intentos, “Este año jugué el Torneo Interprovincial Día de la Independencia, que es un campeonato representativo para todos los tucumanos y cuenta con 14 ediciones. Fui el único jugador que participó en todas las ediciones. Siete veces llegué a la final, no la podía ganar. Recién este año se me dio. Fue muy emotivo y una gran motivación para intentar seguir creciendo en este deporte”, manifestó el “Pila”.

Náutica

la gaceta / fotos de hector peralta, ines quinteros orio y juan pablo sánchez noli

Guillermo Gordillo Aráoz y Daniel Olmos

“Golpeándose la cabeza despacito con uno de los fierros de la vela”, así iniciaron cada navegación de este 2019, Daniel y Guillermo. Y esa fue una de las principales cábalas. El año se termina y ellos se muestran felices por la experiencia que obtuvieron. “En el campeonato argentino veníamos bastante bien. Logramos el quinto puesto en una de las regatas, pero nos chocaron sin respetar la largada. Pese a eso, fue un año positivo porque con desventajas, pudimos correr con un velero del año 70’. En el campeonato local nos fue mejor, ganando 13 de 16 regatas”, comentó la dupla.

EQUITACIÓN. Lourdes Solórzano

Equitación

Lourdes Solórzano

Con el caballo como su principal aliado, “Lulú” trata de pulir todos los detalles antes de las pruebas para tener una buena participación. Pero según ella, si no cumple con algunos requisitos propios, no logra destacarse entre los demás. “Siempre en la final, trato de utilizar el mandil del mismo color y las orejeras. Si no lo hago, me va mal. El primer día en Córdoba salté bien con ese mandil y al día siguiente gané la prueba. En la final, me pusieron uno de color gris y no me fue bien”, expresó la amazona.

la gaceta / fotos de hector peralta, ines quinteros orio y juan pablo sánchez noli

Boxeo

Manuel Santos Palmas

“Fui a acompañar nomás”, reveló el boxeador que vive en el barrio Alejandro Heredia. Santos Palmas había acompañado a su amigo, Esteban León, que quería empezar a boxear. Empezó y terminó al poco tiempo, muy diferente a Manuel que sigue y seguirá hasta cumplir su meta de ser profesional. Julio Senra, su entrenador actual, es el que detectó algo diferente en Santos Palmas. Tanto que lo dejó entrenar gratis. “Le dije que no tenía el dinero, pero me dijo que lo mismo podía ir”, recordó el joven de 16 años.

Comentarios